El modelado eólico, cuando el aire es el que manda

Por lo general, cuando pensamos en geología suele venirnos a la cabeza lo que comúnmente conocemos como «piedras», que ya hemos dicho que en realidad no existen. No siempre somos conscientes de que una montaña existe porque varios procesos geológicos han actuado y han hecho que esté ahí. Y lo mismo ocurre con las playas, con los cañones fluviales y con cualquier paisaje, ya que todo paisaje es geología. En entradas anteriores hemos hablado de los ríos y las geoformas asociadas a ellos (modelado fluvial), nos hemos adentrado en el mundo de las cuevas kársticas y los sus espeleotemas (modelado kárstico), hemos visto cómo el hielo también es capaz de generar interesantes formas del relieve (modelado glaciar) y hemos analizado el mundo del relieve litoral (modelado litoral). Hoy, en Hombre Geológico, y tras las calimas que tanto han dado de qué hablar este mes de marzo, hemos decidido traeros cómo es el mundo del modelado eólico, cuando el aire es el que manda.

desierto_ripples
El aire es uno de los agentes modeladores del relieve más importantes de la Tierra, aunque su influencia suele quedar enmascarada y solo se aprecia sobre todo en los entornos más áridos (imagen obtenida de pxhere.com).

El aire como agente geomorfológico

Al igual que el agua, el aire es un fluido. Y al igual que el agua, el aire en su movimiento por la superficie del planeta es capaz de moldear el relieve y generar nuevas formas y nuevos paisajes, no solo los campos de dunas que todos tenemos en mente. Y es que hay que tener en cuenta que ambos agentes geomorfológicos (aire y agua) son los dos más importante que actúan en la superficie del planeta, si bien el efecto del aire suele quedar enmascarado por el del agua y por ello suele notarse sobre todo en aquellas regiones áridas en las que la influencia del agua es menor. El aire y el agua están estrechamente relacionados más allá de sus características comunes (como fluidos cumplen con las mismas leyes físicas), ya que entre ambos elementos existe un continuo intercambio de materia y energía, por lo general en forma de calor, que va a facilitar su acción modeladora.

celulas_atmosfera
El aire es un fluido que se desplaza por la superficie siguiendo unos patrones definidos asociados con la distribución de calor. De manera simplificada esta distribución se puede explicar por medio de una serie de células convectivas que generan cinturones de borrascas y de anticiclones que se alternan unos con otros (fuente: e-education.psu.edu).

El aire, al igual que el agua de los ríos, de los lagos o del mar, es capaz de modificar la superficie del terreno mediante la acción de su poder erosivo, menos intenso por su menor densidad, por el transporte de las partículas que ha erosionado previamente y por la sedimentación de las mismas cuando la energía es insuficiente para seguir llevándolas. Sin embargo, en el caso del aire, esta acción modeladora no depende solo de las propias características del aire/viento, sino que hay además otros factores externos que determinan su poder como agente geomorfológico. Los principales son el clima (a mayor aridez mayor será el peso de aire como modelador del relieve), el tipo de terreno (a mayor «granulosidad» mayor importancia tendrá el modelado eólico), la presencia de cubierta vegetal (que reduce la actividad erosiva de un terreno) y las actividades humanas, estas últimas cada vez más importantes porque muchas veces ejercemos sin querer una gran influencia en nuestro entorno (deforestación, cambios vegetales, rotura de los agregados del suelo…).

deforestacion
La deforestación es una de las actividades humanas que mayor impacto tienen sobre el entorno. Con la deforestación se destruye el suelo, se reduce la cubierta vegetal y se favorece la desertización, lo que a su vez facilita la actividad erosiva del aire y del viento (fotografía tomada de revistaoxigeno.es).

La erosión eólica

La erosión es el proceso por el cuál el terreno se ve «desgastado» como consecuencia de la actividad de los agentes geomorfológicos. La caída de un arco litoral o el encajonamiento de un río son ejemplos de erosión. En el caso del aire, la acción erosiva la puede llevar a cabo el propio viento o por medio de las partículas que está transportando en su interior. La deflación es el arrastre y levantamiento de las partículas del suelo por parte del aire. Este tipo de erosión tiene dos consecuencias, la pérdida del material más fino y la concentración de los fragmentos de mayor tamaño, que el viento no ha sido capaz de llevarse. Esto es lo que podríamos definir como desiertos rocosos, entre los que encontramos los ventifactos, bloques con caras pulidas y aristas bien definidas que suelen tener formas diédricas o poliédricas que llaman mucho la atención. Su origen, sobre todo si lo encontramos en otros planetas, suele asociarse con actividades no naturales, pero en realidad es el resultado de la acción erosiva del viento y de las partículas que este transporta.

ventifactos
Los ventifactos son fragmentos rocosos con formas muy perfectas que se forman por la acción erosiva del viento. Los ventifactos son muy comunes en entornos muy áridos, tales como el desierto de Mojave (derecha, imagen tomada de wikipedia.org) o incluso la superficie de Marte (derecha, imagen tomada de naukas.com).

La deflación es un proceso erosivo muy importante dentro del modelado eólico, pero no siempre es el viento el responsable de moldear el relieve. En ocasiones la erosión eólica no viene tanto de la acción del propio viento, sino de las partículas que está arrastrando. En ese caso no se habla de deflación sino de abrasión e incluso corrosión, y suelen ser dos procesos bastante más intensos que el anterior. Dentro de las formas asociadas con abrasión/corrosión, no siempre es fácil distinguir uno de otro, destacan los tafonis, cavidades de varios centímetros de profundidad que aparecen excavadas en determinados tipos de rocas (litologías). Por lo general estas cavidades tienen forma de alveolos o picaduras y se localizan siempre de cara al viento dominante de la región, pudiendo llegar a interconectarse si el proceso se prolonga en el tiempo.

penagorda_tafonis
El viento tiene un enorme poder erosivo que en ocasiones genera cavidades de diversos tamaños que reciben el nombre de tafonis. En estas dos imágenes se muestran algunos de los espectaculares ejemplos de tafonis que han afectado al inselberg de Peñagorda, en el municipio salmantino de La Peña, que han sido especialmente intensos en su cara más meridional (autor: Julián Bécares Pérez).

La sedimentación eólica

Una vez se ponen en movimiento los granos que el viento ha arrancado del terreno, estos se pueden transportar de tres formas distintas (las mismas que para el transporte por agua): reptación o rodadura si lo hacen sin despegarse del suelo, saltación si se despegan del suelo solo por un tiempo o suspensión si siempre se mueve dentro del propio aire. La forma en la que una partícula se desplaza de una forma u otra depende sobre todo de dos factores, de la fuerza del viento y del tamaño/densidad de la partícula, de manera que las más grandes lo harán sobre todo por reptación o saltación y las más pequeñas por suspensión. Estos dos mismos factores son los que además van a determinar la distancia que van a ser transportadas, ya que la energía del viento no es constante.

aire_transporte
El aire y el agua, como fluidos, tienen muchas cosas en común a la hora de modelar el terreno. Esquema de los diferentes tipos de transporte que lleva a cabo el aire, muy similares a los de la corriente de un río (modificado a partir de slideplayer.es).

Cuando la fuerza del viento no es suficiente como para seguir transportando una partícula concreta, entonces llega el momento de su sedimentación. La acumulación eólica es con diferencia la más selectiva porque agrupa los granos transportados por tamaño y densidad, la clave de que las diferentes formas resultantes sean tan homogéneas. Las dunas son sin duda la forma de origen eólico más conocida. Se trata de grandes acumulaciones de partículas de tamaño arena que no permanecen fijas, sino que se desplazan lentamente en el sentido del viento que las ha generado. Las dunas son asimétricas, con el flanco de barlovento (por donde viene el viento) con una pendiente más suave que al llegar a la cresta cambia abruptamente al flanco de sotavento. Las dunas aparecen en zonas donde el relieve permite la acumulación de las partículas transportadas por el viento, ya sea en amplias llanuras en entornos áridos (desiertos) o en la parte alta de muchas playas (dunas litorales).

duna_esquema
Las dunas son acumulaciones de arena que se caracterizan por su forma asimétrica, con el flanco de barlovento con una pendiente mucho más suave que el de sotavento (imagen modificada a partir de madrimasd.org).

Otro depósito de origen eólico muy importante es el loess. En este caso se trata de un material limoso (más fino que la arena) que el viento transporta en suspensión grandes distancias. En el centro de Europa y Asia lo depósitos de loess son antiguos y están asociados a las últimas glaciaciones del Cuaternario, pero hoy en día estas acumulaciones se generan sobre todo a partir de tormentas de polvo y calimas, marcadas por una bajísima visibilidad debido a todo el material en suspensión que llevan. El loess, como material fino procedente de los desiertos dunares, es rico en nutrientes y su llegada al mar suele generar explosiones de fitoplancton. También se cree que podría ser una de las claves de la Amazonia, pues en su latitud los vientos dominantes suelen transportar loess procedente del Sáhara.

loess_calima
El loess es un sedimento limoso muy fino que es transportado largas distancias por el viento. En ocasiones, cuando las condiciones climáticas lo favorecen, puede generar grandes alteraciones, que es lo que ha ocurrido con las intensas calimas que en marzo de 2022 han cubierto buena parte de Europa. Fotografía de Roquetas de Mar (Almería) durante la calima de marzo de 2022 (fotografía de Carlos Barba, tomada de elpais.com).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s