Los riesgos geológicos, el poder destructivo de la naturaleza

Desde los orígenes de la humanidad el ser humano siempre ha deseado controlar el mundo que le rodea. Empezamos controlando el fuego, más tarde llegaron los cultivos y los animales, que nos evitaba la búsqueda incansable de recursos porque ahora los crultivábamos u los criábamos. Hoy en día la humanidad modifica cursos fluviales, costas y relieves para amoldar la naturaleza a nuestras propias necesidades. Sin embargo no siempre los cambios los producimos de manera intencionada, ya que a veces alteramos nuestro entorno de manera inconsciente y como consecuencia de actividades que no tenían como objetivo esas alteraciones. Ese es el caso del actual cambio climático antrópico, que si bien parte de un clima cambiante, nuestra influencia ha desestabilizado los ciclos naturales. ¿Pero de verdad el hombre puede controlar la naturaleza o seguimos a merced de ella? En esta entrada hablaremos de los riesgos geológicos, de fenómenos naturales potencialmente destructivos que tienen un origen geológico y contra los que el ser humano poco puede hacer.

ceniza_lapalma
La geología está presente en muchos aspectos de nuestro día a día y también en muchos de los riesgos naturales a los que estamos expuestos. Fotografía de una de las casas de La Palma que han quedado cubiertas por las cenizas emitidas por la erupción de 2021 (imagen tomada por el IGME).

Peligro y riesgo, dos conceptos parecidos aunque diferentes

Antes de entrar en materia es muy importante entender la diferencia que hay detrás de dos conceptos que, aunque parecidos, son diferentes y no debemos confundir. Un peligro geológico es un suceso natural de origen geológico que tiene capacidad para causar importantes daños, tanto materiales como sociales. Es por tanto un concepto que depende exclusivamente del fenómeno en cuestión. Por el contrario, el riesgo geológico es la probabilidad de que se produzca, en una región determinada y en un plazo de tiempo concreto, un peligro geológico determinado. El riesgo depende de tres factores naturales y sociales que nos sirven para cuantificar dicho riesgo: la peligrosidad (probabilidad de que se produzca un evento de cierta entidad en un periodo de tiempo concreto), la vulnerabilidad (grado de daño esperado para ese peligro) y la exposición (conjunto de personas y bienes que se verán afectados por él).

peligrosidad_sismica
Mapa de peligrosidad sísmica de España para un periodo de retorno de 500 años. Las regiones con mayor probabilidad de sufrir terremotos de gran intensidad son Granada y Murcia (IGN).

Peligro y riesgo son dos conceptos que, aunque similares, son diferentes y no deben emplearse como sinónimos. Y eso lo vamos a ver con un ejemplo. Supongamos que en una región despoblada y sin infraestructuras importantes, como puede ser Antártida, sufre un evento geológico de gran magnitud (un terremoto, una erupción…). Al no haber pérdidas materiales o de vidas la exposición es 0, igual que la vulnerabilidad, por lo que el riesgo que supone para los seres humanos, a pesar de su gran magnitud, será 0. Sin embargo, si tenemos un evento de la misma naturaleza que tiene menor magnitud, pero sucede en una región muy poblada, supondrá un mayor riesgo porque potencialmente tiene más capacidad de causar daños, ya que ni la vulnerabilidad (presencia de infraestructuras) ni la exposición (presencia humana) van a ser 0. No todo el riesgo depende del propio peligro, sino que una parte también es responsabilidad de nosotros mismos.

haiti_alaska
Dentro del riesgo dos aspectos a tener en cuenta son la vulnerabilidad y la exposición. El terremoto de Anchorage de 1964 es uno de los terremotos más grandes registrados magnitud 9’2) y sin embargo causó muchos menos muertos y daños que el terremoto de Haití de 2010 (magnitud 7). Esto fue debido a que Haití tenía una mayor vulnerabilidad y exposión que Alaska, lo que se tradujo en un riesgo mucho mayor.

Riesgo sísmico

Cuando se piensa en eventos naturales de origen geológico que sean potencialmente destructivos uno de los primeros en la lista son los terremotos, movimientos repentinos del terreno producidos por el paso de las ondas sísmicas. Los terremotos tienen su origen en la ruptura y desplazamiento de fallas geológicas, y aunque se concentran en los bordes de las placas litosféricas, también pueden ocurrir en el interior de ellas. De hecho son muchos los sucesos que pueden producir terremotos, tanto naturales como antrópicos. Porque sí, el ser humano es capaz de generar terremotos (ver La técnica de la fracturación hidráulica), si bien estos nunca son tan grandes como los que la naturaleza puede ocasionar.

landers_1992
Los movimientos superficiales cosísmicos se producen por la ruptura de planos de falla que en ocasiones pueden dar saltos muy llamativos. Escarpe de falla normal producido por el terremoto de Landers (California) de 1992 (fuente:picssr.com).

El riesgo sísmico es uno de los principales riesgos naturales de origen geológico. Según el informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, los terremotos causaron el 58% de todas las muertes producidas por desastres naturales entre el año 2000 y el año 2019. Sin embargo la mayoría del impacto que estos fenómenos producen no lo hace el propio temblor sísmico, sino otros fenómenos asociados con ellos. De este modo, cuando hablamos de riesgo sísmico hay que contemplar otros peligros como son los movimientos del terreno, ya sean cosísmicos o posteriores al terremoto, la licuefacción o los tsunamis, que ya hemos visto en muchos casos que pueden causar más daños que los propios terremotos.

riesgos_geologicos
De todos los desastres naturales ocurridos entre el año 2000 y el año 2019, el 58% de la muertes producidas fueron ocasionadas por eventos sísmicos (imagen obtenida del informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres).

Riesgo volcánico

Los volcanes son fenómenos naturales que se producen cuando la actividad magmática, que normalmente ocurre en profundidad, llega a superficie. Los volcanes y las erupciones constituyen uno de los riesgos geológicos más importantes del planeta debido a que se estima que más de 500 millones de personas viven en los alrededores de algún volcán activo. De hecho, a lo largo de la historia la humanidad se ha encontrado con varios episodios volcánicos de gran entidad, algunos de los cuales causaron miles de muertes. Por suerte el riesgo no es tan elevado como el de los terremotos debido a que la ciencia de la vulcanología ha avanzado mucho y hoy en día somos capaces de evacuar regiones enteras a tiempo y evitar así una mayor exposición. Eso lo hemos visto en la erupción de La Soufrière de 2021, en la que no hubo que lamentar pérdida de vidas humanas gracias a la preventiva evacuación de cerca de 20 000 personas.

vesubio
Imagen del Vesubio visto desde las ruinas de Pompeya. El volcán napolitano es uno de los que mayor riesgo tienen el planeta, ya que en sus alrededores habitan más de 3 millones de habitantes que podrían verse afectados por una futura erupción violenta como la que acabó con Pompeya, Estabia y Herculano (fuente: historiaragon.com).

Existen muchos fenómenos volcánicos que hay que considerar a la hora de hablar de riesgo volcánico, no solo las propias erupciones. Es por esto que lo habitual es que se hablen de tres tipos de peligros volcánicos en función del origen de los mismos. Los riesgos primarios son los fenómenos que están relacionados directamente con la emisión de material durante la propia erupción, entre los que encontramos los daños que pueden ocasionar las coladas de lava en su avance, la caída de material piroclástico o los temidos flujos piroclásticos, como el que destruyó Pompeya en el año 79. Por su parte, los riesgos secundarios son los que se derivan de otros fenómenos asociados con la erupción que no son el resultado directo de la misma. En este grupo tenemos los desprendimientos de rocas y los deslizamientos de tierra, los lahares, la actividad sísmica, la inhalación de gases tóxicos e incluso el desarrollo de tsunamis, que aunque infrecuentes también se pueden dar.

flujo_piroclastico_pinatubo
Flujo piroclástico de la erupcion del Pinatubo del 17 de junio de 1991, la última gran erupción de IEV≥6 que se ha registrado en el planeta (fuente: quiet-corner.com).

riesgo por inundaciones

Las inundaciones son otro de los grandes riesgos naturales de origen geológico, no tanto por el potencial destructivo de cada evento sino por su recurrencia casi anual. Solo en España tenemos todos los años víctimas mortales o daños materiales causados por alguna inundación. Y la mayoría de las veces el motivo principal no han sido las precipitaciones, sino la existencia de alteraciones humanas en el entorno natural. El asfaltado del suelo reduce la capacidad de infiltración del agua en el mismo, facilitando el desarrollo de riadas con gran energía y un enorme poder destructivo. Y lo mismo ocurre cuando se desvían cursos fluviales o se construye en los mismos, ya que el agua siempre tiende a ir por su camino natural, por lo que incluso las barreras que interpongamos pueden verse superadas en determinadas circunstancias.

biescas_1996
El desastre del camping de Biescas representa uno de los peores casos de avenida torrencial de España. En total perdieron la vida 86 personas como consecuencia de un camping ubicado en un abanico aluvial activo del Pirineo de Huesca (fotografía tomada de tiempo.com).

Un caso especial de riesgo por inundaciones son los que se producen en la costa por diferentos motivos. En ese caso de nuevo el clima es un factor importante aunque no el único, ya que las actividades humanas también pueden jugar un papel fundamental en este caso. La dinámica litoral es muy delicada y cualquier cambio puede tener consecuencias a corto, medio y largo plazo que incluyen el desequilibrio de la costa a favor del mar. Esto hace que el riesgo aumente porque aumenta la vulnerabilidad, pero por suerte se puede trabajar mediante un correcto ordenamiento del territorio y un mayor control medioambiental de las actividades en la costa, que ayudarán a minimizar estos riesgos naturales.

trabucador
La borrasca Gloria rompió en 2020 la barra del Trabucador, en el delta del Ebro. Fotografías satelitales (Sentinel) del sur del delta del Ebro antes y después de la borrasca Gloria (tomada de theconversation.com).

Riesgos por fenómenos gravitacionales

Los riesgos vistos en este post hasta ahora representan los riesgos geológicos más importantes, ya sean por su potencial para ocasionar daños o por los daños costantes que generan. Pero además de ellos hay otros riesgos naturales de origen geológico que no se deben olvidar. Los riesgos por fenómenos gravitacionales son los producidos cuando el factor principal es la gravedad, ya sean desprendimientos de rocas, deslizamientos del terreno o simples procesos de hundimiento, como pueden ser la creación de dolinas y socavones o simplemente un fenómeno de subsidencia (hundimiento lento de propio terreno). En todos ellos el tipo de geología del entorno suele ser un factor determinante junto con las lluvias, ya que precipitaciones abundantes suelen facilitar el desarrollo de estos peligros que en ocasiones pueden ser muy dañinos.

desprendimiento_rocas
Los desprendimientos de rocas son un peligro geológico que en determinadas regiones y condiciones pueden implicar un elevado riesgo. Esta roca desprendida arrasó con parte de una vivienda en la localidad de Ronchi di Termeno (Italia), aunque por fortuna no hubo que lamentar muertes (imagen obtenida de lavozdelmuro.net).

El riesgo se evita con el conocimiento

Los peligros naturales existen porque son parte de la naturaleza y el riesgo que representan constituyen parte esencial de la interacción entre el ser humano y nuestro planeta. Pero que existan no significa que sean inevitables, ya que muchas veces podemos reducir la vulnerabilidad o la exposición, que es lo que está en nuestra mano, y reducir así el riesgo que supone un peligro natural determinado. Para ello basta con fomentar el estudio de la naturaleza y aplicar los conocimientos adquiridos para actuar de manera preventiva, tomando medidas, reduciendo nuestros impactos o sencillamente evitando determinadas actividades y actuaciones. Porque no hay nada más peligroso que la ignorancia y el desconocimiento. Y en estas cuestiones los conocimientos que nos aporta la geología son vitales para que las muertes por peligros naturales sean las menos posibles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s