Montañas do Courel, un geoparque de 600 millones de años de antigüedad

La iniciativa de los geoparques ha crecido mucho en los 20 años que han pasado desde que 4 regiones de Europa se reunieron en el municipio de Molinos (Teruel) para formar la primera red regional de geoparques. En estas dos décadas hemos visto cómo el número de geoparques de la Red Global crecía año a año y pasábamos de 25 geoparques mundiales en 2004 a 161 en 2020. Uno de los últimos en ser aprobados en España, reconocido en 2019 por su singularidad geológica, lo encontramos en la provincia de Lugo (Galicia). Montañas do Courel es el primer geoparque español del noroeste peninsular y es un lugar ideal para conocer las faunas marinas del Paleozoico y cómo fue la orogenia que que estuvo detrás de la gran colisión continental con la que se formó Pangea.

courel_egn
Mapa de los geoparques que componían la Red Europea de Geoparques en el año 2020, indicando con un círculo la localización de Montañas do Courel (fuente: europeangeoparks.org).

Las dos caras de un geoparque

El geoparque de Montañas do Courel es uno de los geoparques más pequeños de España. Su territorio se extiende por 578 Km2 y afecta a tres municipios: Folgoso do Courel, Quiroga y Ribas del Sil. Su rico patrimonio natural no solo habla de geología. Como es habitual en otros geoparques, Montañas do Courel cuenta con varios espacios protegidos que forman parte de la Red Natura 2000. De hecho se estima que el 40% de la flora terrestre de Galicia se encuentra representada en este territorio de gran valor. En cuanto al entorno físico, el geoparque destaca por tener dos caras claramente diferentes que representan el norte y el sur. Al norte del geoparque está parte de la sierra del Courel, con cumbres que superan los 1600 m de altitud y antiguos circos y valles glaciares. Por su parte el sur está dominado por el profundo cañón del río Sil, muy similar al que encontramos en Arribes del Duero, pero de menores dimensiones. A estos dos entornos hay que añadir cascadas de más de 30 m de altura, pliegues geológicos de gran valor paisajístico y científico y más de 25 cuevas kársticas, así como castros, castillos y minas de oro romanas.

courel_geologia
El geoparque de Montañas do Courel lo forman tres municipios lucenses y ocupa una extensión de 578 km2 (tomado de Las Montañas do Courel. Una Geología muy humana).

Breve historia geológica del geoparque

Las rocas del geoparque cuentan una historia cuyo comienzo se remonta a antes de la era paleozoica, a un tiempo en el que la vida todavía no había colonizado el medio terrestre. Hace 600 millones de años lo que hoy es el geoparque no se encontraba en una península ni tampoco definía montañas y cañones fluviales, sino que formaba parte de un mar habitado por organismos de cuerpo blando cuyos restos no fosilizaban con facilidad (ver El registro geológico del planeta). Pero esto cambió hace 540 millones de años, cuando en el registro fósil experimentó una verdadera explosión de formas de vida que, a diferencia de las anteriores, ya tenían partes duras que facilitaban su fosilización. A este evento lo llamamos explosión cámbrica, y a partir de ese momento las rocas del geoparque registran una amplia variedad de fósiles marinos, con trilobites, graptolitos y cefalópodos, arrecifes tropicales de esponjas y corales y la presencia de otros organismos que, aunque menos conocidos, no por ello son menos interesantes. Todos estos fósiles aparecen en diferentes rocas formadas en distintos ambientes marinos, aunque hay una que destaca por encima de todas. Y es que en Montañas do Courel tenemos la famosa cuarcita armoricana, muy importante por su frecuente y elevado contenido en huellas fósiles de trilobites (cruzianas) y que en España también tenemos en el geoparque de Villuercas-Ibores-Jara.

ordovicico_mar
En el Ordovícico la mayor parte de la vida del planeta se desarrollaba en áreas marinas poco profundas, muy susceptibles a los cambios eustáticos (imagen tomada del video corto The Upper Ordovician Sea, disponible en youtube).

La historia geológica del geoparque sufrió un drástico cambio a mediados del Paleozoico. Porque al tiempo que todos estos organismos vivían en los mares, los movimientos tectónicos habían empezado a afectar a las rocas que se estaban depositando en ellos. Hace unos 400 millones de años se produjo además una intensa actividad volcánica asociada con el desarrollo de uno o varios arcos de islas (ver Los bordes destructivos) en la zona. Gracias a este vulcanismo se formaron varias rocas volcánicas, aunque lo más importante de ellas no fue su formación, sino lo que experimentaron después. Y es que hace 320 millones de años tuvo lugar la orogenia Varisca, un gran evento de formación de montañas causado por la colisión de varios continentes y la formación del supercontinente de Pangea. Estas colisiones causaron fuertes deformaciones en las rocas existentes, tanto en las sedimentarias de origen marino como en las volcánicas. Se produjeron pliegues de gran entidad, como es el caso del sinclinal del Courel, emblema del geoparque, e incluso la fusión de algunas rocas, que cuando volvieron a cristalizar en profundidad dieron lugar a las rocas graníticas del geoparque. Pero en ocasiones las deformaciones no llegaron hasta ese punto y las rocas simplemente vieron alteradas sus características físicas, químicas y mineralógicas. Es decir, se metamorfizaron. Este es el origen del ollo de sapo, un gneis muy importante en España que tiene su origen en las rocas volcánicas que se formaron hace 400 millones de años. La orogenia Varisca lo cambió todo en el geoparque, hasta el punto de que no se puede entender Montañas do Courel sin hablar del orógeno Varisco Ibérico.

pliegue_courel
El sinclinal tumbado de Courel es uno de los pliegues más importantes del geoparque y está reconocido como geosite por el IGME (imagen modificada a partir de concellodequiroga.com).

Durante casi toda la era mesozoica la historia del geoparque no quedó registrada en sus rocas debido a que, al estar en el centro de Pangea, no hubo sedimentación sino erosión. Pero esto cambió en parte hace 70-80 millones de años, cuando la microplaca de Iberia se vio atrapada entre la placa Africana y la placa Europea. A partir de ese momento la litosfera ibérica empezó a plegarse en una nueva etapa orogénica denominada orogenia Alpina, en la que muchas de las estructuras tectónicas variscas se reactivaron y se levantaron los grandes sistemas montañosos actuales de la península Ibérica. Como consecuencia de esta situación el equilibrio geomorfológico volvió a cambiar y los agentes modeladores del relieve volvieron a actuar bajo las nuevas condiciones. Durante las glaciaciones se formaron glaciares con sus característicos valles en U, circos glaciares y otras formas propias del modelado glaciar, mientras que en los momentos interglaciales el hielo retrocedía y su hueco lo ocupaba los ríos, que se encajaban en profundos cañones, formaban grandes cascadas o desarrollaban espectaculares meandros (ver El modelado fluvial). Pero todo esto era solo lo que ocurría en superficie, ya que en profundidad las rocas calizas, formadas en los antiguos mares paleozoicos, fueron oradadas por el agua y parcialmente disueltas, produciéndose galerías kársticas en las que se depositó el carbonato cálcico disuelto en forma de estalactitas, estalagmitas y otros muchos espeleotemas (ver El modelado kárstico).

tralacosta
Las rocas calizas no son muy representativas de la geología de Montañas do Courel, pero aportan un gran atractivo al atesorar en su interior numerosas cuevas de origen kárstico que pueden ser visitadas (imagen de la cueva de Tralacosta, obtenida de lavozdegalicia.es).

Un aspecto muy importante del geoparque es el impacto que ha tenido el ser humano en todo el entorno físico. En las Montañas do Courel se tiene constante de presencia humana desde el Paleolítico, aunque los principales yacimientos arqueológicos prehistóricos son ya del Neolítico. En ellos se han encontrado petroglifos y túmulos funerarios, sobre todo en la parte media o alta de la sierra de Courel. Algunos de estos túmulos, denominados localmente «mámoas» o «medorras», llegan a alcanzar los 20 m de diámetro y una altura de 1.5 m. Más tarde las poblaciones de la región se organizaron en castros fortificados de piedra que con el tiempo fueron ocupados y controlados por los romanos, que iniciaron una intensa actividad minera en la región. En la actualidad se tiene constancia de al menos 94 minas romanas de las que se obtuvo oro, algunas de ellas a partir de depósitos fluviales y otras trabajando en las propias rocas. También hay documentadas explotaciones posteriores de hierro, plomo o antimonio. Dentro de estas últimas destacan las que explotaron las mineralizaciones de Vilarbacú, reconocidas por el Instituto Geológico y Minero de España como geosite de gran interés científico.

romeor_tunel
El túnel romano de Romeor es uno de los numerosos túnels que formaban parte de un complejo minero romano para beneficiar oro en Montañas do Courel (obtenido de observersciencetourism.com).

Qué hacer en el geoparque

El geoparque Montañas do Courel cuenta con una amplia oferta turística que aprovecha el rico patrimonio natural y cultural del territorio. Entre los lugares a visitar hay 20 miradores desde los que disfrutar de los paisajes presentes en el geoparque y 6 instalaciones que constituyen la red de museos y centros de interpretación, destinados a poner en valor el patrimonio presente en la región. También hay desarrollados itinerarios de senderismo o montañismo, así como una amplia oferta de turismo activo que incluye actividades como barranquismo o descenso de algunos de los 15 ríos que cruzan el geoparque. No obstante, para más información os recomiendo que visitéis su página web, de donde he sacado parte de la información para este post.

quiroga_museo
El Museo Geológico de Quiroga es uno de los centros más importantes del geoparque. Está destinado a explicar la geología, con 5 salas que abarcan toda la historia geológica que cuentan las rocas de Montañas do Courel (imagen obtenida de turismo.ribeirasacra.org).

Bibliografía

Asociación Montañas do Courel (2018): “Las Montañas do Courel. Una geología muy humana“. 122 páginas.

IGME: “CI015, Pliegues tumbados de la sierra del Courel en Folgoso de Courel“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “CIs327, Mineralización de antimonio de Vilarbacú“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

Montañas do Courel: Página web del Geoparque Mundial de la UNESCO (enlace).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s