Desmontando mitos sobre terremotos

La geología vuelve a ser noticia y una vez más lo es por un suceso natural que, por poco frecuente, ha sorprendido a la gente. Y como ocurre siempre que sucede algo infrecuente, los mitos y los bulos no han tardado en circular por internet y redes sociales para desinformar y confundir a una población hambrienta de respuestas. En este post sobre Mitos vamos a hablar precisamente de las falsas creencias que hay detrás de los terremotos, en concreto de cuatro mitos muy extendidos relacionados con estos fenómenos naturales.

granada_2021
Una de las imágenes más virales de la crisis sísmica de Granada ha sido la de decenas de ciudadanos en la calle (imagen obtenida de rtve.es).

Los terremotos no se pueden predecir

En 2009 un terremoto de magnitud 6.3 causó la muerte de 309 personas e incontables daños en edificaciones en la región de Abruzo. Este triste suceso no lo traería a colación sino fuera porque en 2012 siete personas fueron condenadas a 6 años de prisión por no haber predicho el terremoto. Eran investigadores y responsables de protección civil a los que se les acusó de haber dado información inexacta que rebajó la sensación de riesgo de la población. No obstante poco después fueron absueltos todos ellos, pero esto que os cuento es un gran ejemplo de escasa cultura científica de una sociedad porque, como explicaré a continuación, los terremotos no se pueden predecir.

laquila_2009
El terremoto de L’Aquila del 6 de abril de 2009 tuvo una magnitud 6.3 y causó una gran destrucción en la región. En 2012 se condenó a un grupo de investigadores y responsables por no haber sido capaces de predecirlo, aunque poco después fueron absueltos (fuente: boston.com).

Los terremotos son fenómenos naturales que se producen cuando una falla (fractura del terreno) se mueve de manera repentina y genera, a partir de un punto que llamamos hipocentro, una serie de perturbaciones que se van a propagar en todas direcciones en forma de ondas. Estas perturbaciones son las ondas sísmicas, y existen tres tipos principales: las ondas P, que son las más rápidas y por tanto las primeras que detectamos; las ondas S, que llegan después; y las ondas superficiales (ondas R y ondas L), que son las que producen los daños y llegan las últimas. Esto es muy importante para entender la predicción de terremotos, ya que las alarmas se activan cuando se detectan las primeras ondas P y el margen que tenemos antes de que lleguen las superficiales es muy corto. Respecto al momento en el que esa falla se va a mover, no tenemos manera de saberlo, solo de hacer estimaciones basadas en los registros históricos o en la acumulación de energía. Podemos saber que en una región concreta se produce un terremoto de magnitud 6 cada 50 años y que el último ocurrió hace 40, pero no podríamos afirmar si el siguiente llegará este año, el que viene o dentro de otros 40. Ya sé que no nos gusta que la ciencia no tenga todas las respuestas, pero lo cierto es que ni las tiene ni tampoco pretende tenerlas.

epicentro_hipocentro
Los terremotos son movimientos bruscos del terreno que se producen por el desplazamiento de una falla. El punto en el que se genera la ruptura es el hipocentro, mientras que el epicentro es el lugar de la superficie que está sobre él (imagen frecuente en internet, de autor desconocido).

Varios pequeños no evitan uno grande

Estos días se ha oído y leído en redes sociales la idea de que la crisis sísmica de Granada es buena porque tantos terremotos seguidos son un seguro de que no llegará uno más grande. Esta creencia nace del hecho de que los terremotos liberan la energía acumulada y que, por tanto, si se libera en pequeños temblores no se va a liberar de forma brusca y como un gran terremoto de gran magnitud. ¿Esto es así? No, y para explicarlo tenemos que hablar de magnitud, que no debemos confundir con intensidad.

terremotos_granada
Mapa con todos los terremotos registrados en la zona epicentral desde el 1 de diciembre de 2020 (obtenido del informe del IGN del día 27 de enero).

La magnitud de un terremoto es una medida de su energía y, por tanto, de lo fuerte que puede llegar a ser. La escala que empleamos en la actualidad no es la escala Richter, tan común en los medios, sino la magnitud del momento, y es una escala logarítmica en la que cada punto de magnitud es unas 30 veces más energético que el anterior. Por tanto, si quisiéramos que varios terremotos de magnitud 4 evitasen que se produjera uno de magnitud 5, necesitaríamos no tres, como hubo ayer en Granada, sino 30 terremotos de magnitud 4. O mil terremotos de magnitud 3. Es una locura, ya que desde el 1 de diciembre se han registrado cerca de 300 terremotos, la mayoría de ellos de magnitud inferior a 3.

terremotos_energia
Los terremotos son fenómenos naturales de gran energía, como prueba esta equivalencia con otros sucesos naturales y actividades humanas. Gracias a ella se puede ver que un terremoto de magnitud 8 libera la misma energía que la prueba nuclear más potente y poco más que la erupción del Santa Elena (fuente: e-medida.es).

Los animales no detectan terremotos antes que se produzcan

Esta es una creencia muy extendida que, sin embargo, podría no ser tan errónea, aunque sí la afirmación que se hace a partir de ella. Tras el terremoto de Lisboa de 1755, que fue uno de los primeros en los que se realizó una encuesta para conocer qué sintió o advirtió la gente antes de que se produjera el terremoto, se preguntó si habían detectado comportamientos anómalos en los animales. Y eso ha llevado a muchos a creer que esto es así porque algunos animales detectan el terremoto con tiempo suficiente para huir y ponerse a salvo. Pero esto, repito, es solo cierto en parte.

Algunos terremotos son audibles para el ser humano porque las ondas sísmicas son ondas mecánicas, igual que lo es el sonido. Su frecuencia es muy baja y no entra en el rango normal de audición humana (2000-5000 Hz), pero en algunos casos las ondas sísmicas, al pasar de la tierra al aire, pueden sufrir un fenómeno de refracción y generar unas ondas sonoras que sí pueden ser escuchadas y que llegarían antes de las ondas superficiales. Nosotros tenemos ese rango de audición que antes indicaba, pero cada animal tiene el suyo y algunos casos (esto es mera especulación personal) podrían ser capaces de oír las ondas sonoras antes de que las ondas superficiales lleguen con la sacudida. Por tanto, animales y personas podríamos detectar el terremoto con unos segundos de antelación, pero nunca antes de que el terremoto se produzca.

Las nubes sísmicas no existen

Una idea falsa muy extendida en determinadas regiones afirma que antes de que se produzca un terremoto el cielo adquiere un color característico y en él se pueden apreciar unas nubes muy peculiares. Según esta creencia, aproximadamente un mes antes de que se produzca un terremoto, del interior de la tierra saldrían chorros de vapor que condesarían sobre la zona donde se va a producir, lo que nos permitiría predecirlo con bastante antelación con solo mirar el cielo. Incluso, tal y como muestra esta noticia de ABC, un químico jubilado habría sido capaz de advertir del terremoto de Irán de 2003 antes de que este se produjera. ¿Pero de verdad esto es cierto? No, las nubes sísmicas en realidad no existen y el razonamiento que está detrás de su creencia es muy fácil de desmontar.

nubes_sismicas
Imagen de unas supuestas nubes sísmicas que en realidad es un cielo aborregado producido por gran cirrocúmulos (imagen obtenida de verificiencia.com).

Los terremotos, como ya hemos dicho, son sacudidas repentinas, lo que significa que es del todo imposible que 100 días antes ya pueda haber indicios que adviertan de lo que va a ocurrir. De hecho, lo que mucha gente cree que son nubes sísmicas solo son en realidad cirrocúmulos que nos indican una bajada de las temperaturas a cierta altura, ya que en estas nubes lo que tenemos son abundantes cristales de hielo que le dan ese aspecto tan llamativo. Pero no hay más, ni aparecen siempre antes de grandes terremotos ni están asociados con ellos.

Consejos generales para un terremoto

Todo lo que hemos visto hasta ahora son algunos de los mitos más conocidos relacionados con los terremotos. Pero lo que ya no es falso es lo que se recomienda que hay que hacer en caso de terremoto y que conviene conocer porque, como siempre hemos dicho, nunca sabemos cuándo nos tocará enfrentarnos a un evento de este tipo.

ign_recomendaciones
Infografía del IGN indicando qué debemos hacer en caso de vivir un terremoto (IGN).

Un comentario sobre “Desmontando mitos sobre terremotos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s