La geología en los medios de comunicación

En las últimas semanas hemos visto en redes sociales una pequeña reivindicación sobre la escasa visibilidad que la geología suele tener en medios generalistas. No solo hablamos de que esta ciencia se trata poco en prensa escrita, radio y televisión, sino que cuando es importante en una noticia se suele tratar mal, a veces incluso con graves errores que acaban desinformando en lugar de informar. Climatólogos hablando de impactos de meteoritos que no son tal cosa sino domos (hablo de la estructura de Richat), periodistas que consideran como sinónimos conceptos que solo tienen similitud sonora o físicos explicando mal el origen de los combustibles fósiles son algunos ejemplos que se han visto en diferentes medios. Y esto nos hace plantearnos varias cuestiones, ¿por qué no hay geólogos en programas de divulgación como sí hay biólogos, físicos, químicos o matemáticos? ¿Somos los geólogos gente poco mediática? ¿Realmente la geología aparece poco en los medios? En este post vamos a analizar cómo aparece la geología en los medios de comunicación, tanto la frecuencia como la calidad de esas apariciones.

as_catedrais
A finales de 2020 uno de los arcos de la famosa playa As Catedrais de Lugo se vino abajo y dio una de las últimas noticias geológicas del año (EFE).

La geología, una ciencia ignorada

Cuando pensamos en geología solemos pensar en «piedras», un concepto muy amplio y coloquial que sin embargo no existe en geología (ver Las piedras no existen). Porque lo que comúnmente conocemos como «piedras» son en realidad tres elementos geológicos diferentes que estudian distintas ramas de la geología: las rocas de la petrología, los minerales de la mineralogía y los fósiles de la paleontología. Pero la geología es mucho más que estudiar «piedras», ya que en realidad estamos hablando de la ciencia natural dedicada al estudio del planeta Tierra en su conjunto. La geología estudia su pasado (geología histórica), su presente (riesgos geológicos) y su futuro (cambio climático), estudia también los seres vivos que vivieron hace millones de años (paleontología), el relieve (geomorfología) y las masas de agua de los océanos (oceanografía). Incluso estudia algunas de las catástrofes naturales, tanto qué las produce como la manera de poder predecirlas. Estoy hablando de terremotos y de erupciones volcánicas, pero también de inundaciones, muchas de ellas derivadas de una incorrecta organización territorial. Por todo ello podemos afirmar que la geología está en todas partes, ya que todo lo que nos rodea que no haya salido de un animal o de una planta tiene un origen geológico.

geologo
La geología es con diferencia una de las disciplinas más incomprendidas que existen en la actualidad. Es por ello que quienes nos dedicamos a ella no lo hacemos porque sea una oportunidad profesional más, sino porque de verdad amamos nuestro trabajo (fuente: Shutterstock).

Vivimos en edificios construidos con geología, usamos móviles y ordenadores fabricados con geología, conducimos vehículos que se mueven con combustibles de origen geológico. La geología nos rodea en nuestro día a día y no es raro que muchas de las noticias que vemos en prensa escrita, televisión o radio sean también de geología, aunque no siempre nos demos cuenta de ello. El origen de esta situación es complejo y tiene múltiples causas, pero no culpables. Una de esas causas está, de hecho, en la propia comunidad geológica, que no hemos sabido acercar nuestra ciencia a la sociedad y eso nos ha hecho estar uno o varios pasos por detrás de otras disciplinas. Aunque tampoco ayuda el hecho de que muchas veces esas noticias de origen geológico no son contadas como si se tratasen de geología. Eso no es malo per se y también lo vemos en otras ciencias, pero con la geología es especialmente negativo porque con ello se minimiza sin querer la importancia de una ciencia ya bastante silenciada. En parte ese fue el motivo que llevó al nacimiento de Hombre Geológico hace 5 años y el que en la actualidad estemos viviendo un auténtico boom de la divulgación geológica en nuestro país (ver Conectando ciencia y sociedad, el papel de la divulgación científica).

cronicas_antropoceno
El reportaje sobre el Antropoceno que realizó en septiembre el programa Crónicas giraba en torno a uno de los debates geológicos de mayor actualidad. En él, como no podía ser de otro modo, varias personas vinculadas a la geología pudieron dar su opinión sobre este tema de que todavía se seguirá hablando.

Los riesgos geológicos

Una de las presencias más comunes de la geología en prensa es cuando el motivo de la noticia es algún tipo de riesgo natural de origen geológico. Los terremotos, como los que hemos vivido en los últimos meses en Navarra o Granada, o más recientemente el que ha sucedido estos días en Croacia, son noticias geológicas de gran interés. Lo mismo ocurrió en 2011 con la erupción del Tagoro, que analizamos en este post, en este mismo 2020 con las erupciones del Kilauea (Hawái) y el Otake (Japón) o en 2019 con la del volcán Whakaari (Nueva Zelanda), que acabó con la vida de 22 turistas y que este año ha vuelto a ser noticia por las demandas que ha interpuesto el gobierno neozelandés contra las empresas responsables de que esos turistas estuvieran donde no debían estar. La geología genera noticia con bastante frecuencia, pero por desgracias no son pocas las veces en las que vemos errores muy graves en este tipo de noticias, algo que debo aclarar que es demasiado frecuente en cualquier noticia científica, no solo geológica. Malas traduciones derivadas de trasladar literalmente la noticia desde otra lengua, errores de concepto o vicios periodísticos que las ciencias hace mucho tiempo dejaron atrás son la norma más que la excepción (ver La ciencia en los medios de comunicación). En el caso de la geología estas pueden pasar más desapercibidas, pero eso no les quita gravedad, más cuando la solución a veces es tan sencilla como preguntar.

Un buen ejemplo de lo que estoy hablando lo encontramos en las noticias sobre terremotos. Cada vez que ocurre un evento sísmico de interés es frecuente leer y oír expresiones o conceptos erróneos que en realidad no están informando de manera correcta. La magnitud mide la energía y no tiene unidades, por lo que hablar de «grados de magnitud» o usar indistintamente magnitud e intensidad como si fueran sinónimos (la intensidad mide los daños) es un error muy grave desde el punto de vista geológico que solemos ver con demasiada frecuencia (afortunadamente cada vez menos). También lo es hablar de la escala Ritcher, que tanto aparece en los medios y que sin embargo apenas se usa ya por las enorme limitaciones que tiene. Pero hay muchos errores más que hacen que, cada vez que un terremoto sea noticia, la comunidad geológica se lleve las manos a la cabeza. Un tsunami NO es un maremoto, es la ola que generan tanto los deslizamientos marinos o costeros como los maremotos, que no son más que terremotos que se producen bajo el mar. Tampoco son sinónimos «hipocentro» y «epicentro», como ya indican sus prefijos «hipo-» (bajo) y «epi-» (sobre) que hablan de un punto bajo tierra en el que se genera el terremoto (hipocentro) y del punto de la superficie que está sobre él (epicentro). Estos errores son igual de graves que si alguien dijera que un virus es un parásitos bacteriano que produce una enfermedad, cosa que también he llegado a leer en algún periódico.

epicentro_hipocentro
Los terremotos son movimientos bruscos del terreno que se producen por el desplazamiento de una falla. El punto en el que se genera la ruptura es el hipocentro, mientras que el epicentro es el lugar de la superficie que está sobre él (imagen frecuente en internet, de autor desconocido).

Otro ejemplo de noticia geológica reciente la encontramos en dos grandes desprendimientos que se han vivido en acantilados españoles. La caída de uno de los arcos de la praia As Catedrais de Lugo a principios de diciembre era la crónica de una muerte anunciada. Los acantilados forman parte de la delicada dinámica litoral, la eterna y constante lucha entre el continente y el mar que en el pasado nos había dado la belleza y singularidad de un enclave que ahora nos arrebataba. Porque en realidad lo ocurrido en Lugo no era más que un proceso natural muy conocido que tarde o temprano iba a tener el desenlace que ahora todos conocemos, del que la comunidad geológica llevaba años advirtiendo. En 2018, sin ir más lejos, una mujer moría al caerle una roca mientras se encontraba en una cueva de la playa, lo que ya nos estaba avisando de lo que al final ha ocurrido. Y algo similar nos encontramos con el acantilado que se desprendió en noviembre en La Gomera. En este caso también la comunidad geológica ya había avisado del riesgo de desprendimientos y la mejor prueba de ello era el hecho de que, cuando ocurrió, ya había carteles por la zona que advertían del riesgo. La geología es importante para poder anticiparnos a estos sucesos y evitar pérdidas de vidas humanas.

La geología en noticias de humanidades

Otro aspecto interesante que ha protagonizado la geología en los últimos años está en el campo del arte y los grandes monumentos. En 2019 el Museo del Prado pidió a la comunidad geológica española que les ayudara a identificar una formación rocosa pintada por el cántabro Agustín Riancho en su obra Paisaje. Aquella petición demostró una vez más cómo de importante es la geología incluso en el arte, a la que no solo le aporta bellos paisajes para ser pintados, sino también las materias primas (pigmentos) con los que pintarlos (ver La geología del arte). También son geología las rocas empleadas en la construcción de monumentos o las que son esculpidas por artistas de la talla de Michelangelo. Su famoso David, antes de ser la espectacular obra escultórica que conocemos, fue un tosco bloque marmóreo de escaso valor. Antes de ser arte fue, y sigue siendo, geología.

paisaje_riancho
El óleo Paisaje de Agustín Riancho, es una pintura paisajística en la que el pintor cántabro representó un lugar todavía no identificado. Por la forma de la roca mostrada, podría tratarse de algún afloramiento de cuarcita armoricana, pero todavía hay abiertas otras opciones que siguen siendo debatidas.

Siguiendo con esta misma relación tenemos los estudios en geoarqueología enfocados a determinar la procedencia de la roca empleada en grandes monumentos. Hace años la Universidad de Salamanca fue capaz de identificar la procedencia del granito utilizado para levantar el Puente Romano de Salamanca o de las vaugneritas tan frecuentes en esta ciudad (ver La piedra monumental de Salamanca). Y este año hemos vuelto a vivir una noticia similar gracias al IGME (Instituto Geológico y Minero de España), que recientemente ha podido determinar que el origen del granito del famoso Acueducto de Segovia se encuentra en afloramientos presentes en Ortigosa del Monte, La Granja-Valsaín y, probablemente, en algunos barrios de la propia Segovia. Todos ellos a menos de 20 km de la ciudad y que podrían desembocar en el desarrollo de nuevos puntos de interés científico y cultural. Para mí esta es sin duda un magnífico ejemplo de noticia de gran interés histórico que también es una noticia geológica.

segovia_acueducto
Gracias a un estudio reciente del IGME ahora sabemos que los bloques graníticos que forman el acueducto de Segovia fueron extraídos de varios afloramientos cercanos ubicados a menos de 20 km de la ciudad (imagen obtenida de segoviaturismo.es).

Descubrimientos geológicos en portada

La geología es importante y en ocasiones también ha sido la estrella de descubrimientos científicos o técnicos. Ese es el caso del hallazgo, en el fondo marino de Canarias, del mayor yacimiento de teluro del mundo, del que no tardaremos en volver a tener noticias por culpa de los conflictos geopolíticos que ya está desencadenando el descubrimiento. Es lógico, la geología económica también es dinero y eso siempre despierta tanto interés como rivalidades. De hecho la geología está ganando mucho peso en prensa gracias a los recursos minerales que se necesitan para obtener los materiales imprescindibles para el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías. El coltán, del que ya hablamos en su momento, las llamadas tierras raras o el antes mencionado teluro son solo unos pocos ejemplos de los muchos que hay que nos indican la importancia de la geología en la tecnología. También el petróleo, el carbón o incluso el uranio para la energía nuclear son geología (ver La geología como fuente de energía).

Pero la geología no es solo aplicación técnica, también es ciencia pura y dura. En ese sentido también tenemos muchos ejemplos de noticias geológicas que nos hablan de descubrimientos científicos de esta disciplina. Y es que, como ciencia que estudia el planeta, cualquier noticia que hable de la Tierra va a ser una noticia geológico. Ese es el caso del mal llamado nuevo continente de Zelandia, que este verano fue noticia gracias a una serie de papers que fueron vendidos por los medios como lo que no eran. También sería el caso de las noticias que cada cierto tiempo nos hablan del debilitamiento del campo magnético, tan importante para la vida, o de los famosos agujeros en el permafrost de Siberia. Incluso procedentes del espacio tenemos noticias geológicas, ya que el descubrimiento de movimientos sísmicos en Marte (los llamados «martemotos»), los criovolcanes de Plutón o la anómala actividad volcánica de Ío, uno de los cuatro satélites galileanos de Júpiter, son también geología. En concreto estas últimas noticias están relacionadas con una rama de la geología bastante nueva: la planetología o geología planetaria. Porque los geólogos ya no solo estudiamos la Tierra.

Ilustración artística de la sonda InSight, que se posó en la superficie de marte el 26 de noviembre de 2018 para estudiar aspectos de la geología de Marte (fuente: NASA / JPL-Caltech).

Conclusiones

La escasa presencia de la geología en los medios es una asignatura pendiente de la comunidad geológica, pero la baja calidad de las noticias geológicas lo es del mundo del periodismo. No es normal que cuando la geología es la protagonista de algún suceso de actualidad sean personas no afines a esta ciencia quienes vayan a los programas de televisión y radio para hablar de ellos, como tampoco es normal que economistas hablen de la evolución de una pandemia. Si el conocimiento se compartimenta para facilitar su estudio, esa misma compartimentación es útil también para tratarlos con el público. Y más si quien lo hace, además de ser experto en la materia de la que habla, tiene las dotes comunicativas necesarias para hacerlo de una manera atractiva y sin faltar a la verdad. ¿Quién mejor que un virólogo para hablar de un virus, un biólogo para hablar de los cetáceos varados en una playa o un geólogo para hablar del desprendimiento de un acantilado? Nadie como un divulgador o un comunicador experto en un tema para hablar de dicho tema. Y eso es lo que deberíamos ver con todas las ciencias, incluida la geología.

2 comentarios sobre “La geología en los medios de comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s