Dos joyas de la costa asturiana: la Playa de Gulpiyuri y los Bufones de Arenillas

Tras nuestro último viaje para conocer el spa geológico que es Ourense, hoy vamos a continuar por el norte de España. Pero esta vez nos dirigimos hacia la costa oriental asturiana, donde nos aguardan dos maravillas de la naturaleza: la playa de Gulpiyuri y los bufones de Arenillas. Ambos situados en el concejo de Llanes, a tan solo 20 km entre sí, pero lo más importante es que los dos lugares comparten un origen común al ser fruto del modelado kárstico que hay en esta parte del litoral asturianos. ¿Os apetece conocerlos? Vamos allá.

Playa de Gulpiyuri

La playa de Gulpiyuri, cuyo nombre proviene del astur y significa «círculo de agua”, es un lugar de interés geológico o geosite que además fue declarado Monumento Natural en el año 2001. Con su arena blanca y sus aguas turquesas no parece muy diferente a otras playas. Entonces, ¿qué tiene de especial para que hablemos de ella en Hombre Geológico? Pues que, si queréis llegar a ella, nadar no es una opción. La playa de Gulpiyuri es una playa marina de interior que está separada por algo más de 100 metros del mar.

playa-de-gulpiyuri
Imagen de la playa de Gulpiyuri (Fuente okdiario.com)

Esta joya de la naturaleza, con una orilla de 40 metros de largo y 15 metros de ancho, está considerada una de la playas más pequeña del mundo. Dispone de unas aguas tranquilas y cristalinas debido a la ausencia de oleaje, que junto a su precioso color turquesa, la asemejan más a una piscina natural que a una playa tradicional. Además la convierte en un lugar ideal para el baño, en especial para los más pequeños.

gulpiyuri-1
Imagen a vista de pájaro de la playa de Gulpiyuri y de los acantilados en mar abierto (Fuente guiadeasturias.com)

Os preguntareis cómo se ha podido forma algo así, ¿no? En primer lugar es necesario saber que la costa en esta zona es un acantilado de decenas de metros de roca caliza que actúa como una barrera vertical casi inexpugnable. Pero justo en este lugar existe un túnel subterráneo que permite el paso del mar a través del acantilado. Se trata de una formación resultante del modelado kárstico. Su origen es fruto de la disolución y la erosión de la roca a manos del agua dulce que  ha ido penetrando a través de zonas de debilidad en la roca, generando numerosas  depresiones de planta circular y forma de embudo, llamadas dolinas.  Estas formaciones karsticas conectan con el interior del macizo a través de conductos más o menos verticales, que debido a la disolución de la roca, terminan alcanzando el mar. Con la acción del oleaje y las mareas, se va produciendo el paulatino colapso de la dolina, dando lugar a lo que se conoce como una dolina de marea y eso es justo lo que tenemos en Gulpiyuri.

diagramas
Diagrama del proceso de formación de una dolina de marea, con el resultado final de la formación de una playa interior como la de Gulpiyuri (diagrama aportado por Luna Adrados, del libro: Costa oriental de Asturias. Un paisaje singular)

La playa de Gulpiyuri es una dolina desarrollada sobre una depresión del terreno que ha sido inundada por el mar. Este penetra por las galerías subterráneas y nos da esta pequeña playa, con todos los sedimentos y características típicas de cualquier litoral, incluyendo las mareas, ya que cuando el mar se encuentra en pleamar la playa alcanza su mayor nivel de agua, mientras que con la bajamar el agua prácticamente desaparece de ella.

Captura
Imagen de la playa de Gulpiyuri con marea baja (Fuente Flickr Javi-her)

Otro elemento que destaca al llegar a esta playa es el contraste paisajístico con el entorno que la rodea, una combinación de tonalidades y relieves que se entremezclan debido al conjunto. Los campos de cultivo que desembocan en la playa, las praderas verdes que la rodean, el marrón claro de la fina arena, en combinación al azul de sus aguas. Todo ello sin perder de fondo las increíbles paredes verticales de los acantilados, obteniéndose como resultado una belleza natural difícil de igualar.

139207
Imagen playa de Gulpiyuri y su entorno (Fuente elespañol.com)

Bufones de Arenillas

Después de haber conocido Gulpiyuri, nos vamos a ir hasta los bufones de Arenillas, una franja costera de 1200 metros de longitud que fue declarada Monumento Natural en 2001. En ella se sitúa nuestro segundo elemento geológico de hoy, compuesto por una docena de bufones de diferentes dimensiones.

guille
Imagen frontal de los bufadores de Arenillas (Fuente Guillermo Santos)

Estas formaciones, de naturaleza karstica, son en esencia chimeneas que conectan con simas marinas. Comenzaron a formarse debido a la erosión y disolución del agua de lluvia, que percoló a través de fracturas o planos de estratificación de las rocas calizas para formar oquedades verticales que comunicaban la superficie con el nivel del mar. Después, la acción erosiva del mar favoreció el agrandamiento de las pequeñas cavidades originales, provocando con el paso del tiempo que se forme una cueva en comunicación con el conducto vertical.

bufones015
Imagen animada del proceso de surgencia en los bufones (fuente platea.pntic.mec.es)

Con la llegada de las olas, el aire o el agua que existen en la cueva se comprimen y salen a gran presión al exterior, formando surtidores de agua pulverizada que pueden llegar a alcanzar más de 20 m de altura. Aunque, si el mar está en calma, los respiraderos de las cavidades subterráneas se limitan a a expulsar el aire alojado en las gritas al ser golpeado por el oleaje.

esta
Imagen de los bufones de arenillas (imagen propia)

Pero esto cambia cuando el mar está embravecido. En este caso es expulsado una mezcla de agua y aire, acompasado al ritmo del oleaje y con un ensordecedor ruido que lo convierte en todo un espectáculo, aunque con un alto riesgo, ya que también se expulsan piedras, arena y restos marinos a gran presión. En ocasiones, cuando se produce este espectacular proceso, si además el cielo está despejado, aparecen múltiples arcoiris, que embellecen aun más este impresionante fenómeno natural de la costa asturiana.

video cosos del agua
Imagen animada de los bufones de Arenillas, un día de mar embravecido y soleado (imagen propia)

Agradecimientos

Esta entrada ha sido realizada con la colaboración de Luna Adrados González, geóloga y autora del libro Costa oriental de Asturias. Un paisaje singular, y con el geólogo y fotógrafo Guillermo Santos López.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s