El gran coloso de la geografía española, el Teide- Parque nacional del Teide (1)

Con esta nueva entrada viajaremos hasta la isla de Tenerife, más concretamente al Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 2007. Pero debido a la riqueza geológica que presenta, así como a su gran superficie (más de 13 500 ha), en Hombre Geológico hemos decidido emplear varias entradas para poder hablaros en mayor profundidad y detalle todas las maravillas que este parque guarda. En esta primera comenzaremos conociendo, como no puede ser de otra manera, al gran coloso de la geografía española, el Teide, que con sus 3718 m de altitud (y sus más de 7500 m de altura sobre el lecho marino) es el pico más alto del país y el tercer edificio volcánico más alto del planeta.

IMG_20190704_135704
Imagen panorámica del Teide desde los Roques García (Imagen Propia)

Pero para poder comprender adecuadamente cuál es el origen de este volcán es necesario remontarse en el tiempo unos 7 millones de años (Ma), en el Mioceno, que es cuando la mayoría de las islas Canarias emergieron (ver Edificios y morfologías volcánicas de las islas Canarias). Por aquel entonces Tenerife no era uno si no tres edificios volcánicos, que comenzaron a emerger de las profundidades del océano y terminaron confluyendo hasta dar como resultado la isla existente hoy en día. Pero Tenerife no siempre estuvo coronada por el Teide. Anteriormente existió una gran estructura volcánica que desapareció al cabo de millones de años y en su lugar quedó un enorme hueco, una gigantesca caldera de unos 17 km de diámetro, conocida como Las Cañadas (nombre proviene de las llanuras que hay al pie de la pared de la caldera, que eran utilizadas como vía para el ganado), sobre la que se asienta el Pico del Teide. Pero ¿qué fue lo que ocurrió con esta gran montaña previa?

2ljq528 recortado.jpg
Esquema ilustrativo sobre la formación y evolución de la isla de Tenerife, con la posterior aparición del Volcán del Teide y Pico Viejo (Ancochea y otros 1994)

En primer lugar desapareció la parte oriental del volcán deslizándose hasta el fondo del mar y generando a su paso lo que actualmente se conoce como el valle de la Orotava. Posteriormente hace unos 170 000 años, el edificio volcánico de Las Cañadas, como actualmente se conoce, era demasiado grande e inestable al estar formado por muchos materiales volcánicos fruto de las múltiples erupciones. Esto provocó que tras un temblor de tierra, la cumbre de este gran volcán se desmoronase y cayese por su propio peso en una gran avalancha que desapareció bajo las profundidades marinas, lo que se conoce como deslizamiento por gravedad, muy abundantes en la historia de Canarias. Fruto de este gran deslizamiento son los más de mil kilómetros cúbicos de material que actualmente se encuentran en el fondo del mar al norte de Tenerife. Posteriormente a este suceso, y debido a la reactivación de la actividad volcánica, en la parte central de Las Cañadas tuvo lugar la formación del  estratovolcán Teide – Pico Viejo, ambos considerados como un mismo edificio volcánico al surgir ambos de la misma cámara magmática. La última erupción se produjo en las faldas de Pico Viejo en 1798, es conocida como la de las Narices del Teide.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Imagen del Pico Viejo (cráter) con el Teide al fondo (www.mendikat.net)

Una vez comprendido el origen del Teide, ya podemos comenzar a conocer las maravillas que nos aguardan en él. Existen numerosas rutas en torno al cráter de este volcán, pero hay en especial dos senderos que parten desde la estación superior del teleférico: la ruta al mirador de la fortaleza y la ruta mirador del Pico viejo. Ambas rutas permiten contemplar magníficas vistas aprovechando la gran altura, de más de 3500 m a la que se encuentran, pero a su vez ambos recorridos muestran un paisaje muy diferente, como veremos a continuación.

WhatsApp Image 2019-07-29 at 23.48.12
Imagen panorámica desde la estación superior del teleférico, donde es posible apreciar tanto la gran caldera como la diversidad de colores del entorno (Imagen propia)

El camino al mirador de la Fortaleza es un sendero lineal que se dirige hacia el noreste. Transcurre por los ríos de lava fruto de las numerosas erupciones producidas por este volcán. A lo largo de la ruta encontramos gran cantidad de piedras de diversos tipos y variados colores que van del negro al rojizo, encontrándonos además con una zona donde el color dominante es el amarillo, proveniente del azufre que encontramos en torno a las fumarolas, las cuales se producen cuando el calor irradiado por el volcán hace evaporar el agua de lluvia que se ha ido filtrando en el terreno, este vapor de agua junto a los gases provenientes del interior del volcán están enriquecidos en sulfuros los cuales al salir a la superficie cristalizan dando como resultado este  llamativo color y el olor tan característico similar al de los huevos podridos.

WhatsApp Image 2019-07-29 at 23.48.16
Imagen de las fumarolas y el sensor sísmico existente en la ruta mirador Pico Viejo (Imagen propia)

Además de este llamativo panorama que en algunas zonas recuerda a un paisaje lunar, esta ruta nos permite contemplar dos vistas que no dejarán a nadie indiferente, por un lado toda la vertiente norte de la isla de Tenerife, donde es posible apreciar una gran contraste entre el verde intenso del macizo de Ánaga, una espléndida vista del azul del Océano Atlántico y los colores propios de la zona volcánica y, por el otro lado un primerísimo y perfecto plano del cono volcánico del Teide.

IMG_20190704_122826.jpg
Imagen del cono volcánico del Teide desde el mirador de la Fortaleza (Imagen propia)

La ruta Mirador pico viejo, es también una senda lineal  que nos lleva a contemplar la hermosa vista del cráter del Pico Viejo, un volcán más antiguo que el Teide, que consta de una altitud de 3100 metros y un cráter de 800 metros de diámetro, el cual estuvo ocupado durante mucho tiempo por un lago de lava, produciéndose gran parte de sus erupciones cuando el lago subía de nivel y se desbordaba.

WhatsApp Image 2019-07-29 at 23.46.08.jpeg
Imagen del inmenso cráter de Pico Viejo tomada desde el mirador. Al fondo es posible distinguir la isla de la Gomera y atrás un poco más alejada la del Hierro (Imagen propia)

Además desde este mismo punto se puede vislumbrar con sorprendente nitidez la isla de la Gomera y, si el día es claro, otras islas como, la Palma y el Hierro. El camino en sí es un magnifico mirador de toda la vertiente sur de la isla, permitiendo apreciar perfectamente la distribución de la gran caldera con las paredes verticales que la bordean de forma natural, así como las formaciones verticales de los Roques García. La variedad de colores que encontramos sigue una paleta de colores similar a la otra ruta previamente explicada, lo que contribuye a proporcionar una indiscutible belleza a todo el conjunto apreciable en esta ruta.

IMG_20190704_114046
Imagen de la gran caldera donde se pueden apreciar las paredes verticales bordeándola y la formación de los Roques García en el centro (Imagen propia)

Como habéis podido apreciar con esta entrada, el Teide consta de una salvaje e hipnótica belleza, que complementada a la gran cantidad de información geológica que podemos aprender y diferenciar a lo largo de su superficie, lo convierten en uno de los mejores destinos para todos aquellos amantes de la geología y la naturaleza.

Un comentario sobre “El gran coloso de la geografía española, el Teide- Parque nacional del Teide (1)

  1. Me gusto saber sobre este coloso geológico. Ya había leído de el en una leyenda de las islas canarias (tenerife) “AMARCA “la guanche mas bella hija del Teide.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s