La Cueva de Valporquero y las Hoces de Vegacervera: Dos formaciones geológicas, un origen común

Con esta nueva entrada viajaremos hasta territorio ubicado en el corazón de la provincia de León, a  47 km de distancia de la capital. En este lugar se encuentran dos elementos de gran interés geológico y una belleza paisajística difícil de igualar, formando aparte a su vez de la Reserva de la Biosfera de Argüellos, declarada por la UNESCO en  2005. Hablamos de las impresionantes hoces de Vegacervera, que hemos de atravesar para llegar al verdadero protagonista de esta entrada, la cueva de Valporquero, ubicada en el pueblo de Valporquero de Torío.

Imagen del pueblo de Valporquero (León) (iycblogluismi.blogspot)

Ambas estructuras, tanto las hoces como la cueva, aunque tengan aspectos muy diferentes, tienen un origen común. Os preguntaréis cómo es esto posible.

Captura
Izquierda: Interior de la cueva de Valporquero (imagen propia). Derecha: imagen de las hoces de Vegacervera (fuente: geolodialeon17.blogspot.com)

En primer lugar para poder responder a esta pregunta es necesario saber que ambas estructuras están vinculadas a la conocida como “Caliza de montaña”, un conjunto de rocas formadas en el fondo del mar durante el Carbonífero (ver El Paleozoico, Pangea y la colonización del medio terrestre), pero que posteriormente fueron deformadas durante la Orogenia Alpina, hace unos 42 millones de años. En ambos lugares, tanto en las hoces de Vegacervera como en la cueva de Valporquero, el agua ha ido disolviendo y esculpiendo la roca caliza, hasta dar lugar a las formaciones que podemos contemplar hoy en día. Las cuales son tan diferentes entre sí debido a la diferente distribución de la caliza y el resto de materiales que conforman el terreno.

43001833961_f244521ffe_h
Imagen de las hoces de Vegacervera (fujistas.com)

Las Hoces de Vegacervera representan un bello y sinuoso paisaje de grandes paredes verticales, que llegan a alcanzar en algunos puntos los 100 metros de altura, en el que el agua del río Torio ha ido esculpiendo la roca caliza en un proceso lento pero continuo. Pero no todo lo que observamos en las hoces es resultado de este proceso de disolución, típico del modelado kárstico, sino que también hay que tener en cuenta otros factores como la fuerza del agua, los remolinos y corrientes que se producen o los sedimentos que esta arrastra, que producen en ocasiones efectos erosivos en la superficie rocosa. Gracias a todo este tenemos una gran cantidad de elementos geomorfológicos de origen fluvial, como es el caso de las famosas marmitas de gigante.

marmitas
Imagen donde se distinguen las marmitas de gigante en las hoces de Vegacervera, formadas por la propia fuerza erosiva del agua y de los materiales que arrastra (fuente: geolodialeon17.blogspot)

Una vez atravesadas las hoces nos dirigimos a la cueva de Valporquero, que como no puede ser de otro modo tiene un origen kárstico. La cueva es un enclave subterráneo de gran importancia científica que está catalogado por UNESCO como lugar geológico de relevancia internacional. Es además uno de los geosites destacados del contexto de “Los sistemas kársticos en carbonatos y evaporitas de la Península Ibérica y Baleares“, uno de los contextos geológicos de relevancia internacional reconocidos por el IGME en España.

Imagen del entorno de la cueva de Valporquero (imagen propia)

El origen de la cueva se ha establecido en hace más de un millón de años, lo que la convierte en la cueva más joven de todas las que hay en Castilla y León. Valporquero está especialmente vinculada a dos componentes. Por un lado a la presencia de un sinclinal de gran tamaño (ver Las “piedras” se doblan), cuya base está constituida por pizarras y areniscas (materiales impermeables) mientras que en el núcleo aparece la antes mencionada “caliza de montaña”. Por otra parte debemos tener en cuenta las aguas del arroyo de Valporquero, las cuales comenzaron a colarse a través de las fisuras y grietas de la roca caliza, disolviendo lentamente la roca carbonatada y haciendo posible que hoy en día podamos disfrutar de un conjunto de impresionantes cavidades, llena de distintos tipos de estructuras kársticas y espeleotemas (estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas, velos, banderas o incluso excéntricas).

IMG_5192.JPG
Imagen de estalactitas, estalagmitas y columnas del interior de la cueva de Valporquero (imagen propia)

La cueva de Valporquero destaca especialmente por dos factores, en primer lugar el descomunal volumen visitable que abarca la cueva, con un total de 1300 metros de recorrido y alturas de hasta 40 metros en algunas de sus salas. Todo esto convierte a la cueva en uno de lso conjuntos kársticos más grandes de España.

sala de las hadas en la Cueva de Valporquero
Imagen de la cavidad llamada “La gran rotonda”, la zona más amplia de toda la cueva con más de 100 000 metros cúbicos. En ella se puede ver la cascada de La Cola de Caballo (iycblogluismi.blogspot.com)

Pero además también hay que tener en cuenta la gran cantidad de agua que uno encuentra a lo largo de buena parte de la cueva, que se debe al arroyo subterráneo de Valporquero. Esto hace de la visita de este enclave una experiencia única no solo dominada por el sentido de la vista, si no también por el del oído gracias al sonido del agua que acompaña en gran parte del recorrido.

IMG_5135.JPG
Imagen de la pequeña laguna ubicada en el interior de la cueva (imagen propia)

Un comentario sobre “La Cueva de Valporquero y las Hoces de Vegacervera: Dos formaciones geológicas, un origen común

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s