Almaraz de Duero: dos lugares geológicos en un solo pueblo

Para esta tercera entrada de Destinos geológicos os voy a presentar dos destinos que se encuentran en la misma localidad: Almaraz de Duero, un pequeño pueblecito ubicado al suroeste de la provincia de Zamora que cuenta con una superficie total de 10 km2 dentro del Parque Natural de Arribes del Duero, de cuya geología y situación ya hablamos en esta entrada. En esta localidad se encuentran enclavados dos lugares de gran interés geológico como ahora observareis. A todos ellos se pueden llegar a través de rutas de senderismo señalizadas dentro de un paisaje que derrocha belleza y riqueza geológica a partes iguales.

31416880_10211616877721980_1319432580604362752_o
 Imagen de la tumba excavada en la roca, situada en el santuario rupestre de San Pelayo (imagen propia)

El Santuario Rupestre de San Pelayo

El primero de los destinos geológicos de Almaraz de Duero que voy a presentaros hoy se encuentra a unos 2 kilómetro de la localidad y es conocido como el Santuario Rupestre de San Pelayo. En la cima de este promontorio, que se erige sobre el río Duero, se encuentra una derruida ermita del siglo XV que da nombre al enclave, junto a la cual se observa una fosa excavada en la roca granítica que en su día sirvió como tumba, no muy diferente a las tumbas de La Necrópolis de El Encinar, en Aldeadávia de la Ribera (Salamanca). Rodeando estos restos se encuentran, según los expertos, uno de los santuarios rupestres más importantes del noroeste peninsular, formado por un conjunto de pilas, cubetas y canales con base de granito, que se atribuyen a algún tipo de ritual de agua. Pero aparte de por su alto valor cultural, este lugar guarda a su vez un patrimonio geológico de gran belleza. Desde esta elevación, se puede contemplar el arranque del encajonamiento fluvial de Arribes del Duero, pudiéndose observar con perfecta claridad la alteración del paisaje que tiene lugar cuando la ribera del Duero se transforma y el río se encajona en los grandes escarpes que caracterizan este bello paisaje.

almaraz de duero (7)
Imagen de las vistas al comienzo de los arribes del Duero desde las ruinas de la Ermita de San Pelayo (imagen propia)

La zona, por su significado y belleza, ha sido lugar de culto para diferentes culturas y también de gran importancia para los ganaderos de la zona, que aprovechaban sus laderas para el pasto de ganados. Por esto, además de los restos históricos y el elevado valor paisajístico, hay que admirar también la arquitectura popular, con gran cantidad de corrales y múltiples casetas de pastores repartidas por la zona. A esto hay que añadirle a su vez que, enfrente de este promontorio, se puede ver la central hidroeléctrica de El Porvenir, construida en 1902 y que tiene el privilegio de ser la primera central hidroeléctrica que se hizo en el Duero y una de las primeras de España. Con esta central se abastecía de luz a Zamora, Valladolid, Salamanca, Toro y muchos otros pueblos de las zonas cercanas.

31433430_10211616451391322_7083532971080155136_o
Imagen del promontorio con el río Duero en la parte inferior y la central hidroeléctrica del Porvenir (imagen propia)

La Ruta de la cascada de Las Pilas

El otro destino geológico de gran interés que guarda esta localidad zamorana se encuentra situado en otra parte y es la Ruta de la cascada de Las Pilas. Se trata de un recorrido circular de unos 10 kilómetros de longitud que parte de la plaza del pueblo, donde se encuentra una fuente tardirromana, aunque se puede ir en coche hasta llegar al cartel informativo de la ruta, a partir del cual empieza el descenso hasta el río. Todo el recorrido se caracteriza por unos paisajes de impresionante belleza y grandes contrastes como el existente entre el paisaje de monte bajo y fincas de cereal, típico de la penillanura salmantino-zamorana, y por otro lado las impresionantes paredes escarpadas, ríos encajonados y espectaculares cascadas de Arribes del Duero.

IMG-20180428-WA0008
Imagen del inicio de la bajada al río Duero, en sus primero kilómetros como Arribes (imagen propia)

A partir del punto en el que se inicia la bajada al río se produce un cambio total del paisaje circundante, dejando atrás el suave relieve de la penillanura que da paso a un panorama que tiene como protagonista al Duero, encajado entre las grandes paredes de piedra que conforman Arribes del Duero. Una vez llegado a la altura del curso fluvial se contemplan, a unos 200 metros de distancia, unos restos mineros, encontrándonos ante otro elemento singular que ostenta esta ruta en relación con su geología.

DSC_0093
Imagen con los restos de la explotación minera de estaño del siglo XIX a orillas del río Duero

Los restos de la explotación minera de estaño son del siglo XIX y en ellos es posible apreciar la evidencia de dos lavaderos de estaño circulares, almacenes o las casas y barracones que los mineros construyeron muy cerca de la mina, para evitarse los largos desplazamientos diarios que les suponían llegar a su lugar de trabajo. Las casas se encontraban ubicadas a orillas del río, muy próximas a una cascada que les suministraba el agua necesaria para sus trabajos y tareas cotidianas. Las minas estuvieron funcionando varios años, pero debido a las bajas temperaturas invernales del lugar aquí se producía la llamada “peste o lepra del estaño” que provoca que el estaño adquiriera un color gris, aumente de volumen y se desmenuzca, convirtiéndose prácticamente en polvo, lo que tuvo como consecuencia que la explotación perdiera rentabilidad y el poblado fuera abandonado.

3
Imagen del segundo salto de agua de la cascada de Las Pilas (imagen propia)

Desde la vieja explotación ya se puede contemplar la cascada que tiene como destino esta ruta, la Cascada de Las Pilas, compuesta por dos saltos de agua en la desembocadura del arroyo de Los molinos, en el río Dorado. La zona donde reposa el agua en cada uno de esos saltos es lo que ha recibido el nombre de pilas, habiéndose formado como el resultado de la erosión producida por el golpeteo del agua al caer sobre la roca. El agua corre prácticamente durante todo el año, siendo especialmente caudaloso después de las grandes lluvias primaverales, ofreciéndonos entonces una imagen de singular belleza.

11
Imagen de la galería por la que se accede a la parte superior de la cascada de las pilas (imagen propia)

Sin embargo el paisaje de las Pilas no destaca solo por esta cascada de dos saltos de agua. Podemos acceder a la parte superior de ella ayudados por una cuerda y una escala de hierro, dispuestas para tal efecto, y un breve recorrido cercano a los 50 metros por la galería que se debe salvar para acceder a la parte superior de la cascada. Desde allí podremos disfrutar de unas increíbles vistas en pleno Parque Natural de Arribes del Duero, regalando al visitante un paisaje único donde es posible embeberse de una multitud de colores y sonidos que plagan esta zona protegida.

IMG-20180429-WA0024
Imagen desde la parte superior de la cascada de Las Pilas con vistas a los Arribes del Duero (imagen propia)
Anuncios

Un comentario sobre “Almaraz de Duero: dos lugares geológicos en un solo pueblo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s