Contextos geológicos españoles de relevancia internacional 11: Las unidades olistostrómicas del antepaís Bético

En geología una cuenca de antepaís (foreland) es aquella cuenca que se desarrolla delante de un sistema montañoso que se está levantando y que registra una sedimentación simultánea con la deformación. En la península Ibérica tenemos varios ejemplos relacionados con las dos orogenias principales que ha experimentado, la orogenia Varisca en el Paleozoico y la orogenia Alpina en el Cenozoico, y algunas de ellas constituyen la parte central de uno de los contextos geológicos españoles de relevancia internacional. Ese es el caso del Carbonífero de la zona Cantábrica, las cuencas sinorogénicas surpirenaicas y también las unidades olistostrómicas del antepaís Bético, en este caso asociado con el levantamiento de la cordillera Bética.

debrita_baena
Imagen de uno de los depósitos gravitacionales caóticos de la unidad olistostrómica del antepaís Bético. Este tipo de depósitos son el resultado de flujos en masa del tipo debris flow y reciben el nombre de debritas. Esta debrita en concreto se encuentra cerca de Baena, Córdoba (autor desconocido).

el orógeno perimediterráneo ibérico

El sistema Himalayense-Alpino es un cinturón orogénico que se extiende por todo el sur de Europa y parte de Asia, desde el estrecho de Gibraltar (Atlántico) hasta las islas de Java y Sumatra (Índico). Su origen está en las colisiones continentales que se han producido durante el Cenozoico y que en conjunto definen lo que conocemos como orogenia Alpina. Pero el sistema Himalayense-Alpino no es fruto de una sola colisión, sino de una sucesión de choques y acercamientos que han ocurrido durante varios millones. El extremo más occidental de este sistema lo constitye el orógeno Alpino Perimediterráneo, formado por el empuje de la placa Africana contra la placa Euroasiática. Este orógeno está constituido por todos los sistemas montañosos que hay alrededor del mar Mediterráneo y las colisiones que lo generaron llevaron a momentos tan insólitos como la desecación del propio Mediterráneo durante la crisis de salinidad del Messiniense.

orogeno_perimediterraneo
Mapa tectónico de la región del Mediterráneo indicando las principales estructuras relacionadas con la formación de los sistemas montañosos alpinos. Como se puede ver, la península Ibérica es en realidad una microplaca propia que se ha vistro atrapada entre Europa al norte y África al sur (fuente: wikipedia.org).

En la península Ibérica la orogenia Alpina generó todos los grandes sistemas montañosos que hoy en día definen su orografía. Y es que antes de ser una península, Iberia fue un microcontinente propio que en el Cenozoico acabó colisionando con Europa como consecuencia del empuje de África más al sur. La microplaca Ibérica, al verse atrapada entre dos placas mayores, acabó por plegarse, generándose así una serie de cordilleras y cuencas sedimentarias más o menos paralelas entre sí que se alternaban unas con otras siguiendo una dirección E-O. La cordillera Pirenaica al norte, el sistema Central en el centro y la cordillera Bética al sur, así como otras cadenas montañosas más pequeñas (montes de Toledo o sierra Morena), son el resultado de este gran plegamiento ibérico durante la orogenia Alpina.

relieve_iberico
Mapa geográfico de la península Ibérica (tomado de wikipedia.org) y corte topográfico N-S de la misma en el que se aprecia cómo el relieve se puede definir como oscilante, con elevaciones que corresponden con los sistemas montañosos alternando con las depresiones que definen las principales cuencas fluviales (tomado de geoperspectivas2bachiller.blogspot.com.es).

La historia de la cordillera Bética comienza mucho antes de que se produzca la colisión continental. Tras la ruptura de Pangea Iberia quedó aislada constituyendo un microcontinente que estaba rodeado de varias cuencas marinas en expansión. Durante buena parte del Mesozoico esta fue la situación general y el contexto tectónico en el que se depositaron las sucesiones marinas del Mesozoico de las cordilleras Bética e Ibérica. Pero a finales del Mesozoico la situación se invirtió como consecuencia de la activación de alguno de los bordes de esas cuencas, con lo que se inició una etapa de cierre que acabaría con las colisiones de la orogenia Alpina. En el caso de la cuenca Bética, ese borde fue el paleomargen Rondaide, en el microcontinente Mesomediterráneo, que empezó a acercarse desde el sur. La nueva situación compresiva trajo una gran inestabilidad que se tradujo en la formación de los primeros pliegues y en el desarrollo de depósitos gravitacionales caóticos formados por avalanchas submarinas. La historia de la cuenca Bética finalizó en el Mioceno, cuando se produjo la colisión y se generó una flexura litosférica, un plegamiento de la litosfera que dio lugar a una cuenca de antepaís en el frente del orógeno.

europa_cretacico
Durante el Cretácico Europa siguió siendo un archipiélago habitado por dinosaurios y otras formas de animales (reconstrucción paleogeográfica tomada de jan.ucc.nau.edu).

Olistostromas y olistolitos, «avalanchas» de grandes dimensiones

Debido a las inestabilidades tectrónicas que se producen con una colisión continental, cuando la cuenca todavía es marina es muy frecuente que se generen depósitos gravitacionales de gran interés estratigráfico y sedimentológico. Las debritas son los depósitos formados por coladas de derrubios (debris flow), flujos en masa constituidos por una mezcla de fragmentos de roca, sedimento y agua que pueden ocurrir tanto en condiciones subaéreas como submarinas. Un caso muy concreto de debris flow son los olistostromas, depósitos caóticos muy frecuentes en cinturones orogénicos que están constituidos por fragmentos rocosos de grandes dimensiones que reciben el nombre de olistolitos.

debris_flow
Diagrama esquemático de los diferentes tipos de depósitos gravitacionales submarinos en función de la carga de sedimento (debris flow y corrientes de turbidez). Arriba a la derecha se indica además cómo quedan estos depósitos en una columna estratigráfica (fuente: wikipdia.org).

La unidad Olistostrómica del antepaís Bético es un unidad cronoestratigráfica del Mioceno compuesta por un conjunto de depósitos gravitacionales caóticos depositados durante el levantamiento de la cordillera Bética en la cuenca del Guadalquivir. Los materiales que los constituyen fueron en origen sedimentos mesozoicos y cenozoicos, por lo general yesos, dolomías y calizas, que posteriormente fueron retrabajados en la formación de la unidad. Estos olistostromas los podemos dividir en diferentes facies, de las que destacan dos: secuencias masivas de varias decenas de metros y secuencias estratificadas con alternancias de episodios formados por procesos de debris flow y mud flow.

alcaudete
Los complejos Subbéticos Caóticos tienen en muchos casos un aspecto brechoide y claramente redepositado, como se aprecia en esta fotografía tomada en las proximidades de Alcaudete (autor: A. García-Cortés, SGE IGME).

En resumen

Las unidades olistostrómicas del antepaís Bético constituyen un contexto geológico muy específico centrado en los depósitos gravitacionales que se produjeron en la cuenca Bética durante el levantamiento de la cordillera del mismo nombre. De los 252 geosites reconocidos en 2021 por el IGME, 4 forman parte de este contexto de interés sedimentológico que nos hace viajar a los últimos momentos de una cuenca marina que todavía registró muchas más cosas después.

geosites_11
Tabla con los 3 geosites que constituyen el décimo contexto geológico español de relevancia internacional, las unidades olistostrómicas del antepaís Bético (IGME).

Bibliografía

Dabrio, C.J. y Hernando, S. (2003): “Estratigrafía“. Editado por Universidad Complutense de Madrid, 382 páginas.

IGME: “AND215, Depósitos gravitacionales en Baena“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “AND400, Depósitos gravitacionales en Ventas del Carrizal (Castillo de Locubín)“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “GR002, Depósitos gravitacionales en El Regüelo“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “GR003, Depósitos gravitacionales en Alcaudete“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

Rodríguez-Fernández, J.; Roldán, F.J.; Azañón, J.M. y García-Cortés, Á. (2013): “El colapso gravitacional del frente orogénico alpino en el dominio subbético durante el Mioceno medio-superior: el Complejo Extensional Subbético“. Boletín Geológico Minero, 124 (3), 477-504.

Roldán, F.J.; Rodríguez-Fernández, J. y Azañón, J.M. (2012): “La Unidad Olistostrómica, una formación clave para entender la historia neógena de las Zonas Externas de la Cordillera Bética“. Geogaceta, 52, 9-12.

Roldán García, F.J. (2009): “Olistostrome units of the Betic Foreland“. In: Spanish geological frameworks and geosites. An approach to Spanish geological heritage of international relevance (A. García-Cortés, Ed.), IGME, Madrid, 124-131.

Vera, J.A. (2004): “Cordillera Bética y Baleares“. En: Geología de España (J.A. Vera, Ed.), SGE-IGME, Madrid, 345-464.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s