Las publicaciones científicas, la base del progreso científico

El mundo de la ciencia por lo general está muy lejos de la sociedad y normalmente la única forma que tiene de acercarse a la población no especializada es mediante los medios de comunicación generalistas. Pero como ya vimos, ese acercamiento dista mucho de ser ideal, con noticias erróneas que más que informar desinforman, noticias que se anticipan a un descubrimiento y no rectifican o incluso, en ocasiones, con noticias que son simplemente falsas. Esto es debido a que normalmente el periodista solo es periodista y no conoce a fondo la materia de la que trata cuando escribe sobre ciencia, y por ello, para evitar esas situaciones, cada vez es más habitual que los propios autores de los descubrimientos revisen la noticia antes de ser publicada. En esta entrada no vamos a tratar la compleja relación noticia-ciencia sino que vamos a ver cómo funciona el mundo de las publicaciones científicas, los cada vez más comúnmente llamados papers.

paper_escritura
Escribir una publicación científica es un trabajo costoso que lleva más tiempo del que parece en un principio porque no sólo es redactar el texto, también este tendrá que pasar una serie de pruebas antes de ser aceptado y publicado.

¿Qué es un paper?

Paper es el término anglosajón para referirse a una publicación científica, un anglicismo cada vez más empleado en el mundo especializado simplemente porque las revistas de mayor prestigio suelen estar escritas en inglés, pero de eso hablaremos más adelante. Un paper es por tanto un trabajo de investigación que es publicado en una revista especializada y que tiene por objeto tratar de dar a conocer a la comunidad científica un hallazgo. De este modo, y gracias a este tipo de publicaciones, el resto de expertos en ese área pueden conocer el descubrimiento y apoyarse en él para tratar de avanzar así en la materia. Es por este motivo por el que considero a los papers como la base del avance científico actual, aunque en estos momentos el mundo de las publicaciones científicas tiene una serie de problemas que impiden que este intercambio de conocimiento sea todo lo fluido que debería. Por ejemplo, en la mayoría de revistas especializadas solo los que están abonados a ellas tienen acceso a las publicaciones, y muchos organismos públicos no pueden permitirse pagar la cuota de todas las revistas que necesitan sus investigadores, por lo que pueden llegar a dejarlos descolgados de los últimos avances de sus respectivas áreas.

revistas_geologicas
Son muchas las revistas científicas especializadas en una disciplina concreta. Dentro del campo de la geología estas son 14 de las más destacadas.

Los trabajos científicos han de cumplir una serie de criterios de calidad si quieren llegar a ser publicados en una revista de impacto (cuanto mayor prestigio más difícil suele ser publicar en ellas) y convertirse así en papers. El primer criterio es siempre la calidad de la redacción, que debe ser clara y aportar toda la información necesaria para comprender el trabajo, poder reproducir el experimento si es el caso y cumplir con la forma que exige la revista a la hora de citar trabajos previos que se han empleado. Otro criterio muy importante es el de la originalidad, ya que todo trabajo que se haga con un enfoque nuevo trae una novedad que puede sentar unas bases, por lo que este aspecto es muy valorado por los editores de las revistas, aunque no es imprescindible, ya que muchas veces es difícil encontrar un enfoque que no se haya utilizado con anterioridad. Por tanto, y después de todos esos requisitos, es fácil imaginarse que un paper dista mucho de cualquier artículo que veamos en un blog, ya que por mucho que nos esforcemos en escribir bien nuestras entradas, nunca tendremos el nivel de calidad de un buen paper.

Partes de un paper

La estructura de toda buena publicación científica que se precie es crucial para que el texto sea fácilmente entendible y se pueda seguir el proceso que ha llevado al hallazgo. Por ese motivo todos los papers, independientemente de a qué disciplina científica pertenezcan o en qué revista especializada aparezcan, cumplen una serie de pautas estructurales que vamos a ver siguiendo el caso del que es hasta ahora mi único paper: Análisis geoarqueológico de las tumbas de El Encinar excavadas en el granito de Aldeadávila de la Ribera, Salamanca: contextualización y protocolo de trabajo, del que ya hice un resumen en el blog, aunque si queréis leer el texto completo también está disponible online. Por lo general esta estructura común la podemos dividir en varios apartados, pero no debemos olvidar que estamos ante una estructura flexible y que no siempre vamos a encontrarnos con todos ellos.

paper_sample
Estructura general de la primera parte de un paper, donde siempre aparece la información más relevante para que el lector sepa qué se va a encontrar y así saber si le interesa seguir leyendo o no.

Título: Es el primer contacto del lector con la publicación, por lo que es muy importante saber elegirlo bien. El título debería ser claro y conciso, pero en muchos papers, al menos en los que se publican en geología, suelen tener un título extenso que bien podría servir de resumen, como es el caso del que estamos siguiendo, pero eso es debido a la necesidad de informar bien. Por lo general esta parte es la primera que se hace, aunque lo normal es que acabe cambiando a medida que encontramos el tono de la publicación.

Autores: La ciencia es un mundo lleno de colaboraciones y por ello lo más habitual, al menos en geología, es encontrar que un paper lo firmen dos o más autores. En ese caso, las distintas personas implicadas pueden aparecer en orden alfabético, en orden de importancia o, lo que creo que es más justo, en orden del peso que han tenido en el trabajo. El apartado de los autores también es muy importante porque el número de ellos determinará la forma con la que deberemos referenciar el paper en trabajos posteriores, aunque en todos ellos siempre se indica el año de publicación. De esta manera, si solo es un autor, entonces basta con indicarlo, normalmente con su primer apellido o con los dos apellidos, según cómo firme; si son dos autores se ponen los dos siguiendo lo visto antes para un solo autor pero con el habitual “y” o “&” entre ambos; pero si son más de dos, como ya sería demasiado nombrarlos a todos, se opta por poner al primer autor de la publicación seguido de un et al., en cursiva porque es una frase latina que podríamos traducir como “y otros”. De esta forma, el paper que seguimos de esquema, dado que tiene cuatro autores, deberá ser referido siempre como Hernández-Barreña et al., 2013.

Resumen: Esta parte es exactamente lo que parece, porque como su propio nombre indica se trata de un resumen del trabajo que se publica, indicando de una manera muy sintética en qué consiste para que la gente, con solo leerlo, pueda saber si es lo que busca o no. Normalmente el resumen, dado que recordemos que la mayoría de revistas están en inglés, aparece como Abstract, pero si el paper está en castellano podemos tener un resumen en este idioma acompañado de un Abstract en inglés, que es justo lo que ocurre con nuestro paper, publicado en la revista Studia Geologica Salmanticensia.

Palabras Clave: En inglés lo encontramos como Key Words, y con él nos referimos a una serie de conceptos genéricos cuya función es indicar la naturaleza del trabajo para seguir guiando al lector. Por ejemplo, si nuestro paper es sobre la caracterización geoquímica de un volcán, área que controlo un poco, es normal que las palabras clave sean geoquímica y el nombre del volcán, entre otros. Para el caso del paper que estamos siguiendo, las palabras clave que elegimos fueron Geoarqueología, Tumba, Chozo, Cerámica, Granito de Aldeadávila, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca y España.

Introducción: Ya estamos dentro del trabajo propiamente dicho. La introducción sirve para poner en situación al lector, indicando el porqué del tema, porqué se ha realizado el estudio y cuáles han sido nuestros Objetivos, que en ocasiones aparecen separados como un apartado propio. En definitiva, en la Introducción intentaremos presentar el problema que hemos abordado y dejar claro para qué sirve nuestro paper. En algunos casos, como ocurre en geología, la introducción tiene una segunda parte que a veces viene como apartado propio y es el Contexto (geológico, geográfico, climatológico, histórico…), donde intentaremos dar unas pinceladas de las características generales del problema que hemos estudiado, y como dato, en los trabajos de geología casi siempre la primera imagen es un mapa. La introducción es mayoritariamente un trabajo de bibliografía previa al estudio propiamente dicho, motivo por el que a veces encontramos dentro de este apartado los Antecedentes, donde explicamos qué trabajos se han hecho en el mismo objeto de estudio con anteriodidad. Siguiendo el caso de un estudio vulcanológico, en el contexto trataremos cuál es el origen de dicho volcán, si está en una zona de subducción o no y qué características geológicas tienen la región en el que se encuentra, si hay fallas importantes, otros volcanes, qué trabajos se han hecho en él con anterioridad… En nuestro paper la Introducción la subdividimos en Situación geográfica, Topografía e Hidrología, Climatología, Situación Geológica y Antecedentes.

Metodología: Una vez hemos puesto en situación al lector debemos explicar qué hemos hecho en el trabajo paso a paso, qué máquinas hemos empleado y qué métodos y técnicas hemos utilizado. En este aspecto me gustaría aclarar que técnicas y métodos no son sinónimos, aunque muchos los tratan como tal, ya que con métodos nos referimos a los pasos que hemos seguido en el trabajo, mientras que las técnicas son las herramientas que hemos empleado. Por ejemplo, si nuestro trabajo es de geoquímica, las técnicas empleadas serán técnicas de análisis químico como la espectrometría de masas (ICP-MS), la fluorescencia de Rayos X (XRF) o la microsonda electrónica, pero el método sería la forma con la que hemos trabajado con esos datos, si hemos utilizado hojas de Excel, etc.

Resultados: Después de explicar en qué consiste el trabajo se procede a mostrar los resultados obtenidos, de manera objetiva y sin ningún tipo de interpretación. Para que nuestros hallazgos queden completamente claros podemos utilizar imágenes, tablas o diagramas con los que podremos ilustrar, de una manera visual, los datos obtenidos en nuestro estudio. A diferencia de la Introducción, que ya vimos que es fundamentalmente un trabajo bibliográfico, los resultados son el grueso de nuestro propio estudio junto con el siguiente apartado.

Conclusiones: Este apartado es muy importante y muchas veces es el único que la gente no especializada lee para evitar el trabajo completo. Las conclusiones son de hecho la  interpretación de los datos que hemos obtenido en el estudio, por lo que muchas veces sirven para dar una explicación al problema, que puede ser o no la respuesta final (la ciencia avanza siempre a grandes zancadas). En muchos casos las conclusiones suelen ir acompañadas de una parte de Discusión, otras veces esta parte aparece como un apartado independiente en el que se proponen nuevas líneas de investigación a seguir o ideas que no han quedado aclaradas en el estudio y que podrían abordarse en futuros estudios. Nosotros en nuestro trabajo mantuvimos la discusión dentro de las conclusiones.

Agradecimientos: Esta parte no es importante en un sentido de investigación, pero sí lo es para nosotros y para quienes nos han ayudado en ella. Los agradecimientos van siempre dirigidos a quienes han hecho posible el estudio, como puede ser el ayuntamiento que nos ha dejado estudiar su patrimonio, los organismos (públicos o privados) que hayan financiado el proyecto, o cualquier persona que haya participado de alguna manera en el estudio pero que no sea uno de los autores, por lo que aquí también se incluyen profesionales a los que hayamos consultado.

Bibliografía: El último apartado habitual en un paper es el de la bibliografía consultada, muy importante porque nos sirve para demostrar que nos hemos informado a fondo del problema que hemos abordado. Todos los trabajos consultados que aparecen en la bibliografía deben estar correctamente referenciados, un detalle muy importante que muchas veces pasamos por alto, de manera que ningún trabajo que no venga referenciado en el texto debería aparecer en la bibliografía, aunque lo hayamos consultado, ni tampoco debemos referenciar trabajos que luego no aparezcan en la bibliografía. En cuanto a la forma de ponerlos en la bibliografía, si en el texto solemos indicar solo al autor o autores con el año de publicación, aquí lo más normal es que vengan todos los datos importantes del trabajo, tanto los autores (todos, incluso si son veinte), como el año, el título, la revista en la que apareció y las páginas que ocupa. No obstante la forma de poner toda esta información varía de una revista a otra y en algunas podemos hasta encontrarnos con que la referencia en el texto solo es un número.

Del manuscript al paper

La escritura de una publicación científica es un proceso largo y laborioso que empieza antes incluso que la propia investigación, porque antes de empezar un estudio hay que conceptualizar el trabajo, es decir, determinar la idea principal. Una vez hecho eso, y encontrada la motivación, se hace un intenso trabajo bibliográfico con el que se pretende conseguir un doble objetivo: conocer todo lo posible el tema que se va a estudiar y evitar repetir trabajos ya hechos. Para ello hay múltiples plataformas de búsqueda en internet, la más fácil sea quizás Google Scholar (o Google Académico), pero también hay otras más especializadas como Scopus. Con todo el material que hemos encontrado deberemos organizarlo, desechar lo que no nos sirve y estudiar lo que sí, para ya después empezar con una estructura provisional que nos sirva de guía. De hecho en esta primera fase, en la que elegimos un primer título, hay quien incluso se atreve con el primer borrador del Abstract, pero todavía nos queda un pequeño camino hasta la redacción del texto, ya que antes hay que elegir la revista a la que lo vamos a enviar. Para ello hay que tener en cuenta que existe un indicador del nivel de las revistas indexadas, el llamado Factor de Impacto o Impact Factor (IF), de manera que cuanto mayor sea este indicador mejor valorada está la revista y por tanto más exigencias vamos a tener a la hora de publicar en ella. La ventaja es que normalmente los papers de estas revistas son más referenciados, lo que significa que nuestro trabajo tendrá una mayor visibilidad y nosotros una mejor posición como investigadores.

buscadores
Algunos de los buscadores más empleados son Google Scholar (izquierda) y la plataforma Scopus (derecha).

Cuando nos ponemos a escribir toda la información que tenemos, recordemos que bien redactada, no estamos escribiendo ya el paper, sino que estamos con un primer borrador al que llamamos Manuscript. Este borrador, cuando ya esté listo, será el que enviemos a la revista que hayamos elegido en función del tema que trate y de la calidad que creemos que pueda tener el trabajo cuando sea un paper. Es aquí donde entran los editores, que nos darán consejos de redacción o nos ayudarán a encontrar erratas o incongruencias que se nos hayan pasado, así como problemas con la bibliografía y los trabajos referidos en el texto. Y cuando el editor está más o menos contento y ha decidido que nuestro Manuscript merece la pena, lo envía a dos expertos en la materia (referis) que lo revisarán de manera anónima y valorarán su importancia, nos harán más recomendaciones y de nuevo nos ayudarán a pulir todavía más el texto definitivo. A esta forma de trabajar la llamamos Revisión por pares (Peer Review), muy importante para asegurarnos una buena calidad del paper, tanto desde el punto de vista puramente científico como de claridad argumental. La fase final en la redacción de una publicación científica es cuando el editor nos da su total visto bueno. Entonces nuestro trabajo, que irá con el texto por un lado y las imágenes por otro, será montado y el Manuscript por fin se transformará en el ansiado paper, el resultado de meses de intenso trabajo científico y de redacción.

peer_review
La revisión por pares es la forma que tiene la ciencia de asegurarse de que lo que se publica cumpla con una serie de requisitos con los que se pretende mantener el rigor y la calidad.

Un paper es por tanto un trabajo de síntesis de gran calidad que sirve para que la ciencia avance. Actualmente prácticamente todas las disciplinas científicas se apoyan en los papers y la Revisión por pares, siendo esta una de las principales diferencias con respecto a las pseudociencias, donde en demasiadas ocasiones las revistas aceptan trabajos sin ningún tipo de contrastación previa. Es por este motivo por el que los trabajos de homeopatía, por ejemplo, no son considerados como válidos por la comunidad médica, no por su naturaleza, sino por la ausencia de datos objetivos y de una clara descripción del proceso que sirva para que otros lo puedan reproducir y confirmar las conclusiones. Así que ya sabéis, cada vez que alguien os diga que está escribiendo el manuscript de un trabajo pensad en todo el trabajo que tiene detrás y que eso, con suerte, acabará siendo un paper en el que quién sabe cuántas personas en el futuro se apoyarán para seguir avanzando y aumentar el conocimiento humano en la materia. Porque hacer ciencia no es fácil, aunque sí necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s