Villuercas-Ibores-Jara: fósiles, pliegues y el relieve apalachense

Los geoparques, a pesar de que llevan el prefijo «geo» no son solo geología. Se trata de una iniciativa reciente de cada vez más impacto que pretende, con el apoyo de UNESCO, impulsar la economía de áreas deprimidas utilizando la geología y el patrimonio geológico que hay en ellas. El séptimo geoaparque español lo encontramos en la provincia de Cáceres (Extremadura) y fue declarado como geoparque en el año 2011. Así es el geoparque de Villuercas-Ibores-Jara, un lugar en el que disfrutar de fósiles de más de 300 millones de años, pliegues y cuevas de origen kárstico.

vij_egn
Mapa de los 69 geoparques que componían la Red Europea de Geoparques en 2015. En él se indica además la posición de Villuercas-Ibores-Jara, séptimo geoparque español reconocido por UNESCO (modificado a partir de europeangeoparks.org).

Características generales

Villuercas-Ibores-Jara se encuadra dentro de un macizo montañoso de 2.544 km2 que separa las cuencas del Tajo (norte) y el Guadiana (sur) y que está formado por una sucesión de sierras coronadas por crestones cuarcíticos del Ordovícico. En el geoparque hay identificados 42 geosites, pero su patirmonio va más allá de ellos, ya que también encontramos siete zonas de especial protección de aves (ZEPA), ocho lugares de importancia comunitaria (LIC) y un monumento natural (cueva kárstica de Castañar de Ibor), sin olvidarnos de la cercanía al Parque Nacional de Monfragüe, que en no es más que la prolongación hacia el noroeste de los relieves del geoparque. En cuanto a su patrimonio cultural, tenemos cuevas con pinturas rupestres y numerosos castillos e iglesias, de entre los que destaca el Real Monasterio de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO en 1993.

vij_geosites
Mapa geográfico del parque indicando los principales puntos y lugares de interés geológico que hay en él. También se aprecia el relieve típicamente apalachiense, formado por alineaciones montañosas que se alternan con los valles (fuente: geoparquevilluercas.es).

El origen del relieve apalachiano

La mayoría de los materiales que forman Villuercas-Ibores-Jara datan del Paleozoico (541-252 Ma), cuando la vida colonizó el medio terrestre y los continentes se unieron para formar el último supercontinente. En aquel entonces la región se encontraba en el fondo de mares en los que se depositaron importantes sucesiones sedimentarias que hoy en día, ya convertidas en roca (litificadas), encontramos constituyendo las formaciones geológicas de origen sedimentario del geoparque. Todas ellas sufrieron más tarde las deformaciones de la orogenia Varisca que dio lugar a Pangea, de manera que se fracturaron y se plegaron, generando enormes pliegues (ver La deformación de las rocas) como es el sinclinorio de Las Villuercas. Con la llegada de Pangea terminó la sedimentación marina y empezó el desmantelamiento erosivo, hasta que una nueva orogenia reactivó las antiguas estructuras y se produjeron nuevos plegamientos. La orogenia Alpina es muy importante en el geoparque porque es la responsable del actual relieve, marcado por el desarrollo de una serie de cuatro anticlinales (de Logrosán, del Almonte-Navezuelas, del Ibor-Guadalupe y de Valdelacasa de Tajo) que se alternan con tres sinclinales (de Santa Lucía-río Ruecas, del río Viejas y del Guadarranque).

vij_geologia
Mapa geológico del geoparque donde se señala el trazado del corte de abajo (A-B), que muestra muy bien la alternancia de sinclinales y anticlinales paralelos entre sí (fuente: geoparquevilluercas.es).

El relieve de Villuercas-Ibores-Jara es muy particular y define uno de los mejores ejemplos que tenemos en la península Ibérica de relieve apalachiano (ver Red fluvial, rañas y relieves apalachianos del macizo Ibérico). Este tipo de relieve se caracteriza por estar formado por uan alternancia de depresiones y elevaciones, de valles y sierras, que siguen de manera paralela la orientación de las estructuras geológicas principales. El relieve apalachiano, que recibe el nombre de los montes Apalaches de Norteamérica, es un concepto exclusivamente geomorfológico y no nos habla ni de edades ni de rocas, sino de aspecto. En el caso del geoparque, este relieve es el resultado de la distinta competencia erosiva entre las formaciones cuarcíticas, que por su mayor resistencia quedan como crestones rocosos, y el resto de formaciones geológicas (calizas, dolomías, pizarras…), que son desmanteladas con más facilidad por los agentes erosivos.

villuerca
El risco de Villuercas es el punto más alto del geoparque (1601 m) y uno de sus enclaves más característicos. Como es habitual en el relieve apalachiano está formado por crestones de cuarcita armoricana, muy resistentes a la erosión (fuente: geoparquevilluercas.es).

La vida del pasado geológico

La historia geológica del geoparque es extensa dada la edad de los materiales más antiguos, que están datados como Ediacárico (635-541 Ma) y por tanto como finales del Precámbrico. Este momento de la historia del planeta es de gran importancia a la hora de hablar de la vida porque fue en el Ediacárico cuando aparecen en el registro fósil los primeros animales complejos, aunque no prosperaron y acabaron por extinguirse poco después. A este grupo de organismos primitivos extintos los conocemos como la fauna ediacariense, y aunque en Villuercas-Ibores-Jara no tenemos ejemplos de ella, sí que tenemos los fósiles de otros organismos menos evolucionados que pudieron convivir con ellos. Cloudina es un género de invertebrados de gran valor científico porque están considerados como uno de los primeros animales en desarrollar una concha dura. Su posición filogenética aún es tema de debate, pero creemos que debieron ser organismos sésiles, cómo lo son hoy en día las esponjas y los corales.

cloudina
La historia de Villuercas-Ibores-Jara es larga y comienza en el Precámbrico. Cloudina es uno de los primeros organismos en desarrollar concha dura y podemos encontrar ejemplares en el geoparque, aunque por su reducido tamaño no siempre son fáciles de ver (fuente: geoparquevilluercas.es).

La cuarcita armoricana es otro de los puntos fuertes del geoparque. Estamos hablando de una de las formaciones geológicas más conocidas y reconocibles de la península Ibérica, formada en el Ordovícico Inferior (485-470 Ma) en mares poco profundos cuyos sedimentos arenosos han litificado con el paso del tiempo. La cuarcita armoricana, que no es la única cuarcita de Villuercas-Ibores-Jara, forma parte del contexto de sucesiones estratigráficas del Paleozoico inferior y medio y es una formación que solo la encontramos en dos macizos del orógeno Varisco Europeo, en el macizo Ibérico (España y Portugal) y en el macizo Armoricano (Francia), y solo en un momento muy concreto del Ordovícico. En ella son frecuentes las estructuras sedimentarias (ripples, estratificaciones…), que son las que nos hablan de un medio marino poco profundo en el que el oleaje podía dejar su marca en el sedimento. Pero la cuarcita armoricana también tiene otra peculiaridad, y es que en ella es muy habitual encontrar abundantes fósiles, en especial de huellas fósiles (icnitas) de trilobites (cruzianas), de gusanos marinos y de otras muchas formas de vida.

cruzianas_madrila
El afloramiento de cruzianas de la sierra de la Madrila es uno de los mejores lugares del geoparque para ver estas huellas de trilobites de más de 400 millones de años de antigüedad (geoparquevilluercas.es).

Los karst de Villuercas

Un punto especial del geoparque de Villuercas-Ibores-Jara son sus manifestaciones kársticas. Las rocas carbonatadas son rocas relativamente solubles que cuando están en contacto directo con el agua se van «consumiendo» poco a poco. Si el contacto dura miles o millones de años estas rocas pueden verse seriamente afectadas, creándose en su interior grutas y galerías en las que parte del carbonato cálcico disuelto puede precipitar de nuevo y generar diferentes tipos de espeleotemas (estalactitas, estalagmitas…). Ese es el auténtico origen de las cuevas kársticas, un delicado equilibrio entre las condiciones climáticas, el agua y el carbonato de las calizas y dolomías. En el geoparque de Villuercas-Ibores-Jara tenemos varios ejemplos de modelado kárstico, de entre los que destaca la cueva de Castañar, único monumento natural del geoparque. Esta cueva, originada en el interior de una dolomía de edad Ediacárico, tiene una gran variedad de espeleotemas, incluido la poco común leche lunar.

castañar
La cueva de Castañar es el único monumento natural de Villuercas-Ibores-Jara. Se trata de una cueva de origen kárstico que ha sido excavada por la acción del agua en el corazón de una dolomía precámbrica (geoparquevilluercas.es).

Qué hacer en el geoparque

Villuercas-Ibores-Jara es un geoparque muy completo en cuanto a su geología, pero también por la gran riqueza biológica y cultural que la acompaña. En el geoparque tenemos varias rutas de senderismo y rutas geológicoas que han sido diseñadas para poder disfrutar de su entorno natural y conocer su rico patrimonio. Por desgracia muchos de los valles no cuentan con accesos asfaltados y para poder llegar a ellos nos recomiendan que contactemos antes con el geoparque o con alguna de las empresas de geoturismo encargadas de las rutas. También se pueden visitar los numerosos centros de interpretación que hay distribuidos por el geoparque y que nos ayudarán a comprender un poquito mejor el patrimonio geológico de Villuercas-Ibores-Jara, un lugar donde la riqueza paleontológica y el patrimonio minero se mezclan con un relieve característico y una geología estructural envidiable. Así es el primer geoparque de Extremadura.

centro_navatrasierra
El geoparque de Villuercas-Ibores-Jara cuenta con varios museos y centros, como es el caso del Centro de Interpretación del Fósil de Navatrasierra (turismoextremadura.com).

Bibliografía

IGME: “CI014, Cueva de Castañar“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “CI175, Relieves apalachianos en Las Villuercas (sinclinal de Santa Lucía y anticlinal del Almonte)“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “CI176, Relieves apalachianos en el anticlinal del Ibor y sinclinal del río Viejas“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “CI177, Risco de La Villuerca“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

IGME: “CI180, Yacimiento paleontlógico ediacárico en el arroyo de La Fuente“. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

Iván Cortijo Sánchez, Javier López Caballero, José María Barrera Martín-Merás, Juan Gil Montes y Teodoro Palacios Medrano: “Guía turística Villuercas Ibores Jara“. Edita APRODERVI, 166 páginas.

José M. Quero, Pablo Rivas, Leire Barriuso, Ferran Climent, Alberto Gil, Ángel Hernández, Javier López, Ana Ruiz y Alicia Serna (2013). “La red de geoparques españoles“. Quercus, 325, 38-48.

Pedro Muñoz Barco y Esperanza Martínez Flores (coordinadores) (2005): “Patrimonio Geológico de Extremadura: Geodiversidad y Lugares de Interés Geológico“. Edita Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente, Junta de Extremadura, 479 páginas.

Villuercas Ibores Jara: Página web del geoparque (enlace).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s