¿Qué hacer ante un terremoto?

Aunque no nos demos cuenta en realidad España es un país sísmicamente activo. No hay más que recordar el famoso terremoto de Lorca de 2011 (Mw 5.1) o la reciente crisis sísmica del mar de Alborán para ver que los terremotos no son algo ajeno algo en la península Ibérica. Pero por mucho que ambos casos hayan sido mediáticos y hayan impactado en mayor o menor medida en la sociedad, en ninguno de los dos casos tuvimos terremotos significativos, ya que solo uno de los producidos en el mar de Alborán superó la magnitud 6 (Mw 6.2), aunque al suceder a kilómetros de la costa apenas se apreció por la población. El terremoto de Lisboa de 1755 (Mw 8.5-9), o ya en el s. XX el terremoto de Dúrcal de 1954 (Mw 7.0), y el terremoto del cabo San Vicente de 1969 (Mw 7.8) nos recuerdan que cada cierto tiempo la península Ibérica se ve expuesta a terremotos relativamente grandes. Por ello siempre es importante saber qué hacer y qué no hacer ante un terremoto, y no solo porque los podamos vivir en nuestro país, sino porque nunca sabemos si en un viaje nos vamos a encontrar con un nuevo terremoto de magnitud 9.

lorca_2011
El terremoto de Lorca del 11 de mayo de 2011, con tan solo una magnitud 5, produjo importantes daños y la muerte de 9 personas (fuente: mayolcmc.blogspot.com.es).

Lo primero, estar preparado

Si se vive en una zona con elevado peligro sísmico (recordemos, probabilidad de que ocurra un terremoto de cierta importancia sin importar los daños que pueda causar), lo primero que se debe hacer es tener todo preparado para el momento en el que ocurra el sismo. Esto lo saben muy bien quienes viven en áreas como Japón o California, pero no estaría de más que en Andalucía también se empezara a tener en cuenta. En este sentido la premisa principal es que nunca sabemos en qué circunstancias nos pillará el terremoto, si en la cama dormidos o en el trabajo, si en la ducha o comiendo, y por ello hay que prever cualquier posible situación futura. Pero como no podemos tener todo nuestro entorno controlado, lo mínimo que podemos hacer es que, al menos en nuestra casa, tengamos tomadas una serie de medidas para el supuesto en el que el terremoto nos pille allí.

peligrosidad_sismica
Mapa de peligrosidad sísmica en el mundo. La península Ibérica se encuentra en el rango de baja a moderada (fuente: kavyton.herobo.com).

De esta forma, una de las cuestiones más importantes es tener almacenada agua embotellada y comida no perecedera. Esto es evidentemente de vital importancia, ya que si la casa se nos viene encima podríamos permanecer atrapados bajo los escombros durante días o semanas. En ese tiempo, en el que en muchos casos no podemos hacer otra cosa que esperar y luchar por sobrevivir, tener algo que llevarse a la boca o líquido disponible que nos mantenga hidratados son cuestiones cruciales si queremos salir con vida. También en este sentido puede ser importante tener un silbato a mano, ya que si hacemos señales sonoras mientras permanecemos enterrados estaremos advirtiendo de nuestra posición a los grupos de rescate, ya que muchas veces el problema a la hora de sacar a personas vivas de los escombros es el no se saber su localización exacta.

agua
El agua es imprescindible para la vida y también lo es para enfrentarse a un terremoto. Por ello es recomendable, si se vive en zonas con riesgo sísmico, tener siempre guardada agua embotellada.

Otro asunto que hay que considerar en nuestro hogar es el tener un botiquín de primeros auxilios preparado. Porque durante el terremoto puede ocurrir prácticamente cualquier cosa y no sabemos si nosotros, o alguien cercano, acabará herido, por lo que el botiquín será de gran ayuda en ese supuesto. En el mismo sentido también conviene tener linternas de dinamo a mano y una radio con pilas para estar informados de la situación y de las actuaciones y recomendaciones que lleve a cabo Protección Civil, saber dónde se instalan los campamentos de ayuda o saber dónde se encuentra el personal que nos pueda ayudar. También el Instituto Geográfico Nacional (IGN) aconseja en su página web saber cómo cortar el suministro de agua, luz y gas para evitar cortocircuitos e incendios, pero si estos se producen, también aconseja tener un extintor a mano para ser capaces de apagarlos antes de que la situación se haga más complicada.

campamento_ayuda
Imagen de un campamento de ayuda levantado para hacer frente a los daños producidos por un terremoto (imagen modificada de elciudadano.gob.ec).

Los simulacros son también una buena forma de mantenerse alerta de cara a un posible terremoto. En Japón se realiza un simulacro a gran escala todos los años el día uno de septiembre desde 1923, fecha muy importante en el país nipón por ser la fecha del gran terremoto de Kanto, que destruyó la ciudad de Yokohama y mató a más de cien mil personas. Con estos simulacros lo que se busca es que la población esté mentalmente preparada para una situación estresante como es la de vivir, y sobrevivir, a un terremoto. Gracias a ellos no solo naturalizamos nuestro comportamiento ante un evento de estas características, sino que también podremos saber cuáles son las zonas seguras y las salidas de emergencias de nuestro entorno, tanto de nuestra propia casa como de nuestro trabajo o, en caso de niños, del colegio.

simulacro_terremoto
En Japón se realizan simulacros de terremoto todos los años para que la población sepa qué hacer cuando ocurra uno (fuente: expansion.mx).

Durante el terremoto mantenerse protegido

Ahora ya nos ha pillado el terremoto y el pánico quiere abrirse paso por nuestro cuerpo. ¿Qué debemos hacer? Lo primero es mantener la calma y actuar de una manera lo más fría posible, para lo cual los simulacros que mencionamos antes son de gran ayuda. Además, debemos tener en cuenta que la sacudida del terreno durante un terremoto suele durar de decenas de segundos a unos pocos minutos, por lo que debemos ser rápidos en actuar para protegernos. Pero esto no es seguir una guía en la que siempre se hace lo mismo, ya que en función del lugar donde nos encontremos, si es en el interior de un edificio o en el exterior, de pie o conduciendo, hay que tomar una serie de medidas diferentes que veremos a continuación por separado.

Primero vamos a imaginar que el terremoto nos ha alcanzado estando en el interior de un edificio. En ese caso, bajo ninguna circunstancia hay que intentar salir de él. Una de las principales causas de muerte durante un terremoto es la caída de objetos de las fachadas de los edificios (macetas, cascotes, balcones…) cuando la gente trata de salir a la calle por miedo a quedar sepultados en caso de un derrumbe. Por tanto, si estamos dentro de un edificio deberemos superar el temor a que se nos venga encima el techo y permanecer en el interior. Pero no en cualquier sitio, evidentemente, ya que dentro también tenemos objetos que nos podrían caer encima, algo que se ve muy bien en el video de arriba. Por ello, si estamos en un interior lo mejor es intentar evitarlos, alejándonos de objetos móviles como libros, jarrones, lámparas, armarios, estanterías… y también de ventanas y espejos que podrían romperse. Pero si hay algo importante que hacer en el interior de un edificio durante un terremoto es seguir la técnica del ACA (Agacharse, Cubrirse y Agarrarse), ya que el mejor lugar para evitar la caída de cascotes del techo es meternos bajo una mesa o un escritorio. También puede ser una buena idea permanecer bajo el dintel de una puerta, como muchas veces se ha dicho, pero en este caso hay que tener en cuenta cómo es la construcción del edificio, ya que si el dintel está hecho de madera o de otro material frágil podría quebrarse y caernos encima. Por tanto lo mejor es cubrirse bajo una mesa, un asiento o similar, pero si no podemos porque no hay nada parecido a nuestro alrededor, entonces deberemos acuclillarnos y protegernos la cabeza con los brazos. Y si estamos en una silla de ruedas, deberemos frenarla en un lugar seguro y protegernos la cabeza con los brazos. Protegerse bien, y en especial protegerse la cabeza, es la clave de todo.

tecnica_aca
Cuando nos enfrentemos a un terremoto es recomendable seguir la técnica ACA (Agacharse-Cubrirse-Agarrarse).

Ahora que ya sabemos qué hacer si estamos en un interior vamos a ver el supuesto en el que nos encontremos fuera y no vamos en coche (eso lo veremos más adelante). En este caso lo más importante es ir a un espacio abierto, y cuanto más amplio mejor, por lo que las plazas suelen ser los lugares más adecuados. De esta forma evitamos que nos pueda caer algo encima, que repito es la principal causa de muerte durante los terremotos, y no hay más que ver la imagen siguiente para ver cómo quedaron los coches aparcados en Lorca, imaginaros si uno de esos bloque os cae encima (esa fue la causa de muerte de un par de personas en este terremoto). Y por favor, no os olvidéis de las farolas, los postes eléctricos, los cables o los árboles, que también se pueden venir abajo y caernos encima, por lo que no cualquier plaza nos va a servir, incluso las calles anchas podrían ser suficientes si permanecemos en el centro. Por el contrario, si el terremoto nos ha pillado en el exterior pero conduciendo, lo mejor será detener el vehículo en un lugar seguro, encender las luces de emergencia y permanecer en el interior hasta que todo haya pasado.

lorca_2011
Estado de la Avenida Juan Carlos I de Lorca después del terremoto de 2011. Como se puede ver, la mayoría de daños se localizan en las aceras como consecuencia de la caída de objetos de balcones y cornisas (autor: Claudio Álvarez)

No hacer locuras cuando todo parezca haber terminado

Hemos pasado unos minutos de gran tensión pero el terremoto ya parece haber terminado y hemos sobrevivido a él. ¿Estamos ya a salvo? No. Un terremoto, sobre todo uno de gran magnitud, va a venir acompañado de varias réplicas que pueden seguir siendo fuertes. Por tanto lo primero será estar atento a nuevos temblores y actuar como lo hemos hecho hasta el momento. En este caso, si no estamos heridos también podremos ayudar a los que sí lo están, utilizando nuestro botiquín, compartiendo nuestra comida y nuestro agua o avisando por el móvil a las autoridades (aunque lo mejor es no usarlo a menos que sea estrictamente necesario). Y por supuesto, si una persona parece herida de gravedad, no moverla bajo ninguna circunstancia salvo que tengamos conocimientos médicos para ello.

terremoto_ecuador_2016
Después de un terremoto el peligro no ha pasado. Por ello lo más adecuado es buscar un lugar seguro y permanecer en él para no obstaculizar los trabajos de rescate (imagen del terremoto de Ecuador de 2016 de publico.es).

Imaginemos que el terremoto ha ocurrido y nosotros hemos permanecido en el exterior, en el centro de una calle ancha o en medio de un espacio abierto sin árboles. A nuestro alrededor hay edificios muy dañados por el movimiento sísmico pero no se han caído y oímos a gente atrapada en su interior que pide ayuda. ¿Es correcto hacernos los héroes y entrar para ayudar a la gente? No si el edificio parece muy dañado, porque sería absurdo haber sobrevivido al terremoto para morir de forma estúpida después. Puede sonar egoísta y poco heroico, pero lo cierto es que en Primeros Auxilios, ya sea después de un terremoto, de un accidente de tráfico o rescatando a alguien que se está ahogando, lo cierto es que lo primero somos nosotros mismos, ya que si no actuamos con un mínimo de seguridad puede que muramos nosotros y a quien intentábamos salvar, no consiguiendo nada salvo la muerte de dos personas y no una. Pero dejando de lado los heroismos, ahora vamos a imaginar que estamos en el lado opuesto, que el terremoto se produjo estando nosotros dentro de un edificio que no se ha venido abajo. Durante el evento hemos seguido las indicaciones del apartado anterior, nos hemos cubierto bajo una mesa y ahora queremos salir. Si estamos en nuestra casa ha llegado el momento de utilizar los elementos que ya teníamos preparados para la situación que acabamos de vivir, por lo que es ahora cuando utilizaremos nuestras linternas de dinamo (nunca usar mecheros u otros fuegos porque no sabemos si hay escapes de gas) y escucharemos nuestra radio de pilas para saber qué nos aconsejan las autoridades oficiales. También será muy importante cortar el suministro eléctrico, de agua corriente y de gas para evitar cortocircuitos que puedan desencadenar incendios o apagarlos con el extintor si ya se han producido. Y si estamos en una planta alta, podremos utilizar las escaleras pero nunca los ascensores para bajar.

no_ascensor

Pero imaginemos que hemos tenido la mala suerte de quedar atrapados, que el edificio en el que estábamos se ha venido abajo y no hemos muerto en el derrumbe. En ese caso lo aconsejable es intentar no moverse y cubrirse la boca y la nariz. Si tuvimos suerte y tenemos nuestro silbato podremos utilizarlo para advertir de nuestra posición, pero nunca debemos gritar porque nos podemos asfixiar con el polvo que haya a nuestro alrededor, además de que podemos tener una cantidad de oxígeno determinada que nos conviene no consumir con demasiada rapidez. Y tranquilos, sino tuvimos suerte y no tenemos silbato no está todo perdido, ya que podemos golpear con un objeto para indicar nuestra posición. Pero repito, nada de gritos.

rescate_terremoto
Un bombero peruano en los trabajos de rescate tras el terremoto de Ecuador del 16 de abril de 2016 (autor: Christian Escobar Mora).

Así que ya sabéis. Si un día tenéis la mala suerte de tener que enfrentaros a un terremoto más o menos destructivo esto es lo que hay que hacer para tener más posibilidades de sobrevivir. Porque no olvidemos que la mayoría de muertes son debidas siempre a una mala actuación, en especial al hecho de que nuestro instinto es buscar refugio y mucha gente corre sin protegerse o sencillamente no se aleja de las fachadas de los edificios, pensando que colocarse bajo un balcón es una buena idea. Pero vosotros ya sabéis que lo primero es actuar de forma correcta durante, huyendo de cualquier edificio si estáis en el exterior o cubrirse si se está en un interior, y nunca hacernos los héroes después del evento. Si seguimos estas indicaciones es muy probable que salguemos con vida para contar nuestra experiencia a nuestros amigos y decir: «yo sobreviví a ese terremoto». Solo espero que esta entrada os sirva para ello.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s