Contextos geológicos españoles de relevancia internacional 9: El límite Cretácico-Paleógeno (K/Pg)

Cuando hablamos de la escala de tiempo geológica vimos que en geología el tiempo lo dividimos en diferentes unidades dentro de una jerarquía (eones, eras, periodos o sistemas, épocas o series y pisos), igual que en nuestra vida diaria lo dividimos en años, meses, semanas, días… La mayor diferente entre ambas divisiones es que mientras que un día son siempre 24 horas, en geología un periodo o sistema no dura siempre el mismo número de millones de años (Ma). Esto es debido a que nosotros utilizamos, para definir estas unidades, eventos que sean reconocibles por todo el globo y que nos puedan servir para marcar los límites con facilidad entre dos eras, entre dos eones o entre dos periodos. De esta forma podemos afirmar que todos los eventos que marcan el límite entre dos épocas o series tienen una relevancia menor que los eventos que separan dos eras, y estos a su vez son de menor importancia que los que separan dos eones. Precisamente en uno de estos límites entre eras, el que separa el Cretácico del Paleógeno, y por tanto el Mesozoico de los Dinosaurios del Cenozoico de los Mamíferos, es el que define el siguiente contexto geológico español de relevancia internacional.

chronoestratigraphy
La tabla cronoestratigráfica internacional es la base de la geología histórica, disciplina encargada de estudiar el pasado del planeta (fuente: stratigraphy.org)

Un límite entre dos eras

El evento principal que marca el paso del Mesozoico al Cenozoico, lo que conocemos como Límite K-Pg, es la gran extinción de finales del Cretácico. Este suceso tan traumático para la vida en el planeta, la tercera de las cinco mayores extinciones de la historia geológica, supuso la desaparición del 75% de las especies continentales y marinas que habitaban la Tierra en aquel entonces. Gracias a este suceso, el Límite K-Pg se puede reconocer muy bien por tres criterios: por la desaparición de numerosas especies, entre ellas todas las especies de dinosaurios no avianos, de ammonoideos, de mosasaurios y de pterosaurios (1); por la aparición de nuevas formas de foraminíferos que sustituyeron a las recientemente desaparecidas (2); y por la presencia de una capa oscura rica en iridio que nos indica la colisión de un asteroide contra la superficie del planeta hace 66 Ma (3). De estos tres criterios dos son bioestratigtráficos (hacen referencia a aparición y desaparición de formas de vida), pero lo que no tenemos en este límite, a diferencia de lo que ocurre en otros, son sucesos tectónicos importantes como pueden serlo las colisiones continentales, aunque como os podéis imaginar tampoco son necesarios.

dinosaur-extinction
El Límite K-Pg se identifica muy bien gracias a la colisión de un bólido con el planeta hace 65 millones de años (fuente: factoflife.net)

El estratotipo del Límite K-Pg, el lugar que es empleado como referencia en todo el planeta para marcarlo, se localiza en Túnez. Allí, en la Sección El Kef, se ha identificado gracias a una delgada capa amarillenta con evidencias de impacto que hay en la base de unas arcillas oscuras. Pero esta capa no solo aparece en esta sección, ya que también se ha identidicado en otras muchas partes del planeta, entre ellas en la Sección de Gubio, en Italia (imagen de abajo), donde fue identificada la capa rica en iridio como el resultado del impacto de un gran cuerpo rocoso con el planeta. En esta sección el límite se reconoce como una capa oscura que separa un material inferior más blanco (Cretácico) de un material superior más ocre (Paleógeno). Pero dado que en el planeta no todo es siempre igual, el Límite K-Pg tampoco lo es. De hecho se sabe que, según la localización, sobretodo en función de la distancia al lugar de impacto (en Yucatán) pero también de si el depósito donde aparece es material marino o continental, tiene unas características diferentes. Por ejemplo, en el Golfo de México los sedimentos están directamente relacionados con el impacto, con brechas de impacto, depósitos caóticos de material grosero que fue eyectado en el impacto y después se depositó, microtectitas o incluso depósitos turbidíticos relacionados con el tsunami que se produjo en el evento.

Gubbio.jpg
La Sección de Gubbio es el lugar donde fue identificado por primera vez el límite K-Pg (fuente: historyofgeology.fieldofscience.com)

El Límite K-Pg en España

La Península Ibérica es otro de los lugares del mundo donde podemos observar el Límite K-Pg con claridad. Por su excelente localización y buena accesibilidad, así por cumplir otros requisitos de continuidad sedimentaria y contenido en fósiles, dentro de España tenemos no solo uno sino tres lugares donde el Límite K-Pg es especialmente importante. En los tres los depósitos en los que lo encontramos son sedimentos marinos profundos, lógico si tenemos en cuenta que la mayor parte de la península estaba bajo el agua en el Cretácico superior (imagen de abajo), pero es que además tenemos un lugar de importancia en el que el Límite K-Pg aparece en sedimentos continentales, concretamente en lo que son actualmente los Pirineos Leridanos, que como podemos ver en las reconstrucciones paleogeográficas ya habían emergido hace 75 Ma.

Europe Cretaceous (75 Ma).jpg
Reconstrucción paleogeográfica de Europa durante el Cretácico (fuente: jan.ucc.nau.edu)

En Caravaca (Murcia) tenemos una de las secciones más completas del límite, con una sucesión continua de depósitos marinos hemipelágicos compuestos por margas y calizas margosas entre las que aparece un nivel de varios centímetros de espesor de arcillas de color gris oscuro. En la base de este nivel hay una capa milimétrica rojizo-amarillenta que marca el momento del impacto, el verdadero límite. Muy similar a Caravaca es la sección de Agost (Alicante), donde de nuevo encontramos una capa de arcillas grises de 10 cm de espesor que en su base contiene una delgada capa rojizo-amarillenta de 2 mm. Pero sin duda uno de los mejores lugares de España para ver el Límite K-Pg es Zumaia (Guipúzcoa), que por algo luchó por ser el estratotipo con El Kef. En este caso, que podemos ver dentro del geoparque de Costa Vasca, los depósitos son de nuevo facies marinas, margas marrones y grises con una capa de arcillas oscuras. Y por último vamos a ver el ejemplo continental que antes mencionamos, el que encontramos en Fontllonga (Lérida), donde el límite está identificado no por una capa especial sino por paleomagnetismo en una formación sedimentaria en la que son abundantes los restos de dinosaurios y donde tenemos además el primer registro europeo de mamíferos cenozoicos. No es casualidad que de nuevo estemos ante un punto dentro de uno de los geoparques españoles.

costa-vasca-k-pg
Imagen del Límite Cretácico-Paleógeno de Algorri, en el geoparque de Costa Vasca (fuente: ficha del LIG 43, el límite K-T de Zumaia)

¿Dónde encontrar los geosites de este contexto?

De los 215 geosites de la lista del IGME del año 2011, solo 3 forman parte de este contexto (nº116-118), pero no olvidemos que estamos hablando de algo especialmente anómalo a nivel global. Estos tres geosites son los ejemplos que hemos descrito más arriba que se encuentran en sedimentos marinos, ya que aunque Fontllonga sea importante, no está reconocido su límite como uno más de los que tenemos de este contexto geológico.

Geosites 9.jpg
Mapa de distribución de los principales geosites pertenecientes al noveno contexto geológico de relevancia internacional (modificado a partir de Vera et al., 2004)
  1. Límite Cretácico-Terciario de Caravaca
  2. Límite Cretácico-Terciario de Zumaya
  3. Límite Cretácico-Terciario de Agost

Bibliografía

Julivert, M.; Fontboté, J.M.; Ribeiro, A. y Conde, L. (1972): “Mapa tectónico de la Península Ibérica y Baleares E. 1:1.000.000”. Inst. Geol. Min. España, Madrid, 113 p.

Meléndez, A. y Molina, E. (2009): “The Cretaceous-Tertiary (KT) Boundary”. In: Spanish geological frameworks and geosites. An approach to Spanish geological heritage of international relevance (A. García-Cortés, Ed.), IGME, Madrid, 107-113.

Vera, J.A.; Barnolas, A; Bea, F.; Calvo, J.P.; Civis, J.; De Vicente,  G.; Fernández-Gianotti, J.; García-Cortés, A.; Pérez-Estaún, A.; Pujalte, V.; Rodríguez-Fernández, L.R.; Sopeña, A. y Tejero, R. (2004): “Introducción”. En: Geología de España (J.A. Vera, Ed.), SGE-IGME, Madrid, 1-17.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s