El Museo de la Falla, un pionero en Castilla y León

La geología, aunque siempre se da en los colegios e institutos como una especie de hermana menos atractiva de la biología, es en realidad una disciplina científica propia muy interesante que tiene mucho que decir en una gran cantidad de aspectos de nuestra vida cotidiana. Y por ello, igual que tenemos zoológicos en los que podemos ver animales exóticos o de lugares lejanos, también en geología tenemos instalaciones que nos muestran algunas de las peculiaridades geológicas de nuestro entorno. En esta entrada vamos a ver uno de estos lugares donde la geología adquiere gran importancia: el Museo de la Falla de Juzbado, un centro pionero en Castilla y León que fue visitado en el Geolodía15 de la provincia de Salamanca: Asómate al impresionante balcón de Duero/Douro (Arribes del Duero).

Museo de la Falla de Juzbado
El Museo de la Falla es el primer centro de interpretación exclusivamente geológico que hay en Castilla y León. Se encuentra en el municipio salmantino de Juzbado, a tan solo 22 km de la capital (fuente: museodelafalla.es)

Una falla sin rotura

Juzbado es un pequeño municipio de 166 habitantes (datos del Instituto Nacional de Estadística) que se localiza a unos 22 km al oeste de Salamanca por la carretera de Ledesma. Geológicamente el municipio se encuentra en el límite entre el macizo Ibérico y la cuenca Terciaria del Duero. Esta posición geoestratégica entre dos mundos geológicos tan diferentes es la causante de que en las proximidades del municipio tengamos una importante geodiversidad en cuanto a litologías, con granitoides diversos, rocas metamórficas (pizarras y cuarcitas) y algunas rocas sedimentarias (conglomerados y areniscas). Pero sin duda lo más importante que tenemos en Juzbado, al menos desde el punto de vista geológico, es la zona de cizalla de Juzbado-Penalva do Castelo (ZCJP), una de las estructuras tectónicas más importantes de toda la península Ibérica. Tal es su importancia que nos sirve para dividir internamente una de las zonas en las que se compone el macizo Ibérico.

Mapa geológico de Ledesma, Hoja 451
Esquema geológico de la región de Ledesma. En rojo se muestra la ubicación del municipio de Juzbado, a la derecha del mapa (fuente: Mapa del IGME 1:50.000 de Ledesma, Hoja 451).

Una zona de cizalla es un volumen de roca deformado esencialmente por esfuerzos de cizalla y limitado por rocas que no han sufrido deformación, por lo que suelen ser zonas fáciles de delimitar. En el caso de la ZCJP estamos ante una banda de 2-4 km de anchura y unos 160 km de longitud que atraviesa en dirección NE-SW la provincia de Salamanca, desplazando los dos labios unos 65 km. Y es que la falla principal, la falla de Juzbado, es una falla de desgarre sinistra en la que los dos bloques se movieron en sentido opuesto al de las agujas del reloj. Aunque su mayor peculiaridad reside en que estamos ante una falla sin rotura, de ahí que sea mejor hablar de zona de cizalla. Y para comprender esto pensemos en un chicle. Si está seco es relativamente fácil de romper, pero si está humedecido se estirará muchísimo antes de llegar a romperse. Eso mismo es lo que les ocurrió a los materiales afectados por la falla, en especial al granito de Juzbado, un leucogranito de dos micas (biotita y moscovita) que se encuentra en el interior de la banda de cizalla. En este cuerpo ígneo podemos ver cómo está intensamente deformado, con formas sigmoidales que dan lo que conocemos como estructuras S-C, resultado de microcizallamientos en los que podemos ver dos planos fácilmente diferenciables: los planos «C» (de cizallamiento) que indican la dirección de la cizalla y los planos «S» (de esquistosidad) que son perpendiculares a los esfuerzos compresivos que generaron la cizalla. Es gracias a ellos por lo que podemos saber que el movimiento de la deformación fue en sentido opuesto a las agujas del reloj y no al revés.

estructuras_SC
Ilustración de cómo son las estructuras S-C y cómo se ven en campo, comparando dos imagenes pero solo con una marcándolas (imagen tomada de la guía del Geolodía15 de la provincia de Salamanca).

Historia geológica de la zona

Los materiales más antiguos presentes en la zona en la que se ubica Juzbado corresponden al Precámbrico-Paleozoico. La historia por tanto empieza en lo que parece que fue un borde constructivo o divergente con una importante actividad magmática que muy pronto perdió importancia, pues en el Ordovícico-Silúrico lo que dominaba fue una sedimentación marina en la que se formaron las actuales cuarcitas y pizarras. Pero en el Carbonífero se produjo la orogenia Varisca, de manera que todos estos sedimentos marinos anteriores experimentaron una intensa deformación que se vio acompañada del desarrollo de una actividad plutónica importante que daría lugar a diferentes granitoides que actualmente podemos ver por toda la zona. Es en este momento, durante dicha orogenia, cuando se produjo la etapa tectónica de desgarre que dio lugar a la cizalla de Juzbado. En aquel entonces los granitos afectados se encontraban todavía cristalizando a unos 10-15 km de profundidad, por lo que eran bastante maleables, permitiendo que al producirse el movimiento de desgarre se estirasen como un chicle en lugar de romperse.

maqueta_paleozoico
Maqueta del Paleozoico en la que se muestra el emplazamiento de los magmas que darían lugar con el tiempo al granito de Juzbado (imagen modificada a partir de la cedida por el propio museo).

La orogenia Varisca es muy importante a nivel global porque con ella se formó Pangea en el Paleozoico. A partir de esta gran colisión continental la península Ibérica quedó en el centro del nuevo supercontinente, de manera que durante los próximos millones de años lo que dominó no fue la sedimentación sino la erosión. De hecho solo en las cuencas que se abrieron alrededor de la futura península durante la fragmentación de Pangea, ya en el Mesozoico, registraron una importante sedimentación. En el resto de la península lo que hubo fue sobre todo erosión, lo que facilitó la extrusión de los granitos que había en profundidad. En el caso de Juzbado, esos granitos que se habían estirado como un chicle.

maqueta_cenozoico
Maqueta del Cenozoico que representa el momento en el que vivieron los animales de la Sala de las Tortugas. El granito de Juzbado, formado a más de 10 km de profundidad, poco a poco iba acercándose a la superficie gracias a la erosión (imagen modificada a partir de la cedida por el propio museo).

A finales del Mesozoico y durante el Cenozoico se produjo una nueva orogenia de gran importancia: la orogenia Alpina. Esta orogenia plegó los terrenos de la península y dio lugar a los sistemas montañosos que tenemos en la actualidad (Pirineos, cordillera Cantábrica, sistema Central…). Ya en el Paleógeno, primer periodo del Cenozoico, la península Ibérica se encontraba en una posición subtropical y Juzbado era un área de suaves relieves y amplias vegas densamente vegetadas en las que habitaban animales cocodrilos corredores y otros animales, cuyos restos fósiles podemos visitar en la Sala de las Tortugas, en Salamanca. Bajo ellos los granitos seguían teniendo cada vez menos profundidad gracias a la erosión y a los movimientos tectónicos que seguían plegando la península y que ya en el Neógeno permitirían que el Proto-Duero alcanzase la cuenca del Duero, que pasó a tener al fin una salida al mar (este es también el origen de Arribes del Duero).

maqueta_actualidad
Maqueta de la situación actual de Juzbado. El granito, formado en su momento a 10-15 km d eprofundidad, ha logrado salir a superficie para dar los resaltos topográficos que hoy tenemos en la región (imagen modificada a partir de la cedida por el propio museo).

Y es así como llegamos a nuestros días. Los granitos que en su día se formaron a 10-15 km de profundidad y sufrieron intensas deformaciones de cizalla, hoy están en superficie gracias a la erosión sufrida por la región durante millones de años. En la actualidad el granito de Juzbado no solo es la roca sobre la que se asienta buena parte del municipio, es también el responsable de algunos de los resaltes topográficos más importantes del entorno, que se vuelven todavía más llamativos cuando son comparados con las fértiles tierras que hay en la ribera del río Tormes, que discurre a los pies del propio granito. Así, 300 millones de años de historia geológica configuran un paisaje que hoy en día podemos disfrutar, con excelentes vistas de la llanura de inundación del Tormes y de unos escarpes que, aunque no demasiado grandes, sí que encierran muchos secretos que contarnos.

El museo de la Falla

El Museo de la Falla es en realidad un centro de interpretación del paisaje y la geología centrado en la zona de cizalla de Juzbado-Penalva do Castelo. El museo se encuentra en el borde mismo de la falla y abrió sus puertas por primera vez en 2013, con maquetas y paneles explicativos muy didácticos y sencillos. Las instalaciones del museo están divididas en cuatro áreas temáticas diferentes. En El paisaje desvela el pasado se explica cuál ha sido la evolución geológica de la región en la que actualmente se encuentra Juzbado, empleando para ello tres maquetas muy completas que hacen un recorrido por todo el Fanerozoico. El área Consulta y profundiza se aborda el mundo de la geología, explicando cuáles son las herramientas de un geólogo y otras cuestiones que podemos considerar de curiosidad acerca de nuestra profesión. El tercer área es Geodiversidad por conocer, que sirve para aprender algunas cosas básicas de geología, como los tipos de fallas y las características y diferencias entre algunas de las litologías que hay en la zona (granitos y pizarras). Por último está Una ventana a la falla, que es un mirador que hay en la parte posterior del museo, desde donde se puede disfrutar de unas excelentes vistas del Río Tormes. A todo ello hay que añadir que, con la colaboración de la gente del municipio, han rodado un cortometraje que, a modo de documental de ficción nos explica cómo fue descubierta la falla por los profesores Figuerola y Parga en 1968 y qué es la zona de cizalla de Juzbado-Penalva do Castelo. Además hay una ruta de senderismo que recorre la zona del granito deformado a la que han llamado la senda de los Bruños, ideal para dar una vuelta por la zona y conocer de primera mano sus peculiaridades geológicas.

museo_falla2
El edificio del Museo de la Falla cuenta con dos plantas, en la superior se pueden ver maquetas que explican los tipos de fallas que existen junto a un mapa geológico a gran escala de todo el terreno afectado por la zona de cizalla (imagen cedida por el propio museo).

Si queréis saber más sobre este proyecto de divulgación geológica, el primero de Castilla y León (esperemos que no el último) os animo a que os acerquéis al pueblo, disfrutéis de sus actividades culturales y paséis un buen día en un entorno ideal para desconectar. Aunque también podéis entrar en la pagína oficial del Ayuntamiento de Juzbado o en el blog del propio museo. Porque la geología es mucho más que piedras.

Bibliografía

Antonio Martínez Graña; José Ángel González Delgado; Mariano Yenes Ortega; Miguel López Plaza; José Luis Goy; Gaspar Alonso Gavilán; Gabriel Santos Delgado; Begoña Fernández Macarro; F. Javier López Moro; Jerónimo Jablonski; Mikel Echevarría Astorquiza y Ester Lobo Prieto (2015): “Asómate al impresionante balcón del Duero/Douro (Arribes del Duero)“. Geolodía15 de la provincia de Salamanca, Sociedad  Geológica de España.

García de Figuerola, L.C. y Parga, R. (1968): “Sobre los ortoneises de Traguntia-Juzbado (Salamanca) y su significación tectónica“. Acta Geológica hispánica, t. III, Nº3, 69-72.

Gutiérrez-Alonso, G; Collins, A. S.; Fernández-Suárez, J.; Pastor-Galán, P.; González-Clavijo, E.; Jourdan, F.; Weil, A.B.; Johnston, S.T. (2015): “Dating of lithospheric buckling: 40Ar/39Ar ages of syn-orocline strike–slip shear zones in northwestern Iberia“. Tectonophysics, 643, 44-54.

Jiménez Ontiveros, P. y Hernández Enrile, J.L. (1983): “Rocas miloníticas indicadoras de la deformación progresiva en la Zona de Cizalla Hercínica de Juzbado-Penalva do Castelo“. Studia Geológica Salmanticense, XVIII, 139-158.

Villar, P.; Díez Montes, A.; Mediavilla, R.; Sanz Santos, M.A.: “Memoria explicativa del Mapa Geológico de España 1:50.000, Hoja 451: Ledesma“. Instituto Geológico y Minero de España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s