Sierras Subbéticas: un mundo marino en las montañas

El tercero de los geoparques españoles que vamos a ver, el segundo de Andalucía (la principal comunidad autónoma en geoturismo de España), fue declarado como tal en 2006. Y aunque en ese mismo año fueron declarados dos geoparques españoles más (Cabo de Gata-Níjar y Sobarbe), las Sierras Subbéticas lo podemos considerar el tercero por ostentar el Nº 24 de la Red Europea de Geoparques (EGN), aunque en realidad es el cuarto de la Red Global de Geoparques (GGN) al tener en este caso el Nº 43.

Geoparque 3.jpg
Mapa de los geoparques que componen la Red Europea de Geoparques indicando con un círculo la localización de las Sierras Subbéticas (fuente: europeangeoparks.org)

El Geoparque de las Sierras Subbéticas se encuentra geológicamente en las Zonas Externas de la Cordillera Bética (ver Las sucesiones mesozoicas de las cordilleras Bética e Ibérica), en un territorio montañoso situado al sur de la Provincia de Córdoba, en el corazón mismo del orógeno. Pero el origen de los materiales que las constituyen, como veremos mayoritariamente carbonatados, no se formaron a estas altitudes, sino que lo hicieron en el fondo de un mar que durante el Mesozoico y el Paleógeno se encontraba entre el continente de Iberia y dos continentes que había más al sur: el continente Mesomediterráneo y África. Pero antes de hablar de la historia geológica del geoparque quiero recordar que no todo es geología en los geoparques, que no olvidemos que no son una figura de protección sino un modelo de desarrollo socioeconómico, por lo que en muchos de ellos (y las Sierras Subbéticas no es una excepción) tenemos varias figuras de protección anteriores a la declaración del geoparque. En este caso la región es Parque Natural desde 1988, tiene áreas declaradas de especial protección de aves (Z.E.P.A.) desde 2003 y es Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2000, además de estar incluido en la Nava Alta de Cabra y el Navazuelo, del Inventario de Humedales Andaluces. Todas estas figuras de protección recuerdan que los geoparques son por lo general áreas de un alto valor natural, no solo geológico, con un gran potencial turístico que en el caso de las Sierras Subbéticas ha sido bien aprovechado al ser el lugar elegido como destino para TODOS los geolodías de la Provincia de Córdoba desde que surgió la iniciativa a nivel nacional en 2010.

Subbéticas mapa.jpg
Mapa geológico esquemático de la Cordillera Bética, indicando la posición del geoparque dentro del sistema montañoso (obtenido del folleto de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía)

Breve historia geológica del geoparque

Aunque las regiones declaradas geoparques tengan un gran valor turísticos, sobretodo paisajístico, no debemos olvidar que uno de sus objetivos es dar a conocer el patrimonio geológico, para una vez conocido poder emplearlo como impulso económico de la región. Por tanto, y dado que en este blog hablamos mayoritariamente de geología, este apartado no lo podíamos olvidar.

Subbéticas geología.jpg
Mapa geológico simplificado del geoparque de Sierras Subbéticas, indicando los lugares de más interés del mismo (obtenido del folleto de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía)

Los materiales geológicos de las Sierras Subbéticas corresponden con los depósitos que durante más de 200 millones de años, desde el Triásico hasta el Oligoceno, se sedimentaron en una de las cuencas marinas asociadas con el rifting de Pangea que bordearon el continente de Iberia. Y es que, como ya vimos en el contexto de Las sucesiones mesozoicas de las cordilleras Bética e Ibérica, durante el Mesozoico una lengua del océano Tetis avanzó de este a oeste y abrió una cuenca marina al sur que separó Iberia del microcontinente Mesomediterráneo. De esta manera, en las Sierras Subbéticas asistimos a una gran diversidad de materiales sedimentarios que atestiguan ese complejo momento tectónico que vivió la región, con sedimentos continentales o con ligera influencia marina que procedían de la erosión del continente durante el Triásico y depósitos marinos (en su mayoría carbonatados) que se depositaron en una cuenca con márgenes pasivos que empezó a cerrarse a finales del Cretácico. Ya en el Neógeno los movimientos tectónicos de las placa Africana, Mesomediterránea, Ibérica y Europea afectaron a estos sedimentos marinos, que en el Mioceno empezaron a ser desplazados, deformados, fracturados, apilados y por último levantados como consecuencia de la aproximación y colisión de la placa Africana con la placa Ibérica. A partir de este momento, y hasta la actualidad, la región actuó en dos sentidos: por un lado se desarrolló una cuenca de antepaís al norte, la actual Cuenca del Guadalquivir, pero por otro lado la elevación continuó para dar lugar a la actual Cordillera Bética, la más alta de la península y cuyos materiales se erosionan constantemente y acaban siendo transportados y depositados en la cuenca o en el Golfo de Cádiz.

Subbéticas reconstrucción.jpg
Reconstrucción paleogeográfica de los terrenos que forman el geoparque durante el Cretácico (obtenido del folleto de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía)

Lugares y puntos de interés (geosites)

En las Sierras Subbéticas se conserva muy bien una gran cantidad de vestigios de esta compleja historia geológica relacionada primero con un proceso de rifting y después con un orógeno de colisión. Por un lado tenemos las series sedimentarias del Jurásico y el Cretácico (los depósitos del Triásico al ser continentales no alcanzan grandes espesores), muy bien conservadas y con una abundancia de fósiles de ammonites que las hacen únicas, la denominada Facies Ammonítico Rosso. Estos organismos fueron moluscos cefalópodos marinos, como los actuales calamares, pulpos o nautiloideos, que no solo tienen un gran valor turístico (pueden ser muy espectaculares como el de la imagen de abajo) sino que también son muy usados en bioestratigrafía. En otras palabras, las series sedimentarias carbonatadas del Jurásico y el Cretácico, dado que estos organismos se extinguieron en el Límite K-Pg (noveno contexto geológico), nos aportan una valiosísima información acerca del medio marino que se desarrolló en esta región durante buena parte del Mesozoico, con unas dataciones muy precisas gracias a estos moluscos cefalópodos de concha externa.

Subbéticas Ammonites.jpg
Reconstrucción de un ammonites gigante en la entrada del Centro de Visitantes de Santa Rita (fuente: dinoastur.com)

Otro de los puntos de gran interés de las Sierras Subbéticas es el hecho de que la mayoría de materiales son carbonatos. Este tipo de materiales son relativamente fáciles de disolver por el agua y definen el típico paisaje kárstico, con dolinas y poljes en superficie y numerosas cuevas, cavernas y simas, en algunos casos con aguas subterráneas asociadas, en profundidad. De hecho en la comarca en la que se encuentra el geoparque se han inventariado cerca de 700 cuevas y simas, muchas de ellas con espeleotemas (estalactitas y estalagmitas, entre otros elementos) de gran belleza. Y como es habitual, en muchas de estas cuevas, como la Cueva de los Murciélagos (imagen de abajo), tenemos además restos arqueológico desde tiempos prehistóricos que añaden aún más valor a esta parte del geoparque de gran belleza.

Cueva de los Murciélagos.jpg
Imagen del interior de la Cueva de los Murciélagos, con los habituales espeleotemas habituales en este tipo de cuevas kársticas (Javier Navarro, 2008)

A los numerosos geosites del geoparque, de entre los que destacan los que hemos visto arriba (aunque hay otros lugares que destacan por sus increíbles vistas), hay que añadir las numerosas rutas de senderismo que lo recorren y las infraestructuras que, con el objetivo de difundir la importancia que tiene el patrimonio geológico, se han levantado. En este sentido destacan tres centros de gran valor turístico y divulgativo: el Centro de visitantes de Santa Rita (abajo), con una completa exposición que explica todo lo que tenemos en el geoparque; el Ecomuseo de los Murciélagos, cerca de la cueva del mismo nombre y donde se hace un interesante repaso sobre el origen del entramado de cuevas subterráneas que hay en el seno de los carbonatos mesozoicos; y el Jardín Micológico, el primero de Europa, con salas de interpretación y un jardín en el que están recreados los principales hábitats de Andalucía.

Centro de Visitantes de Santa Rita.jpg
Interior del Centro de Visitantes de Santa Rita, una de las instalaciones destacadas del geoparque (fuente: juntadeandalucia.es)

Como podemos ver, el geoparque de las Sierras Subbéticas es mucho más que geología. En la página oficial del geoparque tenéis mucha más información que la que os he dejado aquí, un simple y breve resumen con el que os animo a visitarlo. Porque recordad que el paisaje también es geología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s