Cuidado con la ola

Hasta no hace mucho tiempo los tsunamis eran sucesos desconocidos que apenas preocupaban a la sociedad. Pero en los últimos años esa situación ha cambiado, en especial tras los devastadores tsunamis de Banda Aceh (2004) y Fukushima (2011), ambos consecuencia directa de alguno de los mayores terremotos del último siglo. Y es que, los conociéramos o no, lo cierto es que muchas veces los daños producidos por un terremoto no proceden del movimiento sísmico propiamente dicho, sino de otros fenómenos naturales que, como los tsunamis, vienen con ellos. En esta entrada vamos a hacer un breve resumen al cine de tsunamis, tratando cuáles son sus principales tópicos y qué películas destacan por sus aciertos o por sus errores.

lo_imposible
Lo imposible (J.A. Bayona, 2012) es una película española que ganó varios premios Goya y tuvo incluso una nominación a los Óscar. Su historia, basada en las vivencias de la propia coguionista, nos muestra cómo fue el devastador tsunami de Banda Aceh de 2004.

Realidad y ficción en los tsunamis

Un tsunami es una gran ola que extraordinaria y de origen infrecuente que cuando se produce es capaz de adentrarse varios kilómetros tierra adentro y arrasar con todo lo que encuentra a su paso. Aunque siempre asociamos los tsunamis con los terremotos, lo cierto es que también pueden producirse por otros fenómenos naturales, en especial por grandes deslizamientos del terreno, como por ejemplo los que experimentaron las islas Canarias en el pasado, o por el impacto de un bólido en el mar, algo relativamente habitual en el cine de impactos. No obstante todo tsunami crece en altura a medida que la profundidad del fondo va disminuyendo, motivo por el que en altamar no suponen nunca un riesgo mientras que en las zonas costeras alcanzan alturas inusuales.

Si nos centramos en los tsunamis de origen sísmico, hay que tener en cuenta que no todos los terremotos pueden producir un tsunami, ya que para ello es imprescindible que se cumplan tres requisitos: que el epicentro esté en el mar, que la falla que lo genera tenga un movimiento en la vertical (las fallas de desgarre no pueden generar tsunamis) y que ese movimiento aflore a la superficie del fondo oceánico. Si uno de estos tres puntos no se cumple no habrá un tsunami, pero como solemos tardar tiempo en saber qué tipo de falla ha generado un terremoto lo más prudente es que se active la alerta siempre que se produzca un terremoto de cierta magnitud en el mar y en una región donde dominan las fallas normales o inversas (ver Las «piedras» se doblan).

sanandres_tsunami
Muchas veces en el cine aparecen tsunamis tras terremotos que no cumplen los requisitos necesarios para generarlos. Eso es lo que encontramos en la película San Andrés (Brad Peyton, 2015), donde el complejo de fallas de San Andrés, transcurrente, genera un enorme tsunami que llega a San Francisco.

Aldedor de la figura de los tsunamis hay muchas creencias populares y no todas son ciertas. Entre las que sí lo son está el que, efectivamente, antes de que un tsunami llegue a una región el mar parece retroceder. Esto es debido a que en un tsunami el mar no crece ni aumenta de volumen, por lo que si estas enormes olas acumulan mucha agua de algún sitio la tienen que coger. En el lado opuesto está la imagen que tenemos de cómo es un tsunami, que en realidad no se corresponde con la realidad. Y es que los tsunamis solo son masas de agua que irrumpen en la costa y arrasan con todo lo que encuentran a su paso, no enormes olas de decenas de metros de altura, que es lo que solemos ver en el cine.

tohoku_2011
El terremoto de Tohoku de 2011, más conocido como el terremoto de Fukushima, generó un tsunami que asoló la costa de Japón y llegó incluso a la Antártida (fuente: experiencejapan.ie).

habituales pero no protagonistas

Los tsunamis son relativamente frecuentes en el cine, aunque no como los verdaderos protagonistas. Porque mientras que los volcanes sí son el eje central de las películas sobre erupciones y los terremotos los auténticos protagonistas de las películas de terremotos, en el caso de los tsunamis no hay exactamente un cine de tsunamis. Lo que solemos encontrar son películas sobre otros fenómenos naturales en los que un tsunami aparece como consecuencia directa para dar más dramatismo en algún momento dado. Eso es lo que encontramos en San Andrés (Brad Peyton, 2015) con el terremoto que es el auténtico protagonista, en Deep Impact (Mimi Lleder, 1998) con el impacto de un cometa en el Atlántico o en Pompeya (Paul W.S. Anderson, 2014) con una erupción volcánica. Por eso, si descartamos todos esos films en los que el tsunami es consecuencia del suceso principal, descubriremos que muy pocas películas tienen un tsunami como elemento principal. Entre las que sí lo tienen hay tanto dramas centrados en sucesos reales, como es el caso de Lo imposible (J.A. Bayona, 2012), hasta películas al más puro estilo del cine de catástrofes, como ocurre con Poseidón (Wolfgang Petersen, 2006).

deep_impact_tsunami
En las películas de impactos de cometas o asteroides es común encontrar alguna escena en la que un tsunami arrasa con alguna ciudad. Eso es lo que ocurre por ejemplo en Deep Impact (Mimi Leder, 1998), donde vemos un tsunami asolando Nueva York.

Dentro de las películas con tsunamis tenemos también varios tópicos que se suelen cumplir y que vienen heredados del cine de catástrofes de los años 70’s. Como no podía ser de otro modo tenemos al héroe que tiene que adentrarse en la destrucción para buscar a sus familiares y que muchas veces es el protagonista. También es un habitual el científico (geólogo o sismólogo) que advierte de la amenaza y cuyas advertencias caen en saco roto. Incluso a veces nos vamos a encontrar también con los gobernantes que ignoran la amenaza cuando ya es demasiado tarde y que acaban siendo víctimas de sus propios errores o egoísmo. Todos estos tópicos, junto con la exageración de la realidad para darle mayor espectacularidad al suceso, son habituales en el cine de tsunamis porque este tipo de películas bebe directamente del cine de terremotos.

2012_tsunami
En 2012 (Roland Emmerich, 2009) un inmenso y desproporcionado tsunami alcanza incluso el propio Himalaya. Se trata de un claro ejemplo de exageración en una película cuyo rigor científico brilla por su ausencia.

Como muestra de lo visto en esta entrada os dejo tres videos de tres tsunamis que encontramos en tres películas diferentes. El primero es la digna recreación que se hace en Lo imposible (J.A. Bayona, 2012) de cómo debió ser el tsunami de Banda Aceh de 2004, en mi opinión uno de los mejores tsunamis del cine. El segundo es el incomprensible tsunami que encontramos en El día de mañana (Roland Emmerich, 2004), con un origen que no termino de comprender por muchas vueltas que le dé (¿el nivel del mar ha generado un tsunami?). El tercero es la descarada exageración que vemos en la chapucera, desde el punto de vista científico, 2012 (Roland Emmerich, 2009), un verdadero despropósito del cine de catástrofes en el que una enorme ola alcanza el Tíbet y el mar acaba por llegar hasta el mismísimo Everest.

Conclusiones

El cine de tsunamis es relativamente joven y eso se traduce en un menor número de tópicos propios, aunque los que son habituales en el cine de catástrofes naturales se repiten prácticamente paso a paso. Si nos fijamos en el tipo de película, no hay un rasgo general que se repite. En muchos casos los tsunamis aparecen en películas de otras catástrofes naturales, por lo general sobre algún terremoto, aunque también las hay en las que el tsunami es la clave. Porque los tsunamis, aun siendo algo que ha impactado a la sociedad hace relativo poco tiempo, el impacto que ha generado es inmenso y muy rápido ha trascendido al mundo del cine.

Un comentario sobre “Cuidado con la ola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s