La eterna lucha entre el conocimiento y el desconocimiento. ¿Qué son las pseudociencias?

Una vez un sabio dijo algo así como que «el saber empieza por conocer hasta dónde llega nuestro conocimiento». Esta frase, muy en la línea de otra mucho más conocida de Sócrates («Solo sé que no sé nada»), viene a decir que el sabio es el que conoce sus propias limitaciones, ya sean intelecuales, de conocimientos o de cualquier otro tipo. Por desgracia esta cuestión tan importante en demasiadas ocasiones no se tiene en cuenta, y eso es muy grave en la sociedad sobreinformada en la que vivimos. Y es que hoy en día, gracias a internet, cualquiera puede acceder a cualquier tipo de información, pero es muy importante saber separar el grano de la paja, la información real y contrastada de la desinformación y las llamadas fake news. Porque internet es un arma de doble filo al ser a un tiempo una magnífica herrmienta y el ideal caldo de cultivo para la superstición, la ignorancia y el desconocimiento. Internet es la gran herramienta que tienen hoy en días las pseudociencias para prosperar, aunque no la única. En esta entrada vamos a tratar de explicar en qué consiste la ciencia y qué es lo que la diferencia de las llamadas pseudociencias.

alien
Los «amigos» de los aliens definen una de las creencias pseudocientíficas más conocidas y más aceptadas, la no probada existencia de vida inteligencia más allá de la Tierra.

El método científico, la base de toda ciencia

La ciencia es un conjunto de disciplinas que se basan en algo tan sencillo como la observación del mundo que nos rodea. Los científicos observamos y analizamos, proponemos hipótesis que traten de explicar lo observado y por último ponemos a prueba dichas hipótesis mediante la experimentación. No una sola vez sino decenas o cientos de ellas, ya que somos conscientes de que las casualidades y los errores existen. Si las hipótesis que proponemos parecen correctas, entonces pasamos a tener una teoría o una ley, pero si no son correctas habrá que seguir trabajando hasta encontrar la que encaje. Hipótesis y teoría no son por tanto sinónimos, sino dos partes muy importantes del llamado métido científico, que es la serie de pasos que toda ciencia sigue para poder avanzar. Este método está muy bien explicado en el llamado círculo de Wallace, creado por Walter Wallaca.

metodo_cientifico
El círculo de Wallace es un esquema circular que se emplea para explicar, de una manera sencilla, cómo funciona el método científico (fuente: sites.google.com).

El método científico consta de cuatro pasos que son observación, formulación de hipótesis, experimentación y aceptación como teoría o ley, y aunque el tercero es el que todos solemos asociar con la palabra ciencia, en realidad todos son igual de importantes dentro del método. El motivo de que relacionemos sobre todo uno de los puntos es porque de manera general, cuando oímos la palabra «científico», a todos nos viene la imagen de un hombre experimentando con productos químicos. Esa idea seguramente venga del alquimista medieval, sin duda precursor del actual químico, y posteriormente haya sido potenciada por el cine. Pero no todos los científicos somos químicos, ni si quiera todos trabajamos en laboratorios con aparatos sofisticados, ya que no debemos olvidar que también somos científicos los geólogos, los físicos, los biólogos… En otras palabras, todo aquel que siga el método científico a la hora de trabajar ha de ser considerado como un científico, y toda disciplina que se apoye en dicho método como ciencia. Por ello la siguiente pregunta que hay que plantearse es ¿todo lo que la sociedad considera ciencia lo es de verdad? La respuesta es NO.

toma_muestras
La toma de muestras, es decir, la recopilación de datos (observación), es la primera parte del método científico y es de gran importancia (imagen tomada de j3corp.net).

Las ciencias no científicas

Ahora que hemos visto cómo funciona el método científico podemos utilizarlo para determinar si una disciplina es ciencia o no. Sin duda aporta un gran rigor y además es una herramienta objetiva con la que marcar la línea que define este concepto, pero nada es tan sencillo. De hecho, vamos a ponerlo a prueba con dos ejemplos. Cuando vamos al médico normalmente éste actúa como un científico aunque no lo creamos, ya que observa nuestra dolencia, plantea una hipótesis que después intenta confirmar mediante radiografías, análisis de sangre, etc. Si la hipótesis es acertada entonces ya tiene un diagnóstico y actuará en consecuencia, recetando un medicamento o advirtiéndonos de lo que debemos y lo que no debemos hacer a partir de ese momento. Pero si los datos no avalan su hipótesis lo normal es que el médico busque otra explicación, pida nuevas pruebas que le ayuden a encontrarla o sencillamente plantea otra hipótesis que parezca amoldarse mejor a los síntomas. Es decir, los médicos son científicos, aunque prácticamente nunca los consideramos como tal.

ciencia_medica
La medicina en muchos casos actúa como una ciencia a pesar de que no la solemos considerar como tal (fuente: emaze.com).

No todo lo que parece ciencia realmente lo es, o al menos no siempre sigue el métido científico. Por ejemplo, existen algunas disciplinas científicas que son en realidad ramas de una auténtica ciencia pero que se han apartado del método científico como forma de trabajo. Algunas de ellas se han alejado tanto que, en mi opinión, podríamos incluso dejar de considerarlas como ciencias. El mejor ejemplo para mí son los físicos teóricos, que tratan temas muy interesantes y que a veces proponen sus hipótesis a partir de observaciones, aunque por el momento nos resultan imposibles de demostrar o refutar. Estos investigadores son sin duda verdaderos científicos que también utilizan el método científico, en un campo tan complejo como es el de la física teórica. Pero en otras ocasiones estos especialistas no observan el universo, sino que se dedican a hacer cálculos matemáticos que solo tienen en cuenta las leyes que conocemos del universo, pero sin tener en cuenta la propia naturaleza. Algunos de ellos incluso no dudan en “inventar” variables inexistentes simplemente porque así el mundo se amolda mejor a lo que ellos proponen. Estos físicos teóricos no siguen exactamente el método científico y en ocasiones rozan lo acientífico, ya que no parten de observaciones y sus explicaciones siempre se basan exclusivamente en las matemáticas. En ese caso, a veces los físicos teóricos cruzan una línea invisible que los acerca más a la astrología (pseudociencia) que a la astronomía (ciencia). No todo lo que parece ciencia lo es siempre.

agujero_negro
La fisica teórica está en el límite de lo que es ciencia y lo que no (ilustración de un agujero negro tomada de buzpost.com)

 Las pseudociencias, el poder del autoengaño

Llegamos a la parte más importante de la entrada. ¿Qué es una pseudociencia? Creo que la mejor definición es la que dice que una pseudociencia es un conjunto de prácticas, CREENCIAS, conocimientos y metodologías que no siguen el método científico y que aun así reclaman su lugar como ciencia, a pesar de no tener ningún rigor. Como ya hemos visto antes, para demostrar una hipótesis necesitamos experimentar mucho, ya que es importante tener de una forma estadística un aval de que esa hipótesis es correcta. Pero las pseudociencias no trabajan así, sino que con una vez que se produzca la respuesta esperada, y todos sabemos que el universo está lleno de «casualidades», es suficiente para que se considere como una norma que siempre se cumple. Esto en el pasado tenía gran aceptación y no debería seguir teniéndola en la actualidad, pero lo cierto es que las pseudociencias hoy en día son mucho más seguidas de lo que puede parecer a simple vista. Y a veces las seguimos sin saber que lo son.

ciencia_pseudociencia
Una de las principales diferencias entre las ciencias y las pseudociencias es que las primeras buscan conclusiones a partir de evidencias y las segundas inventan una realidad a partir de unas conclusiones preconcebidas (imagen tomada de taringa.net).

Las pseudociencias son el resultado de la necesidad del ser humano de tener una respuesta a todo enigma. Estamos hablando de un claro reflejo de las carencias de la sociedad, que quiere que las cosas sean simples y siempre tengan un final feliz. ¿Que una enfermedad no tiene cura? Una pseudoterapia surgirá para estafar a los más crédulos y hacerles creer que existe un elixir milagroso que les salvará. En el pasado se buscaba la inmortalidad, ahora se usan productos para que no se caiga el pelo, para no envejecer, para adelgazar en pocos días….  Son diferentes y variados ejemplos, pero el mecanismo es siempre el mismo: dar lo que la ciencia no puede dar, muchas de las veces porque sencillamente es imposible aunque otras porque aún no se ha avanzado lo suficiente. Las pseudociencias en realidad tienen mucho de venta y poco de ciencia. Se basan en la charlatanería y la estafa, en conocimientos tradicionales que en la mayoría de casos tienen una base incorrecta o ligeramente acertada, pero que ha sido tan manipulada que ya poco queda de verdad en ella.

elixir_milagroso

Para que una pseudociencia prospere en una sociedad se necesitan dos cuestiones muy importantes. La primera es la ignorancia de la sociedad sobre un tema, que permitirá la existencia de potenciales consumidores para el producto que ofrece. Pero no estoy hablando de gente con pocos estudios, ya que como dijimos al principio, el primer paso hacia la sabiduría es conocer cuáles son nuestras limitaciones. Porque resulta que, casualmente o no, los principales consumidores de productos y remedios pseudocientíficos son personas con altos niveles académicos, licenciados, diplomados, doctorados… Parece algo contradictorio, pero yo creo que la explicación es sencillamente triste: la gente, por el simple hecho de tener estudios, tienden a creer que son más inteligentes y que no serán engañados. Pero precisamente esa falsa superioridad es la que les lleva a ser las víctimas idóneas para las pseudociencias y las pseudoterapias. La segunda cuestión que estas disciplinas necesitan para prosperar en las sociedades actuales es la falta de contacto con la realidad de lo que proponen, ya que de esta manera se asegurarán de que sus principios no podrán ser refutados ni demostrados como falsos, aunque en realidad tampoco (y jamás ocurre) podrán ser demostrados como ciertos. Porque aunque las pseudociencias se apoyen en esta idea, la falta de pruebas en contra no convierte a algo en verdad.

cuarto_milenio
Cuarto Milenio es uno de los programas de televisión que más ha hecho en favor de las pseudociencias en este país (imagen tomada de Libertad Digital).

Las pseudociencias en la actualidad

El problema de las pseudociencias en las sociedades actuales es uno de los graves problema a los que nos enfrentamos, aunque casi nadie lo ve así. Es cierto que muchas pseudociencias son residuales y la gente apenas se las toma en serio, pero hay otras, especialmente pseudoterapias, que gozan de una gran aceptación social. Y eso es muy peligroso, sobre todo porque su aceptación se basa en que la mayoría de la gente no las considera como lo que son: timos y mentiras. Y para que sepáis a qué me refiero os voy a poner tres ejemplos. Seguro que la mayoría recordaréis a cierta presentadora de televisión que hace poco hizo extrañas reflexiones sobre si se debería permitir que un criminal done órganos por miedo a que su «alma» pase a la persona que reciba dicha donación. Esa creencia es un pensamiento pseudocientífico que carece por completo de una base científica. De hecho yo diría que entra dentro del esoterismo, ya que el alma, al margen de lo que una pueda o no creer por su religión, es algo de lo que no hay evidencia empírica alguna. También es un pensamiento pseudocientífico la peligrosa creencia de que las vacunas son negativas y de que a los niños no hay que vacunarlos, una creencia que es responsable de numerosas muertes de niños al año, como la que tristemente ocurrió hace poco en Cataluña. Si uno dice afirmaciones de este tipo en un entorno donde nadie tiene los conocimientos mínimos para contradecirle, es normal que se puedan llegar a considerar como ciertas. Pero si hablas de aromaterpia o de los problemas de las vacunas ante un médico seguro que provocarás que éste tuerza el gesto; si hablas de criaturas mitológicas o de los aliens como los seres que están detrás de algunos sucesos (Tunguska por ejemplo) o del origen de ciertas construcciones (Pirámides de Giza), seguro que más de uno se reirá de ti o quedará con ganas de ello. Porque en un mundo donde la ciencia nos rodea y mejora nuestra vida, creer en fantasías solo nos lleva al ridículo, que es lo que hizo esa presentadora. Por eso es tan importante conocer el mundo y no dejarse engañar, preguntarse por las cosas que alguien afirma como ciertas y, SOBRE TODO, desconfiar de quien cree firmemente en sus palabras sin tener una sola prueba de su veracidad. Ahí es donde empiezan y acaban las pseudociencias.

tunguska
El evento de Tunguska se cree que se debió al estallido de un bólido al entrar en la atmósfera, produciendo una bola de fuego que iluminó el cielo y liberó una energía equivalente a 185 bombas nucleares como la de Hiroshima (imagen tomada de misteriossinresover.blogspot.com.es).

Las pseudociencias son un gran peligro para la sociedad, una amenaza a la inteligencia y al avance que se apoya en el desconocimiento de la gente para manipularla a su antojo, haciendo que las personas, al acudir a ellas, dejen de ir al médico para curar sus dolencias con métodos que sí son efectivos y están demostrados. La astrología, la homeopatía (de la que incluso algunas universidades españolas dan un máster), la quiropráctica o la parapsicología son solo algunos ejemplos de las pseudociencias más seguidas en el siglo XXI, a las que habría que añadir otras como el curandismo o incluso algunas tendencias alimenticias supuestamente sanas que pretenden incluir en nuestra dieta productos sintéticos para que adelgacemos, tengamos mejor cuerpo o simplemente porque nos quieren hacer creer que no es ética la alimentación humana “normal”. Todas ellas son muy peligrosas por suponer un grito a la ignorancia, al tradicionalismo y, en definitiva, al estancamiento de la sociedad en el pasado, y por ello ha nacido en España la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP). Porque vivimos en un mundo fácilmente sugestionable donde la ciencia está perdiendo la batalla contra el desconocimiento, algo que no podemos permitir si queremos valorarnos como sociedad.

yeti
Los yetis son criaturas fantásticas en las que muchos creen sin tener una sola evidencia que apoye su existencia, un ejemplo más de pensamientos pseudocientífico que el cine suele explotar (fotograma de La momia: la tumba del emperador dragón, de Rob  Cohen, 2008).

2 comentarios sobre “La eterna lucha entre el conocimiento y el desconocimiento. ¿Qué son las pseudociencias?

  1. Aunque comprendo que Ud. trata de hacer un trabajo de divulgación y su lenguaje peca de categórico en varios párrafos, respecto a la física teórica estimo que anda bastante equivocado. La física teórica durante mucho tiempo fue capaz de realizar predicciones sobre la existencia de partículas, campos, comportamiento de objetos estelares, etc. etc. Predicción de algo que existe pero no se conoce y es “predicho” mediante deducciones puramente teóricas (fisico-matemáticas) es el desideratum de lo que es ciencia. Un geólogo.

    Me gusta

    1. Buenas noches. Personalmente no estoy de acuerdo con ese desideratum que define de lo que es ciencia, pero agradezco su aportación a este debate. La predicción de fenómenos es el fin y a la vez es una quimera, ya que por mucho que avancemos en cualquier campo siempre nos quedará algo por aprender y algún aspecto que debamos tener en cuenta sin saberlo. Un saludo y gracias por su comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s