El Mesozoico, cuando los reptiles dominaban la Tierra

El Paleozoico es la primera era de las tres que constituyen el eón Fanerozoico y fue un momento de gran radiación biológica y complicados movimientos tectónicos. Surgieron los organismos con partes duras, la vida colonizó el medio terrestre y los continentes colisionaron para configurar el supercontinente de Pangea. El final del Paleozoico lo marcó una gran extinción en masa, la mayor de las cinco más grandes, a partir de la cuál empezamos en una nueva era. El Mesozoico, a veces Era Mesozoica o Era Secundaria, está dividido en tan solo tres periodos (Triásico, Jurásico y Cretácico) que abarcan 186 millones de años de historia de la Tierra, un número muy grande que sin embargo empequeñece con los 288 millones de años que duró el Paleozoico. De esta era hablaremos a continuación, de cuando los reptiles dominaron la Tierra.

cronoestratigrafia_2013
La tabla cronoestratigráfica internacional nos muestra cómo dividimos el tiempo en geología en distintas unidades de diferente nivel.  Esta de aquí es la versión de 2013 en español, pero constantemente se va revisando y es frecuente que cada pocos años se actulice con una nueva tabla (fuente: stratigraphy.org).

Tres extinciones sucesivas

La gran extinción que ocurrió al final del Paleozoico supuso una dura prueba para la vida de todo el planeta. Muchas formas de vida anteriores, como los famosos trilobites, se extinguieron para siempre, aunque otros organismos lograron sobrevivir para extinguirse a principios del Triásico. Ese fue el caso de los grandes sinápsidos, de los que procedemos los mamíferos, cuyo dominio en el Triásico Inferior fue compartido con los primitivos arcosaurios, reptiles diápsidos que dividimos entre los crurotarsos (ancestros de los actuales cocodrilos) y los ornitodiros (donde están los futuros dinosaurios y pterosaurios). Este mundo post-extinción fue un mundo muy diferente al del Pérmico, con océanos de aguas ácidas, un clima global árido y cálido y un supercontinente con escasa masa forestal y abundantes plantas bajas.

triassico_animales
Representación artística de la costa de un lago de Suiza en el Triásico Superior en el que se puede ver un hipotético ataque de un ejemplar de Ticinosuchus a crías recien salidas del huevo de Nothosaurus (fuente: science.nationalgeographic.com).

La vida tardó varios millones en recuperarse de la Gran Mortandad. Y cuando lo hizo se encontró con una nueva prueba, una segunda extinción que marcaría la llegada de los ecosistemas terrestres. A principios del Triásico Medio, hace 231-225 millones de años (Ma), una serie de erupciones en un arco volcánico del oeste de Pangea causó un gran cambio global. El clima se volvió mucho más húmedo, la concentración de gases invernadero aumentó en la atmósfera y creció la masa forestal, con formas mucho más frondosas y altas que las anteriores. A este evento, que duró unos 30 millones de años, lo conocemos como el Evento Pluvial Carniense y supuso la extinción definitiva de los grandes sinápsidos y la llegada de los dinosaurios, que en pocos millones de años pasaron de representar un 5% del total del registro fósil a más del 90%. Con este evento se inicia por tanto la auténtica era de los dinosaurios.

evento_pluvial_carniense
El Evento Pluvial Carniense fue un importante cambio climático a escala global que sucedió en el Triásico Superior, durante el Carniense (237-227 Ma). Algunos autores lo consideran la clave del éxito posterior de los dinosaurios y el momento en el que se establecen los ecosistemas modernos (créditos: Davide Bonadonna).

El final del Triásico está marcado por una nueva extinción masiva, de nuevo una de las cinco mayores que ha vivido el planeta. En esta ocasión el evento afectó sobre todo a los invertebrados marinos y causó el fin del 70-75% de las formas de vida que había sobre el planeta. Las causas de este evento son todavía conflictivas y existen varias propuestas, aunque ninguna es de todo satisfactorio.Lo que sí sabemos es que gracias a ella se afianzó la posición de dominancia de los dinosaurios, ya que desaparecieron casi todos los grandes anfibios que aún existían en el planeta y los arcosaurios no-dinosaurios.

El fin de Pangea

Con la llegada del Mesozoico hay otro gran cambio a tener en cuenta, la ruptura del supercontinente de Pangea. Creemos que ya a finales del Pérmico debieron producirse varios rifts continentales (ver Los bordes divergentes) que habían empezado a separar los futuros continentes que surgirían tras el fin de Pangea, si bien estos no empezaron a individualizarse hasta el Triásico Superior, cuando la península Ibérica se vio rodeada de dos brazos del océano Tetis en los que se depositarían las sucesiones mesozoicas de las cordilleras Bética e Ibérica. Aunque el momento de mayor actividad tectónica fue el Jurásico, cuando el proceso de rifting progresó y a los brazos del Tetis se sumó la apertura del golfo de Vizcaya, que llevaría a la formación del Atlántico Norte, y la apertura del océano Índico. A partir de ese momento la ruptura de Pangea continuó y en el Cretácico ya se había formado el Atlántico Sur y la India había iniciado su rápido ascenso hacia Asia. De esta manera, a lo largo del Mesozoico se pasó de una sola masa continental principal en el Triásico a 8 continentes a finales del Cretácico.

cretacico_reconstruccion
A lo largo del Mesozoico Pangea fue rompiéndose hasta constituirse un total de 8 continentes, algunos de los cuales volverán a unirse durante el Cenozoico. Reconstrucción paleogeográfica del límite K/Pg, cuando un asteroide colisionó contra la Tierra y causó una gran extinción en masa (imagen modificada a partir de jan.ucc.nau.edu).

Debido a la configuración continental y a la cantidad de actividad volcánica asociada con la ruptura de Pangea, el clima en el Mesozoico fue por lo general cálido y muy húmedo. La concentración de gases invernadero, en especial de CO2, fue muy superior a la actual y las temperaturas llegaron a ser 6-12º C más altas en el Cretácico que en la actualidad. Como es de esperar no tenemos evidencias de glaciaciones durante el Mesozoico, aunque sí que apreciamos diferencias latitudinales si nos fijamos en la vegetación. En cualquier caso, como consecuencia de estas condiciones más cálidas, las corrientes oceánicas debieron ser mucho más débiles y el clima mucho más violento, con fuertes episodios climáticos catastróficos como huracanes, que debieron ser relativamente frecuentes. En cuanto al nivel del mar, este sufrió fuertes transgresiones y regresiones, de entre las que destaca la transgresión del Cenomaniense (Cretácico), cuando un tercio de los terrenos emergidos actualmente estuvieron bajo las aguas.

El medio terrestre mesozoico

Mientras Pangea se fue rompiendo, sobre los distintos continentes surgieron nuevas formas de vida que fueron individualizándose y adaptándose a las diferentes condiciones de unas masas terrestres y otras. Tras el Evento Pluvial Carniense los dinosaurios experimentaron una gran radiación y muy pronto ocuparon casi todos los ecosistemas terrestres. Ya en el Triásico existían los dos órdenes de dinosaurios (ornitisquios y saurisquios), aunque quizás lo más importante en el medio terrestre fue la aparición de los primeros mamíferos, que surgieron a partir de algunos supervivientes sinápsidos y que durante todo el Mesozoico vivieron a la sombra de los grandes reptiles diápsidos. Estos primitivos mamíferos seguramente ya tenían pelo y físicamente no debieron ser muy diferentes a los actuales roedores, aunque no podemos decir que fueran roedores porque pertenecieron a otros órdenes ya extintos. A finales del Cretácico los mamíferos habían evolucionado y habían aparecido los tres grupos de mamíferos actuales: placentarios, marsupiales y monotremas.

primeros_mamiferos
Los primeros mamíferos aparecieron en el Triásico y no debieron ser mucho más que pequeños animales similares a roedores (fuente: neofronteras.com).

Los dinosaurios fueron los auténticos dueños del medio terrestre durante prácticamente todo el Mesozoico. Los carnívoros terópodos aparecieron muy pronto, ya en el Triásico, y siempre tuvieron un papel destacado como los principales depredadores, con ejemplos como Liliensternus en el Triásico, Allosaurus en el Jurásico o el famoso Tyrannosaurus en el Cretácico. En cuanto a los herbívoros, los saurópodos surgieron también en el Triásico y aguantarían hasta el final del Mesozoico, con formas realmente colosales, como es el caso de Brachiosaurus, del Jurásico, de hasta 30 m de largo y 40 t de peso. No obstante, cuando nos fijamos en los demás herbívoros podemos ver, en líneas generales, una clara evolución de unas formas por otras. Porque mientras que en el Jurásico dominaron los estegosáuridos, con sus placas óseas en el lomo, en el Cretácico Inferior los dominantes son los ankilosáuridos, estos últimos los auténticos tanques acorazados. Sin embargo, en el Cretácico Superior, donde nos encontramos con los ceratópsidos, los dinosaurios con cuernos. Pero esto solo es en líneas generales y simplificando mucho, ya que lo cierto es que la realidad nunca es tan sencilla.

cretacico_tierra
Ilustración artística de una manada de ceratópsidos bebiendo agua durante un atardecer del Cretácico (autor: Kerem Beyit).

No solo la fauna experimentó cambios evolutivos importantes durante el Mesozoico. Como consecuencia de un clima más cálido y húmedo que en el Pérmico, durante toda la era se desarrollan importantes zonas pantanosas y bosques frondosos. Las plantas dominantes durante gran parte del Mesozoico fueron las gimnospermas, en las que se encuentran las actuales coníferas. Estas plantas convivieron con helechos, algunos de ellos de grandes dimensiones, y con bennettitales y cicadales, formas vegetales relativamente parecidas a las palmeras pero que carecían de flores. Las flores llegarían en el Cretácico, cuando surgieron las angiospermas, que muy pronto se expandirían por todo el planeta y en tan solo 20 millones de años pasarían de representar un 1% del mundo vegetal a más del 40%. Las angiospermas surgieron seguramente en el medio acuático, pero el hecho de que sus semillas se encuentran encerradas en el interior de un ovario que las protege de infecciones fúngicas, de la desecación e incluso del ataque de los insectos, las hacían más resistentes a cualquier cambio. Con la llegada de las angiospermas también llegaron los animales frugívoros y los primeros insectos polinizadores, que indica una asociación evolutiva muy temprana.

Los primeros vertebrados voladores

Cuando pensamos en Mesozoico solemos pensar también en unos reptiles alados que convivieron con los dinosaurios. Los pterosaurios, no confundir con pteranodones, que sería solo un género de pterosaurio, fueron un grupo de reptiles arcosaurios que, aunque emparentados con los dinosaurios, no eran dinosaurios. Surgieron en el Triásico y muy pronto se diversificaron en dos subórdenes, los ranforrincoideos, caracterizados por el desarrollo de largas colas y cráneos con escasos elementos ornamentales; y los pterodactiloideos, de cola corta y con habituales crestas y otros ornamentos craneales. El cuerpo de los pterosaurios se cree que debió estar cubierto de una especie de cerdas, picnofibras, con alas formadas por membranas que por lo general unían las patas delanteras con las patas traseras, de un modo similar al patagio de los murciélagos. En líneas generales los pterosaurios evolucionaron hacia un tamaño cada vez mayor, un ahuecamiento de los huesos de las regiones anatómicas no sometidas a grandes esfuerzos durante el vuelo y una pérdida progresiva de los dientes.

Scaphognathus
Scaphognathus fue un pterosaurios de cola larga (ranforrincoideo) que vivió en Alemania durante el Jurásico Superior (fuente: dinosaurpictures.org).

La aparición de las aves es otro punto muy importante dentro de la evolución biológica del Mesozoico. Hoy en día está bastante aceptado que muchos dinosaurios tuvieron plumas y que las aves son en realidad los dinosaurios del presente. Y es que las primeras aves surgieron a partir de dinosaurios terópodos en el Jurásico, que es cuando encontramos en el registro fósil los primeros animales con rasgos intermedios entre las aves actuales y los dinosaurios. Archaeopteryx es tal vez el más conocido por ser el primero en descubrirse. Se trataba de un animal del tamaño de un cuervo, de color negro y con unas características a medio camino entre los pequeños dinosaurios terópodos y las aves actuales. Las aves aparecieron en el Jurásico, pero muy pronto encontraron su hueco en los ecosistemas mesozoicos, ya que en el Cretácico asistimos a una amplia diversificación de formas, con muchas especies aún con características primitivas, como son la presencia de garras, la existencia de dientes y unas colas óseas, con otras que son más propias de las aves actuales.

archaeopteryx
Izquieda: Reconstrucción de Archaeopteryx en vida (fuente: dkfindout.com). Derecha: Ejemplar fósil de Archaeopteryx (imagen tomada de nature.com, autor: Chris Hellier/SPL).

Los mares del Mesozoico

El medio marino del Mesozoico experimentó grandes cambios con respecto al Paleozoico. La extinción de los trilobites no fue tan importante porque estos ya estaban en clara decadencia cuando llegó la Gran Mortandad, pero otras formas animales, sobre todo de invertebrados, sí que lograron sobrevivir y aprovecharon la oportunidad para diversificarse. Ese es el caso de los ammonoideos, de amplia distribución geográfica, los belemnites y algunas formas de corales, que sustituyeron a las del Paleozoico y empezaron a constituir arrecifes, como hacen hoy en día. Aunque si hay un invertebrado destacado del Mesozoico marino ese fue un bivalvo que surgió en el Jurásico y que, a diferencia de la mayoría de bivalvos actuales, no tenía una concha con dos valvas iguales sino dos muy diferentes. La más grande de las dos, con forma de copa, permanecía fija en el sustrato, mientras que la más pequeña actuaba de tapa para proteger el habitáculo de su interior. Los rudistas fueron muy importantes en los arrecifes del Mesozoico porque, junto con los corales, fueron los principales bioconstuctores.

rudistas
Los rudistas fueron bivalvos que actuaron como los principales constructores de arrecifes durante el Mesozoico. Izquierda: Fósil de un rudista del género Hippurites (wikipedia.org). Derecha: Reconstrucción de tres rudistas en posición de vida (autor desconocido).

En cuanto a los vertebrados, ya en el Triásico aparecen los primeros reptiles marinos perfectamente adaptados a la vida marina. Surgen los ictiosaurios, que gracias al registro fósiles sabemos que parían crías vivas, los plesiosaurios, que se estinguirían a finales del Jurásico, y algunos cocodrilos marinos, de entre los que destaca Machimosaurus, un gigante que pudo alcanzar los 9 m de largo. Aunque los reptiles marinos más importantes son sin duda los mosasaurios, enormes depredadores de hasta 17 m de longitud que vivieron durante el Cretácico Superior. Ninguna de estas formas de vida sobrevivieron a la extinción masiva que hubo al final del Mesozoico.

mosasaurio
Los vertebrados marinos experimentaron una gran evolución durante el Mesozoico. Los ictiosaurios, que ya surgieron en el Triásico, dieron paso en el Cretácico a los grandes mosasaurios, que dominarían el medio marino hasta el final del Mesozoico (fuente: emaze.com).

El fin de la era de los reptiles

Las eras del eón Fanerozoico se limitan por la existencia de grandes extinciones masivas. De este modo, si el Paleozoico terminaba con una gran extinción era evidente que el Mesozoico lo haría con otra. La extinción del límite Cretácico-Paleógeno (K/Pg) fue una gran crisis biológica que de nuevo puso a prueba la capacidad de recuperación de los organismos que vivían en el planeta. Hoy en día está bastante aceptado que fue debido al impacto de un asteroide en la península de Yucatán, en el golfo de México, pero lo cierto es que durante décadas ha existido bastante controversia acerca de las verdaderas causas. Y es que según autores los dinosaurios ya estaban en decadencia al final del Mesozoico, si bien nunca ha habido consenso sobre el origen de esta decadencia y se ha llegado a hablar desde problemas metabólicos con las recién aparecidas angiospermas hasta cambios climáticos bruscos por la emisión de metano por parte de los grandes herbívoros, sin olvidarnos de las que hablan de problemas de esterilidad y hasta de estupidez.

dinosaurios_extincion
Durante mucho tiempo la extinción de los dinosaurios fue tema de un intenso debate que todavía hoy en día no está del todo cerrado. Su datación en 66 Ma, junto con otros grandes eventos geológicos de la historia del planeta, fue gracias al uso de radioisótopos y hoy en día nos sirve para marcar el límite entre el Mesozoico y el Cenozoico (fuente: factoflife.net).

La extinción del límite K/Pg fue uno de los mayores eventos de extinción y causó el fin del 75% de las especies que vivían en el planeta. Los dinosaurios no avianos, los ammonoideos, los rudistas, los reptiles marinos y los pterosauris, así como una gran cantidad de foraminíferos (organismos de plancton marino) desaparecieron de un plumazo como consecuencia del impacto de un cuerpo de unos 10 km de diámetro. Como consecuencia de este evento se generaron enormes tsunamis que arrasaron con las costas más próximas y la emisión a la atmósfera de una gran cantidad de roca fundida y polvo. La primera habría solidificado en el aire y habría caído en forma de pequeñas bolitas llamadas esferulitas, pero el segundo habría quedado suspendido durante décadas, cubriendo todo el planeta y haciendo que la radiación solar que llegaba a la superficie fuera muy baja. Este fenómeno, al que llamamos invierno nuclear, provocó la destrucción de casi todos los ecosistemas, que de nuevo tardarían varios millones de años en recuperarse. Pero esa es ya otra historia, la del Cenozoico.

Un comentario sobre “El Mesozoico, cuando los reptiles dominaban la Tierra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s