Contextos geológicos españoles de relevancia internacional 3: El Carbonífero de la zona Cantábrica

Cuando echamos un vistazo a los periodos que componen la escala del tiempo geológico, hay siempre uno que nos llama especialmente la atención porque nos recuerda a un recurso geológico muy conocido. El Carbonífero, penúltimo periodo del Paleozoico, representa uno de los momentos más interesantes de la historia de la Tierra, ya que en él se forma Pangea, surgen los primeros reptiles y porque en él encontramos una gran cantidad de restos vegetales y carbón. En la península Ibérica, que hace 300 millones de años (Ma) fue el corazón de Pangea, el Carbonífero es también muy importante y por ello define uno de los 21 contextos geológicos españoles de relevancia internacional. En este post vamos a hablar del Carbonífero de la zona Cantábrica.

valle_ponga
Imagen del pico Tiatordos y el valle del río Ponga, dentro de la zona Cantábrica del macizo Ibérico (Villa y Sánchez de Posada, 2009).

El Carbonífero de la zona Cantábrica

La zona Cantábrica es una de las partes en las que se divide el macizo Ibérico, la unidad geológica más antigua de la península Ibérica. Esta zona representa una de las partes externas del orógeno Varisco y en ella no tenemos manifestaciones magmáticas ni una intensa deformación, que afecta solo a la cobertera sedimentaria (tectónica en piel fina). Sus estructuras geológicas, pliegues y cabalgamientos sobre todo, vergen (se inclinan) hacia el este o hacia el norte, lo que hace que las unidades más orientales aparezcan «cabalgando» sobre las más occidentales. Aunque lo que aquí nos interesa no es tanto su tectónica como la estratigrafía y sedimentología de sus rocas sedimentarias. En especial los depósitos del Carbonífero, que constituyen sucesiones en excelente estado de conservación que representan prácticamente todo el periodo. Y es que, mientras que las sucesiones del Paleozoico Inferior-Medio de otras zonas del macizo Ibérico nos mostraban cómo fueron y evolucionaron los ambientes marinos entre el Cámbrico y el Devónico, el Carbonífero de la zona Cantábrica nos permite conocer cómo esos ambientes se vieron afectados por la orogenia Varisca.

ambientes_zc
Esquema simplificado de los diferentes ambientes sedimentarios identificados en el Carbonífero de la zona Cantábrica (tomado de Villa y Sánchez de Posada, 2009).

La historia geológica del Carbonífero de la zona Cantábrica se puede dividir en dos episodios principales que representan dos momentos diferentes de la historia de la cuenca. La primera, el Tournaisiense-Viseense (Misisípico), representa la etapa preorogénica, cuando el orógeno ya había empezado a levantarse aunque todavía estaba lejos. Los depósitos de esta primera etapa representan una plataforma marina carbonatada tectónicamente estable en la que se sedimentaron series condensadas, capas dede poco espesor que registran enormes intervalos de tiempo. Esta situación estable empezó a cambiar a finales del Misisípico, cuando se desarrollan sucesiones turbidítias (de abanicos submarinos) que indican la presencia de inestabilidades tectónicas. La segunda etapa, el Pensilvánico, representa la etapa sinorogénica, en la que cuenca pasó a ser una cuenca de antepaís. A partir de este momento los depósitos marinos se hacen cada vez menos profundos y se pasa primero a ambientes transicionales y más tarde puramente continentales, con deltas y ríos trenzados (braided) sustituyendo a las plataformas carbonatadas anteriores. En esta etapa también se generó el desplome de grandes bloques carbonatados (olistolitos) que acabaron depositándose en formaciones geológicas caóticas que llamamos olistostromas.

olistolito
Los olistolitos son grandes fragmentos de antiguas plataformas carbonatadas que se desprenden y se transportan por flujos en masa caóticos. Algunos bloques pueden ser de grandes dimensiones, como es el caso de este olistolito de 60×25 m que se encuentra en el municipio palentino de San Martín de Perapertú (Villa y Sánchez de Posada, 2009).

Fósiles de gran interés

Una de las características más llamativas de toda la sucesión carbonífera de la zona Cantábrica es la presencia de carbones generados en distintos ambientes, tanto continentales como de transición. La mayoría de los depósitos de carbón tienen espesores variables, pero cobran una gran importancia en la cuenca Carbonífera Central, no llamada así por capricho de los geólogos. Sin embargo lo más importante de la región no son estos carbones sino la continuidad del registro estratigráfico y la gran diversidad de ambientes sedimentarios representados. La zona Cantábrica es uno de los pocos lugares del planeta donde está presente el tránsito Pensilvánico Medio-Superior (Moscoviense-Kasimoviense-Gzheliense), que podemos conocer al detalle gracias a la presencia de microfósiles que nos sirven como guías. Incluso tenemos un bosque fósil en excelente estado de conservación que nos recuerda que no solo importa la historia de los ambientes marinos sino también la que nos puedan contar los continentales.

fusulinas
Las fusulinas son foraminíferos (protistas) relativamente grandes (el ejemplar del centro de la imagen tiene 9.8 mm de larho) que vivieron en los medios marinos del Carbonífero y el Pérmico. En la zona Cantábrica su presencia sirve para datar y correlacionar las series carboníferas, por lo que son de gran utilidad a la hora de conocer este perdiodo (Villa y Sánchez de Posada, 2009).

En resumen

Como es lógico, el Carbonífero de la zona Cantábrica se ubica exclusivamente en el núcleo de la cordillera Cantábrica. Por este motivo los 6 geosites que hoy en día componen el contexto se localizan entre Asturias, Cantabria y Palencia, 6 lugares de gran interés científico que nos hablan de plataformas carbonatadas, bosques fósiles e incluso olistolitos de grandes dimensiones.

geosites_3
Tabla con los 6 geosites que forman parte del tercer contexto geológico español de relevancia internacional, El Carbonífero de la zona Cantábrica (IGME).

Bibliografía

IGME: “CA007, Olistostromas de la Unidad de Pisuerga-Carrión”. En Inventario de Lugares de Interés Geológico. Ver online.

Julivert, M.; Fontboté, J.M.; Ribeiro, A. y Conde, L. (1972): “Mapa tectónico de la Península Ibérica y Baleares E. 1:1.000.000”. Inst. Geol. Min. España, Madrid, 113 p.

Pérez-Estaún, A. y Bea, F. (2004): “Macizo Ibérico”. En: Geología de España (J.A. Vera, Ed.), SGE-IGME, Madrid, 587-634.

Villa, E. y Sánchez de Posada, L. C. (2009): “Carboniferous of the Cantabrian Zone”. In: Spanish geological frameworks and geosites. An approach to Spanish geological heritage of international relevance (A. García-Cortés, Ed.), IGME, Madrid, 44-55.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s