¡Las casas se mueven!

Normalmente, al pensar en catástrofes naturales en el cine inmediatamente pensamos en un suceso natural que, por desgracia, ha estado muy de actualidad en los últimos meses. Los terremotos son los eventos por excelencia del cine de catástrofes, y como todos tenemos una idea más o menos acertada de qué son y cómo se forman, o incluso de cuáles son los daños que producen, en esta entrada solo vamos a hacer un repaso a algunas de las películas que tienen como protagonista a estos sucesos catastróficos.

California earthquake.jpeg
Foto de los daños producidos en Oakland durante el terremoto de California de 1989 (imagen obtenida de hoylosangeles.com)

Los terremotos en el cine, qué es real y qué es ficción

Lo primero que debemos recordar a la hora de hablar del cine de terremotos es que un terremoto es una sacudida del terreno causada por el paso de las ondas sísmicas a través del terreno, de manera que en muchos casos se van a producir fracturas en el terreno que podrán afectar a construcciones (no olvidemos que las rocas sí se pueden romper). Creo que la mejor forma de entender qué es un terremoto es imaginándonos un castillo de naipes. Cuando vamos añadiendo más y más cartas a nuestro castillo estamos añadiendo más y más energía que se va acumulando, pero también añadimos una mayor inestabilidad al sistema. Por ello, y salvo que seamos unos genios o tengamos mucha experiencia previa, siempre habrá un punto en el que la estructura no admitirá más cartas y se derrumbará, produciendo de este modo la destrucción del castillo por la liberación de toda esa energía acumulada en él. Eso es precisamente un terremoto, el momento en el que la energía se libera de forma brusca, cuando el castillo se derrumba.

San Andreas.jpg
Los terremotos son muy habituales en el cine, siendo la última película destacada la próxima San Andrés (Brad Peyton, 2015)

En el cine los terremotos han aparecido desde un momento muy temprano, pero en muchos casos no tenían un gran peso en la trama, no hasta la década de los 70’s, cuando este tipo de desastre natural cobra un gran protagonismo. Algunos de los ejemplos más destacados que tenemos de películas de terremotos son Terremoto (Mark Robson, 1974), Terremoto 81 (Kenjirô Ohmori, 1980), Trágico terremoto en México (Francisco Guerrero, 1987), Más allá del apocalipsis (John Lafia, 2004), 2012 (Roland Emmerich, 2009) o la reciente San Andrés (Brad Peyton, 2015), que ya se anuncia en televisión. Pero a diferencia de lo que vimos en las películas sobre erupciones volcánicas, el cine de terremotos no se suele centrar en sucesos históricos, sino que por lo general prefiere inventar su propio terremoto. No obstante tenemos algunas excepciones a este respecto, ya que hay películas que prefieren recrear terremotos reales, como son la china Aftershock (Feng Xiaogang, 2010), que muestra cómo fue el terremoto de Tangshan de 1976, y la chilena 3:34 Terremoto en Chile (Juan Pablo Ternicier, 2011), centrada en uno de los terremotos del país sudamericano (el único país del mundo que ha sufrido dos de los seis terremotos más grandes de los últimos 200 años). Pero como digo lo normal es que los seismos que protagonizan las películas de terremotos sean inventados, a veces centrándose en alguna región en la que este tipo de eventos es habitual, como por ejemplo son California o Japón, aunque también hay películas que, para mostrar que la rigurosidad no es importante en este tipo de cine, deciden ambientarse en lugares sísmicamente estables, como por ejemplo Nueva York, que es lo que veremos en el telefilm canadiense de revelador título Terremoto en Nueva York (Terry  Ingram, 1998).

Aftershock.jpg
Fotograma de Aftershock (Feng Xiaogang, 2010), una película china que se centra en el catastrófico terremoto de Tangshan de 1976

Una de las características más llamativas del cine de catástrofes naturales y que en las películas de terremotos también encontramos es la enorme cantidad de errores que tiene a la hora de recrear el evento natural. La mayoría de estos errores están destinados a exagerar de manera excesiva la realidad, ignorando deliberadamente en muchos casos otros sucesos que sí son habituales en los terremotos, como son los peligrosos deslizamientos del terreno, los fenómenos de licuefacción… Por último, otra cuestión que podemos destacar del cine de terremotos es cómo se muestran los daños y qué tipo de daños aparecen, otra vez una clara exageración que tiene como objetivo simplemente aumentar la espectacularidad de lo que se muestra en pantalla. Desde enormes grietas imposibles de creer (imagen de arriba) hasta extraños basculamientos del terreno del todo irreales (imagen de abajo), ya ni hablar del uso de escalas de magnitud erróneas, valores imposibles de dichas magnitudes… Incluso el hablar de la magnitud de un terremoto durante el evento sísmico cuando para saber ese dato es necesario hacer un cálculo matemático posterior (confuden intensidad con magnitud). Todos estos son los errores que solemos encontrar en el cine de terremotos, aunque todavía nos quedan sus tópicos.

Earthquake 2012.jpg
Las decisiones tomadas en muchas películas de terremotos, como es el caso de la famosa 2012 (Roland Emmerich, 2009), son muchas veces erróneas y están centradas en dar espectáculo por encima de la realidad

Tópicos del cine de terremotos

El cine de catástrofes naturales centrado en los terremotos tampoco escapa a los tópicos que ya estamos viendo que son muy habituales en este tipo de películas, ya que de nuevo tenemos los mismos que ya hemos visto para el caso de otros eventos naturales. En este caso es destacada la presencia del tan habitual científico, otra vez geólogo (sismólogo por lo general), que avisa de la amenaza pero que será ignorado por los responsables políticos, que otra vez harán oídos sordos a sus advertencias y que casi siempre morirán por su egoísmo en algún momento de la película. También vamos a ver a los habituales héroes anónimos, personas cotidianas que harán grandes actos de supervivencia para salvar no a ellos sino a sus seres queridos (hijos, exmujeres…). De hecho en la mayoría de los casos estos héroes son hombres (las mujeres no suelen tener cabida), por lo general divorciados y con hijos con los que están distanciados, que gracias a sus hazañas lograrán salvar su matrimonio y también a numerosas personas que pueden, o no, conocer. Incluso las armas nucleares tienen su hueco en las películas de terremotos, hasta el punto de que puedo afirmar que en alguna película de este tipo es donde he encontrado una de las “genialidades” más absurdas que recuerdo: emplear armamento nuclear para fusionar dos placas tectónicas y así detener de una vez, y para siempre, los terremotos de la región.

Terremoto (1974).jpg
Muchos de los tópicos del cine de terremotos nacieron en la película precursora, Terremoto (Mark Robson, 1974), protagonizada por Charlton Heston

El cine de catástrofes con terremotos como auténticos protagonistas no escapa a los tópicos habituales ni a la tan habitual falta de rigor a la hora de retratar sucesos que personalmente creo que no es necesario exagerar. A continuación os dejo dos videos de dos películas diferentes de terremotos que tratan de una manera errónea cómo puede ser vivir un terremoto. La primera es la ya más que conocida en estos repasos 2012 (Roland Emmerich, 2009), la película de catástrofes por excelencia y por tanto una de las peores en cuanto a verosimilitud. En ella de hecho veréis cómo se muestra un terremoto con un gran sentido del espectáculo pero con una total falta de respeto por lo que es un terremoto en realidad. El segundo video es de la más reciente San Andrés (Brad Peyton, 2015), donde vemos el terremoto principal de la película en su máximo esplendor, con basculamientos del terreno y edifcios que se abren como flores. Ambos casos son como digo perfectos ejemplos de esa exageración propia del cine.

Entradas relacionadas

El cine de catástrofes, el cine como espectáculo visual

La amenaza viene del exterior

Calor bajo nuestros pies

El tiempo está loco

Cuidado con la ola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s