La amenaza viene del exterior

El cine de catástrofes lleva existiendo prácticamente desde que nació el séptimo arte debido a que el cine siempre ha sabido ver el potencial dramático de las catástrofes, ya sean naturales o humanas. En el caso de los fenómenos naturales, una de las primeras amenazas naturales que desembarcó en el cine fue el impacto de un bólido. No un meteorito porque los meteoritos son los fragmentos rocosos que encontramos después del impacto, sino asteroides y cometas, lo que comúnmente podemos denominar como cuerpos menores del Sistema Solar. Estos objetos rocosos han protagonizado infinidad de películas que en Hombre Geológico analizamos hoy para ver cómo es el cine de impactos.

deep_impact
En las películas de impactos la llegada de un bólido amenaza con destruir el planeta entero y acabar con toda la humanidad.

Asteroides y cometas en el cine

Desde tiempos inmemoriales el hombre siempre ha alzado la vista al cielo y ha encontrado un firmamento lleno de estrellas que producía fascinación y temor a partes iguales. Esa mezcla de sensación queda muy bien reflejada en el cine, donde tenemos una gran cantidad de películas en las que un gran bólido (asteroide o cometa) se acerca y amenaza con destruir nuestro planeta. Ejemplos de este tipo de cine de catástrofes son muchos y de calidad muy diversa. La gran mayoría proceden de Hollywood, donde tenemos ejemplos como Meteoro (Ronald Neame, 1979), con un Sean Connery al final ya de su carrera como James Bond; Armageddon (Michael Bay, 1998), con un Ben Affleck aún lejos de su enorme éxito como director; o Deep Impact (Mimi Leder, 1998), con un adolescente Elijah Wood aún semidesconocido. Pero este tipo de cine no es exclusivo de la Meca del Cine, ya que procedentes de otras partes del mundo también tenemos películas sobre impactos, como es la española 3 días (F. Javier Gutiérrez, 2008) o la australiana Las últimas horas (Zak Hilditch, 2014), entre otras muchas

deep_impact_tsunami
En las películas de impactos de cometas o asteroides es común encontrar alguna escena en la que un tsunami arrasa con alguna ciudad. Eso es lo que ocurre por ejemplo en Deep Impact (Mimi Leder, 1998), donde vemos un tsunami asolando Nueva York.

Los tópicos del cine de impactos

El cine de impacto de bólidos se ha caracterizado por ser muy diverso, con la mayoría de las películas utilizando el impacto (o su amenaza) con mayor o peor fortuna. De hecho la película se puede ambientar antes de que se produzca la colisión, que es lo más habitual y en cuyo caso nos narrará los intentos de la humanidad, o más bien del Gobierno de Estados Unidos (casi siempre), por evitar el impacto.  A veces incluso tenemos una subtrama sobre una misión suicida en la que un grupo de personas se sacrificarán para salvar a la humanidad. Pero también podemos encontrarnos con algunas películas ambientadas cuando todos los intentos por evitar el impacto han fracasado y toda esperanza por salvarse se ha desvanecido. No son habituales, pero cuando se dan suelen ser películas muy oscuras que nos muestran el lado más primitivo del ser humano.

deep_impact_bolido
La película Deep Impact (Mimi Leder, 1998) es una película polifónica con varios protagonistas que aportan su perspectiva y su propia historia personal, algo muy habitual en el cine de impactos.

Por la gran diversida de enfoques, el cine de impactos no tiene con tanta frecuencia los mismos tópicos, que se concentran sobre todo en aquellas películas desarrolladas antes de impacto. En ellas tenemos al científico (astrofísico o astrónomo) que advierte del peligro y a quien las autoridades no hacen caso es un habitual de este tipo de películas. En la mayoría de los casos se trata de un varón que tiene un compañero rival que logra poner sus advertencias en evidencia. Otro personaje tópico es el gobernante tozudo que no acepta las advertencias del científico y se apoyan en en el mensaje de su rival, más acorde con sus intereses, para hacer caso omiso. Aunque sin duda el tópico más destacado de este tipo de producciones es la del héroe que acabará sacrificándose para salvar a la humanidad. Por lo general estamos de nuevo ante un varón, la mayoría de las veces padre y/o marido y casi nunca el científico antes mencionado. Su arco argumental suele ser el de redención, ya que en la mayoría de casos ha metido la pata en su vida privada y su acto heroica le sirve como redención.

armageddon_heroes
En muchas películas de impactos es habitual que se ponga en marcha una misión desesperada y con pocas posibilidades de éxito. Esto ocurre tanto en Deep Impact (Mimi Leder, 1998) como en Armageddon (Michael Bay, 1998) dos películas con muchos elementos en común.

Los personajes suelen estar llenos de tópicos en el cine de impactos, pero si nos centramos en el desenlace o el cierre de la historia no es mucho más diverso. Destaca por ejemplo la aparición de Estados Unidos como único salvador del mundo, ya que casi siempre todos los esfuerzos por salvar a la humanidad vienen solo del gobierno de este país, algo fácil de explicar porque la mayoría de producciones vienen de este país. Otro tópico es el de la misión suicida que indicábamos antes y que unas veces tendrá éxito, no sin algún sacrificio, y otras veces no. Muchas veces esta misión suicida está relacionada con el siguiente tópico, también utilizado en películas de volcanes y películas de terremotos: el uso de armamento nuclear para salvar al planeta. Esta decisión siempre aparece como la solución definitiva, aunque en la vida real no sería tan buena porque con la destruicción del bólido podríamos evitar la gran colisión (no lo hemos probado nunca), pero generaríamos una gran cantidad de pequeños fragmentos que producirían daños en medio planeta.

armageddon_nucleares
Las armas nuclear son un elemento común en el cine de impacto de bólidos al ser consideradas casi siempre como la solución final al problema. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en Armageddon (Michael Bay, 1998), una película de impactos que reúne muchos de los tópicos habituales.

Otra característica común a las películas sobre el impacto de cometas y asteroides, en realidad común al cine de catástrofes naturales, es la de mostrar la destrucción de una ciudad con un elemento emblemático. Nueva York con la Estatua de la Libertad o París con la Torre  Eiffel son solo dos de las ciudades más destacadas que hemos visto ser destruidas en innumerables ocasiones. La destrucción de una ciudad en algunas películas es el detonante del cambio de postura de los gobernantes, en otras sirve como prólogo de la historia para mostrar la amenaza en su máximo esplendor y en otras es un momento que forma parte del clímax final. Por ejemplo, en la película Armageddon (Michael Bay, 1998) vemos a mitad de película cómo París sufre el impacto de un fragmento del cometa principal.

Conclusiones

El cine de impacto de bólidos es muy variado, aunque en líneas generales suele estar compuesto por películas con alta carga dramática que tiene varios personajes protagonistas (polifónicas). Algunas de ellas se desarrollan antes de impacto y utilizan la situación para llevar a sus personajes al límite, aunque las hay que suceden después del impacto e incluso otras en las que apenas tiene importancia. En cualquier caso, esa varieda no evita que muchas veces se mantengan una serie de tópicos, sobre todo en las que ocurren antes del impacto, que suelen aparecer de manera recurrente. Entre estos tópicos están el científico al que nadie hace caso, muy común en todo cine dedicado a catástrofes, el héroe que se sacrificará por la humanidad en un acto de redención o el uso de armas nucleares como solución definitiva, que muchas veces parece un burdo intento por justificarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s