El baile de los continentes

Seguro que todos hemos oído hablar alguna vez de la deriva continental y de que los continentes se mueven, y seguramente la mayoría de las veces la persona que lo comentaba no era geólogo. Y eso me hace plantearme una cosa: ¿de verdad comprendemos qué significa ese concepto de Deriva Continental? En esta entrada vamos a tratar de explicar qué es y cómo surgió esta teoría, uno de los paradigmas de la geología moderna que, como veremos a continuación, sufrió mucho antes de alcanzar el status del que goza en la actualidad. ¿Y por qué? Porque a veces la ciencia, o la comunidad científica más bien, es más conservadora y más reacia a los cambios de lo que creemos y debería.

gran_cañon_colorado
El Gran Cañón del Colorado es una profunda incisión fluvial en la que se puede ver, escrita en las rocas, millones de años de historia geológica (fuente: adventuresbydisney.com).

El lento progreso de la ciencia

Durante siglos los geólogos se han enfrentado por diversas cuestiones cruciales para comprender mejor la geología tal y como la entendemos hoy en día. De todos esos enfrentamientos dos destacan por encima del resto y ambos ocurrieron en los siglos XVIII y XIX. El primero de los dos es el debate que surgió en 1775 con el fin de aclarar el origen de unas rocas en especial, con dos escuelas enfrentadas que defendían hipótesis opuestas: los neptunistas, que afirmaban que esas rocas tenían su origen en el mar, y los plutonistas, que decían que procedían de material fundido que solidificó. Ahora sabemos que lo segundo es posible y que esas rocas efectivamente tuvieron ese origen, pero costó 60 años para que la comunidad científica lo aceptara y para que esa cuestión quedase del todo zanjada. El otro gran debate, iniciado también 1775 y que duró un poquito menos en resolverse, fue el que trataba sobre los procesos geológicos que han afectado al planeta en el pasado. En este caso tenemos de nuevo dos escuelas que se enfrentaron durante 50 años: los uniformistas, que afirmaban que los procesos geológicos que ocurren en la actualidad lo han hecho siempre de una forma continua y aproximadamente uniforme, y los catastrofistas, que creían que la historia geológica del planeta estaba marcada por grandes eventos catastróficos. Actualmente consideramos que en este debate “ganaron” los uniformitaristas, de manera que estudiando el presente los geólogos podemos comprender el pasado (El presente es la clave del pasado).

neptunistas_plutonistas
La discusión entre neptunistas y plutonistas sobre el origen de las rocas ha sido una de las más destacadas de la historia de la geología, pero no ha sido la única.

Estos dos casos que os he comentado en esta entrada revelan que aunque consideramos a la ciencia como una disciplina que avanza constantemente, no siempre lo hace al ritmo que nos gustaría. La ciencia muchas veces necesita de varias décadas, como ocurrió en los siglos XVIII y XIX, para zanjar algunas grandes discusiones, pero también a veces necesita de décadas para aceptar un modelo nuevo que trastoca todo lo que se creía hasta entonces. Precisamente eso es lo que ocurrió ya en el s. XX con la teoría sobre la extinción del límite K-T, la famosa “Extinción de los Dinosaurios” que todos achacamos al impacto de un cometa (aunque ya sabemos que esta no es la única causa que se baraja), o con el modelo de la deriva continental. De hecho, la primera publicación que ya habla del encaje que se observa entre las dos costas atlánticas, tal y como podemos ver en el montaje de abajo a partir de imágenes de satélite, data de 1858 y su autor fue el geógrafo Antonio Snider-Pellegrini. Pero el mayor impulsor de esa teoría, en quien nos centraremos en esta entrada, fue otra persona muy conocida hoy en día.

deriva_continental
Uno de los primeros indicios que llevaron a creer que los continentes en un tiempo debieron estar juntos es lo bien que encajan Sudamérica y África (imagen tomada de radiorebelde.cu).

Alfred Wegener y sus 5 argumentos

wegener_1910
Fotografía de Wegener tomada en 1910, cuando contaba solo con 30 años de edad (fuente: previous.bildindex.de).

Alfred Wegener (1880-1930) fue un meteorólogo y geofísico alemán que nació en Berlín en 1880. Durante principios del s. XX formó parte de varias expediciones a Groenlandia, expediciones que debió interrumpir cuando estalló la I Guerra Mundial, por entonces La Gran Guerra. En el conflicto Wegener participó en el bando alemán sin interrumpir en ningún momento su labor científica, ya que fue durante la guerra cuando terminó la primera versión de su obra Die Entstehung der Kontinente und Ozeane, es decir, El origen de los continentes y océanos, aunque la versión definitiva, la que en geología tiene gran valor, no llegó hasta la década siguiente.

En total Wegener viajó cuatro veces a Groenlandia para realizar investigaciones climáticas (no olvidemos que era meteorólogo), dos de ellas antes de la guerra y las otras dos después. En la primera construyó por ejemplo la primera estación meteorológica de Groenlandia, pero lo que aquí nos interesa son las conclusiones a las que llegó en sus años de investigaciones, o más bien lo que fue recopilando en todo este tiempo. Y es que en los años 20’s Wegener expandió su obra y añadió una serie de evidencias o argumentos que había recopilado durante años y que demostraban que todos los continentes estuvieron una vez unidos en el pasado, apoyando por tanto el trabajo que Snider publicase ya en 1858. En este caso Wegener ordenó sus argumentos y los dividió en cinco grupos, que son los que veremos brevemente a continuación.

wegener_expedicion
Grupo de trabajo de Wegener en la expedición danesa a Groenlandia de 1912-1913 (fuente: environmentandsociety.org).

1. Argumentos geodésicos: Dado que la geodesia es la disciplina científica dedicada al estudio de la forma y el tamaño del planeta, los argumentos geodésicos de Wegener se basaron en la medición realizada en distintos puntos del planeta y con intervalos de tiempo conocidos. De esta manera pudo comprobar que dos islas de Groenlandia, Bear y Sabine, se habían separado en 50 años a un ritmo de 11-21 m/año. O eso creyó él, pues ahora sabemos que este valor está exagerado porque los continentes se mueven a un ritmo mucho más lento, de centímetros por año.

2. Argumentos geofísicos: Estos argumentos son más complejos, pero los basó en el hecho de que en las grandes cordilleras el valor de la gravedad siempre era menor de lo esperado (la gravedad no es igual en todo el planeta). Esto llevó a proponer que las montañas tenía rocas más ligeras y una profunda raíz que compensaría su elevación, de un modo similar al equilbrio que alcanzan los icebergs cuando flotan en el mar. A este fenómeno hoy lo conocemos como isostasia.

3. Argumentos geológicos: Si comparamos los tipos de rocas y las estructuras geológicas que hay a ambos lados del Atlántico se ve que en algunos casos hay una correlación casi perfecta entre ambos. Donde mejor se aprecia es entre África y Sudamérica, donde tenemos en muchos casos los mismos recursos minerales. A esto habría que añadir además el gran parecido que hay entre ambas costas, que ya es una prueba por sí misma de que en el pasado estuvieron juntas.

4. Argumentos paleontológicos: Siguiendo el mismo razonamiento que en los argumentos geológicos, en varios casos se pueden observar los mismos fósiles, con la misma edad incluida, en dos regiones del planeta que actualmente están separadas por un océano. Evidentemente eso significa que ambas regiones tuvieron sobre ellas los mismos organismos a la vez, lo que siempre es indicativo de que debieron estar unidas en ese momento.

5. Argumentos paleoclimáticos: Como meteorólogo, estos argumentos fueron uno de los puntos fuertes del trabajo de Wegener, que se basó en el análisis de tipos de rocas exclusivos de un clima determinado. En concreto analizó la distribució de tillitas, que son depósitos de origen glaciar (clima polar); las hullas, que son un tipo concreto de carbón (clima templado húmedo y ecuatorial); y las evaporitas, que son depósitos formados por evaporación (clima árido). Estudiando la posición de este tipo de depósitos para un mismo momento del pasado permitió a Wegener no solo saber qué regiones estaban junto a cuáles, sino también bajo qué condiciones climáticas debían encontrarse.

Wegener publicó sus conclusiones en la revisión de 1922 de su libro “El origen de los continentes y océanos“, publicado originalmente en 1915. En esta nueva versión proponía, aportando las pruebas antes mencionadas, que todos los continentes habían formado en el Carbonífero y el Pérmico una sola masa continental, a la que denominó Pangea, que en griego significa “toda la Tierra“. A partir de este supercontinente se habrían dispersado en el Mesozoico y el Cenozoico las masas continentales que todos conocemos hasta ocupar las posiciones actuales que podemos ver en cualquier mapa político, geográfico, etc.

wegener_argumentos
Cuando Wegener propuso su teoría de la deriva continental la acompañó de cinco argumentos sólidos que no fueron suficientes para que la comunidad científica aceptara su teoría (fuente: usgs.gov).

La prueba definitiva

Con todos estos argumentos es difícil creer que hubiese un rechazo a esta teoría por parte de la comunidad científica, pero lo cierto es que así ocurrió. Como también le ha pasado a muchas otras teorías a lo largo de la historia de la ciencia, la teoría de Wegener fue olvidada por la geología durante décadas, a pesar de que era evidente que con los modelos que se barajaban había incógnitas difíciles de esclarecer. De esta forma algunos autores trataron de proponer teorías cada vez más descabelladas, hasta que en los 50’s y 60’s encontramos la prueba definitiva que confirmaba que la deriva continental era una realidad. Después de la Segunda Guerra Mundial se había puesto de manifiesto la importancia de conocer el fondo oceánico y muchos proyectos empezaron a desarrollarse con ese fin. Entre ellos estaba el de Marie Tharp, importantísima geóloga que revolucionaría la geología, y uno dedicado al estudio del magnetismo del fondo oceánico. Fue este último el que descubrió que en la costa pacífica de Norteamérica en el fondo del océano había franjas de corteza oceánica con un magnetismo opuesto al actual que se alternaban con otras de magnetismo como el actual. Y cuando hicieron lo mismo al otro lado de la dorsal se encontraron con el mismoa patrón, la misma alternancia y en el mismo orden. Este descubrimiento, que implicaba la existencia de inversiones de polaridad del campo magnético terrestre y de que el fondo oceánico se expandía a partir de las dorsales, acabó convirtiéndose en la prueba definitiva de que los continentes se movían. ¡30 AÑOS DESPUÉS DE QUE LA OBRA DE WEGENER SE PUBLICASE!

expansion_oceanica
El descubrimiento de las inversiones magnéticas en las rocas basálticas del fondo marino fue la prueba definitiva para aceptar la tectónica de placas de Wegener como una realidad (modificado a partir de bekyta.weebly.com).

Desde ese momento la deriva continental ha gozado de gran aceptación dentro de la comunidad científica, pero también de una gran popularidad entre la sociedad en general. Hoy en día Wegener no es un desconocido para la mayoría de las personas y su Deriva continental se da en los colegios de todo el mundo. Y todo después de décadas de olvido que nos demuestran que, muchas veces, la comunidad científica es perezosa para los cambios, siendo necesarios años o incluso décadas para demostrar que lo que un hombre dijo tiempo atrás, luchando contra sus contemporáneos, era verdad. Por cierto, lo mismo le pasó a Marie Tharp cuando descubrió las dorsales oceánicas. Porque la Deriva Continental es un hecho, aunque su confirmación no fue el final del camino. Todavía quedaba explicar qué mecanismos estaban detrás de esa expansión oceánica. Y así fue como, con el tiempo, acabó naciendo la actual Teoría de la Tectónica de Placas, de la que hablamos en esta otra entrada.

pangea
Todas las masas terrestres actuales estuvieron unidas hace 225 millones de años constituyendo una única masa continental que recibe el nombre de Pangea (imagen modificada por Hombre Geológico, de fuente desconocida).

2 comentarios sobre “El baile de los continentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s