El tiempo en geología

¿Nunca te has parado a pensar por qué se habla de sucesos “a escala humana” y eventos que aunque duran muchísimo se consideran de poca duración “a escala geológica? ¿Significa que la geología se rige por un sentido del tiempo diferente? Para dar respuesta a esa pregunta debemos tener en cuenta antes que la geología abarca toda la historia del planeta, un gran lapso de tiempo en el que se hace inviable utilizar conceptos temporales de nuestra vida cotidiana como son los días, los meses o los años, incluso hablar de cientos o miles de años como se hace en historia se queda corto en geología, ya que sería como hablar de los segundos que vivimos desde el momento que nacemos hasta el momento en el que morimos. Por ello en geología utilizamos otra unidad de tiempo aún mayor: el millón de años (abreviado Ma).

Tiempo geológico.gif
El planeta Tierra tiene 4.600 millones de años que debemos dividir en unidades del mismo modo que nuestro día a día lo estructuramos en semanas, meses y años (fuente: pinterest.com)

La historia de planeta abarca 4.500 millones de años aproximadamente, no 4’5 billones de años como veréis en muchos sitios, ya que un billón es un millón de millones. Este error es muy habitual incluso en los mejores documentales y se debe a una mala traducción del inglés, ya que en este idioma el término billion significa mil millones, por lo que 4’5 billion years son en realidad esos 4.500 millones de años que antes hemos dicho, pero no 4’5 billones de años. En cualquier caso, es evidente que estamos hablando de un enorme lapso de tiempo que debemos organizar, y es así como nace la escala del tiempo geológico, que empezó a desarrollarse en 1974. Esta escala, de la que se encarga la Comisión Internacional de Estratigrafía (ICS), organismo dentro de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS), está constituida por una serie de divisiones a distintos niveles que configuran la Tabla Cronoestratigráfica (imagen de abajo). Gracias a esta manera de estructurar el tiempo los geólogos podemos organizarnos un poquito mejor a la hora de hablar del pasado del planeta, empleando términos que serían equiparables a nuestras estaciones y nuestros meses si toda la historia del planeta estuviera concentrada en un mismo año. Pero igual que no todos los meses duran lo mismo, nuestros “meses geológicos” tampoco lo hacen, ya que para ponerles límites hemos optado por no utilizar siempre un mismo lapso de tiempo sino emplear sucesos importantes de la historia del planeta que puedan reconocerse en muchos lugares. Estos sucesos por lo general tienen implicaciones en varios aspectos de la geología, ya que podemos encontrar que en el tiempo coincidan criterios biológicos como extinciones, criterios tectónicos como orogenias (formación de sistemas montañosos) e incluso criterios astronómicos como podría ser la capa de hollín que resulta del impacto de un meteorito, y es en ocasiones hay una relación de causalidad entre ellos. Y como a veces estos eventos, aunque coincidan más o menos en el tiempo, pueden variar un poco de unas regiones a otras, se ha optado por utilizar una truco para marcar el límite exacto. Este truco es el del estratotipo, que no es más que elegir un lugar donde se aprecie ese límite y utilizarlo como referente internacional en cuanto a la edad absoluta, de manera que en la tabla cronoestratigráfica ese límite vendrá marcado con el dibujo de un clavo dorado que nos indica que tiene una edad concreta establecida. Y es que no debemos olvidar que la geología es una ciencia dinámica que avanza constantemente, por lo que en la actualidad todavía faltan muchos límites cronoestratigráficos por determinar su estratotipo, y aunque los tengan, estos límites no son inamovibles, como veremos más adelante.

Chronoestratigraphy.png
La tabla cronoestraigráfica internacional nos muestra cómo dividimos el tiempo en geología en distintas unidades de diferente nivel (fuente: stratigraphy.org)

El tiempo en geología está por tanto dividido en una serie de cinco niveles jerárquicos (unidades cronoestratigráficas), igual que en nuestro día a día podemos hablar de días, semanas, meses o años, y según lo importante que sea el evento que empleamos de límite más grandes serán las unidades que separa. A priori sé que puede parecer complejo, y efectivamente lo es, con infinidad de nombres complicados de aprender que nos indican un lapso de tiempo determinado, pero por fortuna sólo los geólogos debemos conocerlos. ¿Y cuáles son esas cinco unidades cronoestratigráficas? A continuación las vamos a ver de una manera resumida siguiendo como guía la jerarquía de la sociedad medieval.

Jerarquía del tiempo.jpg
La jerarquía del tiempo geológico no es muy diferente de la jerarquía social de la Edad Media (modificado a partir de historialuniversal.com)

1. Eones (eontemas): La unidad más grande del tiempo geológico son los eones, los reyes del tiempo geológico. Actualmente se consideran cuatro eones, aunque en el pasado fueron tres, y su duración es variable pero por lo general abarcan cientos a miles de millones de años cada uno.

2. Eras (eratemas): La segunda unidad en impotancia, la que ocupa el siguiente escalón en la jerarquía del tiempo geológico, los nobles y altos cargos eclesiásticos, son las eras. Todo eón está formado por tres o cuatro eras con una duración de cientos de millones de años, de manera que las más conocidas por el público en general son las Eras del eón Fanerozoico: el Paleozoico o Era Primaria, el Mesozoico o Era Secundaria y el Cenozoico o Era Terciaria (aunque dentro de ella también tenemos lo que se llama el Cuaternario, que ya no es una era).

3. Periodos (sistemas): La tercera unidad son los periodos, que siguiendo nuestro símil medieval corresponderían con el bajo clero y los caballeros, personas con poder que no llegaban a estar dentro de la nobleza. Los periodos son una de las unidades más utilizadas en geología, sobretodo en momentos intermedios de la historia geológica del planeta, ya que cuanto más nos remontamos en el tiempo perdemos exactitud temporal, lo que nos lleva a preferir las unidades más grandes como las eras o incluso los eones. Los periodos duran decenas de millones de años, por lo que varios de ellos (de tres a seis) constituyen una misma era.

4. Épocas (series): La cuarta unidad son las épocas, el pueblo llano, los soldados, los campesinos y los artesanos de la Edad Media. Las épocas son la última de las unidades principales empleadas en geología, si bien hay otra unidad menor que en algunas disciplinas geológicas se usa con frecuencia. Las épocas tienen una duración de decenas de millones de años, y volviendo a esa pérdida de exactitud temporal a medida que retrocedemos en el tiempo, sólo tenemos identificadas épocas para el último de los eones, que es en el que vivimos. Y un dato, cuando se hable del pasado geológico conviene no utilizar el concepto de época precisamente porque este, como vemos, tiene un significado propio dentro de la geología.

5. Pisos (edades): El último escalón del tiempo geológico, el de menor nivel, es el de piso, y correspondería con los esclavos de la Edad Media. Los pisos son una unidad muchas veces olvidada por los propios geólogos (igual que los esclavos cuando se habla del Medievo) debido a que tienen tan poca duración, solo unos pocos millones de años, que son demasiados precisos para que los empleemos si hablamos de eras más allá del Cenozoico, aunque si tenemos una gran exactitud en la datación podríamos utilizarlos sin problemas.

Esta es la división del tiempo en geología, una división solo válida para nuestro planeta, ya que en otros cuerpos rocosos se utilizan otros términos, con otras divisiones diferentes, como podemos abajo con la Cronoestratigrafía de Marte. En cuanto a la de la Tierra, que acabamos de ver, es muy importante recordar que no es invariable, ya que a medida que avanzamos en nuestro conocimiento del pasado geológico podemos matizar dataciones o determinar mejor unidades. Por ese motivo antes había tres eones y ahora hay cuatro, aunque el cambio reciente más importante que ha sufrido la tabla cronoestratigráfica ha sido sin duda la redefinición de Cuaternario, antes una unidad que no sabíamos muy bien dónde meter y ahora un periodo dentro de la Era Cenozoica. En cualquier caso, en futuras entradas desgranaremos con más detalle la historia geológica del planeta, describiendo cuándo empiezan y terminan las unidades y qué sucesos destacados se produjeron en ellas.

Cronoestratigrafía de Marte.png
Cada planeta tiene su organización temporal, por lo que los eones que utilizamos en la Tierra no son válidos para Marte (modificado a partir de USGS.gov)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s